Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Gastritis (aguda y crónica): síntomas, causas, tratamiento y dietas

Aunque puede ser asintomática, algunos síntomas de las gastritis incluyen dolor abdominal, vómitos, indigestión o hipo.
La gastritis se manifiesta mediante diferentes síntomas como distensión y dolor abdominal, vómitos o hipo frecuente.

 

Nuestros hábitos alimentarios son sumamente importantes para nuestra salud digestiva pero también para la de nuestro organismo en general. Todo aquello que ingerimos en nuestro día a día puede suponer una gran diferencia a la hora de tener un sistema digestivo sano o no.

Una de las principales afecciones de este sistema es la inflamación o gastritis. A lo largo de este artículo hablaremos acerca de qué es la gastritis, así como de sus síntomas, causas, tratamientos y qué dieta seguir en caso de padecer esta condición.

¿Qué es la gastritis?

La gastritis es un término general utilizado para dominar a un grupo de afecciones del sistema digestivo en las que se produce una inflamación del revestimiento del estómago. Aunque en algunos casos es asintomática, en la mayoría de personas el síntoma más habitual es la aparición de dolor abdominal en la zona superior.

Esta inflamación suele aparecer en respuesta a una infección provocada por una bacteria llamada Helicobacter pylori; la misma que suele causar la mayoría de úlceras estomacales. Este agente patógeno suele aparecer como consecuencia a un consumo regular de analgésicos o la ingesta excesiva de alcohol. Además, existen afecciones como la enfermedad de Crohn o problemas autoinmunes que también aumentan el riesgo de aparición.

Las afecciones gástricas de este tipo pueden aparecer de manera repentina o bien lenta y gradualmente con el paso del tiempo. Son conocidas como gastritis aguda y gastritis crónica respectivamente.

A pesar de que en la mayoría de personas no resulta una enfermedad grave y tiende a mejorar rápida y fácilmente con el tratamiento, en otros casos puede favorecer la aparición de úlceras y suponer un mayor riesgo de cáncer de estómago.

Para prevenir la aparición de gastritis no hay nada mejor que evitar todo aquello que pueda facilitar su aparición, como el consumo frecuente de antiácidos y analgésicos, bloqueadores H2 o inhibidores de la bomba de protones. Una vez suspendidos estos tratamientos, esta condición tiende a remitir poco a poco.

Se estima que afecta aproximadamente a la mitad de la población de todo el mundo y que la gran mayoría de personas padecerán, con toda seguridad, algunas de las condiciones asociadas a ella a lo largo de toda su vida.

¿Qué síntomas presenta?

Tal y como se comenta en el punto anterior, en muchos casos la gastritis es asintomática, lo que significa que la persona no llega a experimentar o percibir las reacciones de su organismo a la enfermedad. Sin embargo, en aquellos en los que sí se desarrollan síntomas estos pueden variar mucho de un paciente a otro.

Los signos y síntomas más comunes incluyen:

  • Distensión abdominal

  • Dolor abdominal

  • Vómitos

  • Indigestión

  • Ardor estomacal entre las comidas o por la noche

  • Hipo

  • Pérdida de apetito

  • En casos más graves vómitos con sangre o heces de color muy oscuro o negro

¿Cuáles son las causas?

La gastritis consiste en la inflamación de la pared del estómago. Esta pared está revestida por un moco protector que evita que los jugos digestivos, producidos de manera natural por nuestro sistema gástrico, puedan dañar el estómago. Una lesión en este revestimiento puede causar una inflamación propia de la gastritis.

Entre las principales causas de esta afección se encuentran una irritación del estómago causada por un consumo excesivo de alcohol, vómitos frecuentes, estrés o como reacción adversa a ciertos medicamentos antiinflamatorios.

Asimismo, existen una serie de enfermedades y afecciones que pueden aumentar el riesgo de aparición tales como la enfermedad de Crohn o la sarcoidosis. Finalmente, la gastritis puede ser provocada por las siguientes causas:

  • Bacteria Helicobacter pylori: esta bacteria habita en el revestimiento mucoso del estómago. Puede provocar úlceras estomacales y, en ciertos casos, cáncer de estómago.

  • Reflujo biliar: el flujo retrógrado de bilis en el estómago que llega desde el tracto biliar puede causar irritación e inflamación estomacal.

  • Infecciones causadas por otras bacterias y virus.

Factores de riesgo

Además de las causas anteriores, existen una serie de factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de padecer esta afección:

  • Consumo regular de analgésicos

  • Edad: las personas de edad avanzada poseen más probabilidades de desarrollar gastritis

  • Ingesta excesiva de alcohol

  • Trastornos autoinmunes: un problema del sistema autoinmune puede provocar que las células del propio cuerpo ataquen al estómago.

  • Otras afecciones como el VIH/SIDA o infecciones parasitarias

¿Existe un tratamiento?

Habitualmente, la gastritis no suele presentar mayores complicaciones que las molestias propias de esta afección. Con una intervención adecuada, los síntomas y problemas asociados a la gastritis pueden desaparecer en poco tiempo.

Los tratamientos más habituales incluyen:

  • Indicaciones específicas en la dieta, evitando comidas picantes o alimentos irritantes como la lactosa o el gluten de trigo.

  • Administración de antiácidos o fármacos para reducir el ácido estomacal.

  • Administración de antibióticos en caso de gastritis causada por bacterias

  • Vitamina B12

Los alimentos probióticos como el yogur, la kombucha o el kéfir son esenciales en la dieta para las personas con gastritis. 

¿Qué dieta se puede seguir?

En la mayoría de casos, cuando una persona padece gastritis, el profesional médico le dará una serie de indicaciones a seguir en su dieta diaria. Existen una serie de alimentos que pueden ayudar a mejorar el estado de salud del estómago, mientras que otros solamente contribuyen a agravar los síntomas.

¿Qué comer durante una gastritis?

Hay algunos alimentos que pueden ayudar a la persona a controlar los síntomas y a disminuir el dolor y malestar provocado por esta. Entre los alimentos recomendados se incluyen:

  • Alimentos ricos en fibras como manzanas, avena, brócoli y zanahorias.

  • Alimentos bajos en grasas como pescado, pollo o pechuga de pavo.

  • Alimentos con baja acidez o alcalinos como los vegetales.

  • Probióticos como el yogurt, la kombucha o el kéfir.

¿Qué alimentos se deben evitar?

Todos aquellos alimentos con un alto contenido en grasas pueden favorecer la inflación y empeorar los síntomas. Entre los alimentos y bebidas a evitar durante una gastritis se encuentran:

Referencias bibliográficas

  • Nordenstedt, H. (2013). Helicobacter pylori-negative gastritis: Prevalence and risk factors. American Journal of Gastroenterology, 108:65.

  • Varbanova, M., Frauenschläger, K. & Malfertheiner, P. (2014). Chronic gastritis - an update. Best Pract Res Clin Gastroenterol, 28(6): 1031–1042.

  • Vieth, M. (2014). The diagnosis of gastritis. Diagnostic Histopathology, 20:6.

Comentarios