Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Cataratas: síntomas, causas y tratamiento de esta afección de los ojos

Las cataratas provocan que la lente del ojo se haga opaca o se nuble, dificultando la visión.
El síntoma principal de las cataratas es la visión nublada, borrosa o tenue. 
 

Con el paso de los años, los diferentes sistemas de nuestro cuerpo envejecen y el sistema ocular, concretamente, es uno de los que más se resienten con la edad. La aparición de afecciones como la presbicia o las cataratas están estrechamente relacionadas con en el envejecimiento.

En el caso concreto de las cataratas, puede que esta sea uno de los problemas de la vista con mayor incidencia en personas mayores, sobre todo en hombres. A lo largo de este artículo hablaremos acerca de qué son las cataratas, sus síntomas, tipos, causas y tratamientos.

¿Qué son las cataratas?

En medicina ocular, las cataratas hacen referencia a una afección ocular en la que se produce una opacidad en la lente del ojo. En un ojo sano, la lente debe ser completamente transparente para permitir una buena visibilidad.

Sin embargo, en las cataratas las lentes quedan nubladas, como si la persona mirara a través de un cristal empañado o con vaho. Este hecho puede dificultar prácticamente cualquier tarea en la que la persona deba mantener la vista en algún lugar u objeto, como por ejemplo leer, conducir o, incluso, discernir las expresiones faciales de los otros.

En la mayoría de los casos, las cataratas se desarrollan de forma lenta y gradual; y el riesgo de padecerlas suele aumentar con la edad. Si bien es cierto que, en un principio, la capacidad de ver no se encuentra tan perturbada, con el paso del tiempo la opacidad aumenta y comienza a suponer una molestia.

Asimismo, las cataratas también pueden estar causadas por una lesión o trauma, por la exposición a la radiación, como consecuencia a una cirugía ocular realizada por otros problemas o estar presente desde el nacimiento.

Durante las primeras etapas de la afección, una buena iluminación y la utilización de unas gafas adecuadas pueden servir de ayuda. Pero si la visión dañada interfiere con las actividades habituales de la persona, es posible que sea necesario recurrir a una cirugía ocular. Por suerte, la cirugía para cataratas en un procedimiento sencillo, seguro y efectivo.

Se estima que existen alrededor de 20 millones de personas en el mundo con un déficit visual causado por las cataratas.

¿Qué síntomas manifiesta?

En un principio, el efecto nublado de la vista causado por una catarata puede afectar solamente a una pequeña parte o porción del ojo, lo que significa que la persona puede no llegar a percibir ningún tipo de alteración o dificultad en la vista.

A medida que la catarata se agranda, los problemas de visión aumentan, la lente es cada vez más opaca y se distorsiona la luz que pasa a través de ella. Esto puede llevar a síntomas más graves y molestos como:

  • Visión nublada, borrosa o tenue

  • Aumento de la dificultad en la visión nocturna

  • Sensibilidad a la luz y aumento de los deslumbramientos

  • Necesidad de una luz más potente o brillante para leer u otras actividades

  • Percibir o ver “halos” alrededor de las luces

  • Cambios frecuentes en la graduación de las gafas o las lentes de contacto

  • Ver los diferentes colores con un tono o filtro amarillento

  • Visión doble en un solo ojo

En las cataratas la lente del ojo se vuelve opaca de manera progresiva. 

Tipos de cataratas

Existen diferentes tipos de cataratas según el área y el grado de afección del ojo. Estas variedades incluyen:

1. Cataratas nucleares

Este tipo de cataratas afectan, sobre todo, al centro de la lente. Al principio, una catarata nuclear puede causar cierto grado de miopía e, incluso, una mejora temporal de la visión en la lectura. Sin embargo, con el tiempo, la lente se vuelve más densa y de un tono amarillento, nublando aún más la visión.

Conforme la catarata avanza, la lente puede llegar a adquirir un tono marrón que, además, dificulta la capacidad para distinguir entre los diferentes tonos y colores.

2. Cataratas corticales

Se distinguen por afectar a los bordes de la lente del ojos. Las cataratas corticales comienzan como opacidades o rayas blanquecinas en forma de cuña en el borde externo de la corteza del cristalino. A medida que avanza, las rayas se extienden hacia el centro e interfieren con la luz que pasa por el centro de la lente.

3. Cataratas subcapsulares posteriores

En las cataratas que afectan a la parte posterior de la lente, el deterioro comienza con un área pequeña y opaca que generalmente se forma cerca de la parte posterior de la lente, justo en el camino de la luz.

Este tipo de cataratas suelen interferir con la visión de lectura, reduce la visión en entornos con mucha luz y causa deslumbramiento o halos alrededor de las luces durante la noche. Las cataratas subcapsulares posteriores son las que suelen avanzar con mayor rapidez en comparación con las otras variedades.

4. Cataratas congénitas

Hay casos en los que las personas nacen con cataratas o las desarrollan durante la infancia. Estas cataratas pueden o bien tener una causa genética o bien estar asociadas a una infección o trauma uterino.

Por suerte, en el caso de cataratas en bebés o niños muy pequeños, pueden eliminarse de manera temprana mediante cirugía poco después de la detección.

La cirugía u operación de cataratas es el tratamiento principal de esta afección. 

¿Cuál es la causa de esta afección?

La mayoría de casos de cataratas se desarrollan cuando el envejecimiento o las lesiones cambian el tejido que forma la lente del ojo.

No obstante, algunos trastornos genéticos hereditarios que tienen otros problemas de salud asociados, también pueden aumentar el riesgo de cataratas. Finalmente, otras afecciones de la vista, la cirugía ocular anterior, condiciones médicas como la diabetes o el uso de fármacos esteroideos también pueden causar el desarrollo de cataratas.

Factores de riesgo

Además de las posibles causas de las cataratas, existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de cataratas. Los factores de riesgo para las cataratas incluyen:

  • Envejecimiento

  • Diabetes

  • Exposición excesiva a la luz solar

  • Tabaquismo

  • Alcoholismo

  • Obesidad

  • Presión sanguínea alta

  • Lesión o inflamación ocular

  • Cirugía ocular

¿Existe un tratamiento?

Cuando la utilización de gafas para corregir las cataratas dejan de ser efectivas y no sirven para despejar la visión, el único tratamiento efectivo para estas es la operación mediante cirugía.

La operación de cataratas consiste en quitar la lente nublada y reemplazarla por una lente artificial transparente. La lente artificial, llamada lente intraocular, se coloca en el mismo lugar que la lente natural, por lo que sigue siendo una parte permanente del ojo.

Habitualmente, la cirugía de cataratas se realiza de manera ambulatoria; lo que significa que la persona no necesita permanecer en un hospital una vez acabada la operación. Tras el procedimiento, es posible que la persona experimente algunas molestias durante unos días. La curación completa suele ocurrir a las ocho semanas de la operación.

Referencias bibliográficas

  • Allen, D. & Vasavada, A. (2006). Cataract and surgery for cataract. BMJ, 333(7559): 128–132.

 

  

  

 

 

 

 

 

Comentarios