Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Fiebre: ¿qué es y cómo bajarla? Síntomas, causas y remedios

La fiebre suele ir acompañada de otros síntomas y puede ser especialmente grave en niños y en bebés.

 

Nuestro organismo tiene diferentes maneras de avisarnos cuando necesita algo o cuando las cosas no van bien o no funcionan como deberían. Signos y síntomas como las erupciones cutáneas, las inflamaciones o la fiebre son señales de que algo ocurre en nuestro cuerpo y a las que debemos estar atentos.

En el caso concreto de la fiebre, se trata de uno de los síntomas más comunes en muchas enfermedades y afecciones físicas. Por ese motivo, dedicaremos este artículo a conocer qué es la fiebre, cuáles son sus síntomas y causas y qué tratamientos o remedios se pueden utilizar para bajarla.

¿Qué es la fiebre (pirexia)?

La fiebre, conocida dentro del contexto clínico como pirexia, hace referencia a una condición temporal de salud en la que la temperatura corporal es mayor al rango habitual debido a un aumento en el punto de ajuste de la temperatura del cuerpo causado por alguna enfermedad, virus o infección.

Aunque no existe un límite fijo de qué se considera una temperatura corporal normal, esta oscila entre los 37 y 38º C, pero puede variar considerablemente entre las personas sin que ello implique que sufran algún tipo de enfermedad física.

Cuando se produce un aumento en el punto de ajuste de la temperatura corporal se desencadenan una serie de contracciones musculares acompañadas por una sensación de frío. Como respuesta, nuestro organismo produce más calor y aumenta los esfuerzos por conservarlo. Cuando el punto de ajuste vuelve a la normalidad es cuando la persona percibe el calor propio de la fiebre, se ruboriza y aumenta la sudoración.

En el caso de la fiebre en adultos, esta puede ser incómoda pero no suele ser un motivo de preocupación a no ser que supere los 39º, temperatura a la que puede desencadenarse un ataque febril. Sin embargo, en el caso de niños y bebés, una fiebre ligera puede indicar una infección grave.

Son muchas las condiciones que pueden provocar una respuesta de fiebre, desde afecciones de poca gravedad hasta condiciones de salud que pueden suponer una amenaza para la vida de la persona. Entre ellas encontramos infecciones virales, bacterianas, efectos secundarios de medicamentos, etc.

Aunque los estados de fiebre leve no tienen porqué necesitar tratamiento, el dolor, la inflamación y otros síntomas asociados pueden llegar a ser realmente molestos por lo que la administración de fármacos como ibuprofeno o paracetamol puede ayudar a aliviarlos. No obstante, en caso de fiebre en niños, bebés o personas con problemas médicos se recomienda acudir a la consulta del médico.

La fiebre es uno de los signos más comunes de enfermedad. Se estima que aproximadamente un 30% de las visitas médicas en pediatría están relacionadas con la fiebre y alrededor de un 75% de los adultos enfermos desarrollan fiebre en algún grado.

Síntomas y signos

Además de la sensación de calor y dependiendo de la causa de esta, la fiebre puede aparecer acompañada de otros síntomas y signos entre los que se incluyen:

  • Aumento de la sudoración

  • Escalofríos

  • Dolor de cabeza

  • Dolor muscular

  • Disminución del apetito

  • Irritabilidad

  • Deshidratación

  • Debilidad general

La fiebre muy alta (39º C o mayor) se asocia a alucinaciones y convulsiones. Este rango de temperatura es menor en niños, los cuales pueden experimentar convulsiones febriles con mayor facilidad.

Causas principales

La fiebre aparece cuando, por alguna causa subyacente, el hipotálamo cambia el punto de ajuste de la temperatura del cuerpo, aumentándola considerablemente.

A pesar de que la temperatura corporal puede experimentar cambios a lo largo del día, siendo más baja durante la mañana y aumentando a lo largo de la tarde y de la noche, existen afecciones que pueden alterar este punto de ajuste.

A continuación presentamos un listado con las principales causas de la fiebre.

  • Infecciones bacterianas

  • Virus

  • Agotamiento por exceso de calor

  • Afecciones inflamatorias como la artritis reumatoide

  • Tumores malignos

  • Fármacos para tratar la presión arterial alta o las convulsiones

  • Antibióticos

  • Algunas vacunas

Aunque no suele ser lo habitual, en otras ocasiones, la causa concreta de la fiebre no puede ser determinada.

¿Cómo bajar la fiebre? Tratamientos y remedios

Por regla general, si la fiebre no se acompaña de otros síntomas la persona puede no necesitar tratamiento. No obstante, si causa alguna molestia siempre es mejor acudir a la consulta de un médico para averiguar cuál es la causa de esta y, si es necesario, recurrir a un tratamiento farmacológico. Los tratamientos farmacológicos más eficaces para bajar la fiebre son:

  • Ibuprofeno

  • Paracetamol (acetaminofén)

  • Naproxeno

  • Aspirina (ácido acetilsalicílico)

Es necesario recalcar que no todos los fármacos anteriores son recomendables para todas las personas. La elección de uno u otro dependerá tanto de la edad del paciente como del estado de salud, por lo que antes de su administración es conveniente consultar con un médico o farmacéutico y evitar la automedicación siempre que sea posible.

En cuanto a los remedios caseros para bajar la fiebre, existen algunas medidas o recomendaciones que pueden hacer que la persona se sienta mucho más cómoda durante los estados febriles. A continuación ofrecemos tres consejos sobre cómo bajar la fiebre en casa.

Hidratarse

La fiebre puede ocasionar pérdida de líquidos y deshidratación, por lo que es de vital importancia beber mucha agua y líquidos como jugos, caldos o suero, así como evitar el alcohol y las bebidas con cafeína, que pueden contribuir a la deshidratación.

Mantenerse fresco

Utilizar ropa liviana, baños de agua tibia (nunca helada), dormir solo con una sábana o manta fina o utilizar un ventilador para hacer circular el aire son medidas que se pueden adoptar para mantener tanto al ambiente como a la persona fresca y cómoda.

Reposar

Una persona con fiebre necesita descansar para poder recuperarse, las actividades o tareas físicas pueden aumentar la temperatura corporal y empeorar el estado de salud del paciente.

Referencias bibliográficas:

  • Barone, J. E. (2009). Fever: Fact and fiction. Journal of Traumatology, 67(2): 406–409.

  • Kiekkas, P., Aretha, D., Bakalis, N., Karpouhtsi, I., Marneras, C. & Baltopoulos, G. I. (2013). Fever effects and treatment in critical care: literature review. Australian Critical Care, 26(3): 130–135.

Comentarios