Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Qué es la bacteria E. coli? Síntomas y enfermedades que provoca

Existen varias cepas diferentes de esta bacteria, cada cual asociada a unos síntomas y enfermedades concretas.
 

 

Muchas de las complicaciones gastrointestinales son causadas por infecciones provocadas por la E. coli, una bacteria que se encuentra en nuestro organismo. En función el tipo de cepa que se presente, la sintomatología variará; siendo la e. coli enterohemorrágica la que presenta signos de diarrea más severa de las 4 cepas existentes.

 

A continuación revisaremos qué es la E. coli y qué síntomas provoca, cuáles son las 4 cepas principales de esta bacteria y qué tipo de tratamiento se suele seguir para tratar las infecciones que causa.

¿Qué es la E. coli?

La Escherichia coli (E. coli) es un tipo de bacteria coliforme fecal que habita en el intestino de animales y seres humanos. Algunas cepas de esta bacteria pueden llegar a causar enfermedades a causa de un debilitamiento del sistema inmunitario y/o debido a cierta exposición ambiental.

Esta bacteria puede provocar infecciones en el tracto urinario, el tracto biliar y la cavidad abdominal (peritonitis). Además, puede llegar a causar septicemia, meningitis neonatal, gastroenteritis, diarrea turística y diarrea hemorrágica.

Las infecciones de este organismo son transmitidas a través de los alimentos y el agua contaminados con heces y orina humanas o animales y/o de aguas residuales. Es por ello, que esta bacteria se ha utilizado como indicador biológico para determinar la seguridad o no del agua potable de un lugar.

Síntomas principales que provoca

En relación al tipo diferente de cepa de E. coli con el que nos encontremos, los síntomas de la infección y sus complicaciones subyacentes serán distintas. Se ha demostrado que estas bacterias producen una serie de toxinas que tienen muchos efectos. Sus síntomas pueden ir de leves a graves como diarrea con sangre, dolor abdominal agudo, vómitos y fiebre.

Asimismo, suele causar molestias y complicaciones (sobre todo de tipo gastrointestinal) que incluyen las siguientes afecciones:

  • Colitis isquémica por síndrome del intestino irritable

  • Gastroenteritis (infantil en el caso de los bebés)

  • Meningitis neonatal

  • Septicemia

  • Apendicitis

  • Perforación del intestino grueso

  • Gangrena en el colon

  • Insuficiencia renal crónica

  • Pancreatitis

  • Diabetes mellitus

De la misma manera, también puede provocar algunos signos neurológicos como la somnolencia, las convulsiones e incluso el coma.

Tipos de cepas existentes

Hay diferentes tipos de cepas de E. coli y aunque existe una superposición de sus características, pueden clasificarse en 4 grupos principales: la enterohemorrágica (O157), la enteropatógena (O55, 0111), la enterotoxigénica (O6, O78) y la enteroinvasiva.

1. Enterohemorrágica (0157)

La cepa enterohemorrágica o O157:H7 es el grupo de E. coli que presenta una forma de diarrea más severa de tipo sanguinolento y representa el 2% de todos los casos de diarrea en el mundo occidental. Esta cepa también suele ser la causa más común de los síndromes urémico hemolítico (SUH) y púrpura trombocitopénica (PTT), que es causa insuficiencia renal, anemia y trombocitopenia.

La enterohemorrágica suele hallarse en bovinos y aves de corral. También se han encontrado otros alimentos contaminados como el zumo de manzana no pasteurizado, la carne de hamburguesa y en hortalizas como el rábano, la lechuga y las patatas.

Algunas de las cepas de E. coli suelen estar muy presentes en animales bovinos y en aves de corral. 

2. Enteropatógena (055, 0111)

Las cepas enteropatógenas de producen verotoxina, pero aún así son distintas a las de O157. Este tipo también está relacionado con los brotes de diarrea y gastroenteritis infantil y han sido identificados en el ganado.

3. Enterotoxigénica (06, 078)

En este caso, este grupo de E. coli puede crear 2 tipos de toxinas: la enterotoxina termolábil y la enterotoxina estable al calor. En el caso de la enterotoxina termolábil, puede llegar a causar enteritis en bebés.

4. Enteroinvasiva

Finalmente, algunas cepas de la variante enteroinvasiva de esta bacteria han estado relacionadas directamente en el desarrollo de gastroenteritis infantil. Estos organismos lo que hacen es afectar al intestino y desarrollan síntomas tipos de una infección por shigella como fiebre, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dolor al defecar y retortijones.

¿Existe un tratamiento?

En los casos no complicados de E. coli, la infección suele remitir en unos 9-10 días y su recuperación suele ser espontánea pero aún así, es importante tratar la deshidratación que se pudo haber causado en los casos de diarrea mediante una solución de rehidratación oral o con líquidos por vía intravenosa.

Los antibióticos a veces se pueden utilizar para tratar las infecciones causadas por esta bacteria, pero su función es muy controvertidas ya que existen evidencias de que pueden llegar a ser dañinos para la persona y que no sean útiles para tratarla.

Asimismo, también se suelen administrar antibióticos que sí han demostrado su efectividad como la gentamicina, la ampicilina, la ceftazidima o la ciclosporina pero para tratar la meningitis neonatal provocada por la E. coli.

¿Cómo se puede evitar la infección?

La mejor forma de prevenir el riesgo de contraer la infección por esta bacteria es lavar las frutas y verduras de una forma adecuada antes de consumirlas y cocinas y preparar los productos a fondo. No obstante, se necesitan más estudios para determinar los márgenes de seguridad indicados para matar a estos organismos.

En bebés, el mejor remedio para evitar la gastroenteritis infantil es la lactancia ya que la leche materna contiene anticuerpos que combaten con la infección. Y en el caso de los bebés alimentados con leche no materna, se debe tener precauciones a la hora de preparar la leche.

Referencias bibliográficas:

  • Granger, J., & Kaminstein, D. (2002). Escherichia Coli. In D. S. Blanchfield & J. L. Longe (Eds.), The Gale Encyclopedia of Medicine (2nd ed., Vol. 2, pp. 1235-1238). Detroit: Gale.

  • Sims, J. L. (2003). Escherichia Coli. In M. Bortman, P. Brimblecombe, & M. A. Cunningham (Eds.), Environmental Encyclopedia (3rd ed., Vol. 1, pp. 523-525). Detroit: Gale.

  

  

 

Comentarios