Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Infarto agudo de miocardio (IAM): qué es, síntomas y causas frecuentes

El ataque al corazón o infarto de miocardio es una de las mayores causas de muerte en todo el mundo.

 

Según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los accidentes cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Esto incluye fundamentalmente dos tipos de alteración del funcionamiento del sistema circulatorio: el ictus (también llamado infarto cerebral, accidente cerebrovascular o derrame cerebral) y el infarto agudo de miocardio o ataque al corazón.

En este artículo vamos a explicar qué es un infarto agudo de miocardio (IAM) y cuáles son sus síntomas y sus causas. Nos centraremos sobre todo en explicar qué factores predisponen a sufrir un infarto con el objetivo de ayudar a nuestros lectores a prevenir este de problema de salud tan común en la actualidad.

¿Qué es un infarto agudo de miocardio (IAM)?

El infarto agudo de miocardio (o “IAM”) es llamado “ataque al corazón” en el lenguaje informal. El término se emplea para hacer referencia a una disminución o a una interrupción del flujo sanguíneo dirigido hacia la musculatura del corazón (es decir, el miocardio) que daña parte de este tejido, provocando su muerte o necrosis.

El síntoma más característico del infarto de miocardio es el dolor en el pecho, que puede o no extenderse a regiones cercanas del cuerpo -principalmente los brazos, los hombros, el cuello, la mandíbula y la espalda. Lo más habitual es que estas molestias se produzcan en la parte central del pecho o hacia la izquierda, cerca del corazón.

Además de las sensaciones de malestar y de dolor que hemos descrito, otros síntomas comunes cuando tiene lugar un infarto agudo de miocardio son las dificultades para respirar, los mareos, la fatiga y la debilidad general, las náuseas o el sudor frío.

Según un macroestudio científico que se llevó a cabo hace pocos años, en el año 2015 se produjeron casi 16 millones de infartos agudos de miocardio en todo el mundo; el riesgo de muerte en estos casos es de aproximadamente el 10%, si bien esta cifra se limita a los países ricos, por lo que se deduce que en buena parte del mundo la mortalidad por infarto es significativamente mayor.

Las 8 causas de infarto más comunes

Aunque hay muchos factores que aumentan el riesgo de sufrir un infarto agudo de miocardio, a continuación describiremos sólo las causas más comunes de los ataques al corazón, esto es, los factores de riesgo principales de este tipo de accidente circulatorio.

1. Consumo de tabaco

El hábito de fumar es una de las principales causas de infarto de miocardio. El tabaco no sólo aumenta en gran medida el riesgo de sufrir un ataque al corazón, sino que también se asocia a muchas otras enfermedades circulatorias y respiratorias, así como a distintos tipos de cáncer.

2. Edad avanzada

Las investigaciones científicas parecen indicar de forma sistemática que el riesgo de sufrir un infarto de miocardio aumenta progresivamente con la edad. De este modo, el resto de factores implicados incrementan la probabilidad más de tener un ataque al corazón a medida que la persona envejece.

3. Obesidad

El sobrepeso, en particular cuando alcanza el grado de obesidad, aumenta de forma significativa la probabilidad de sufrir muchos problemas de salud. En el caso del infarto de miocardio este incremento del riesgo se debe probablemente a la asociación entre la obesidad y otros factores de riesgo del ataque al corazón, como los niveles elevados de colesterol LDL o la diabetes mellitus.

4. Falta de actividad física

La falta de actividad física aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, sobrepeso y obesidad o cáncer de mama y de colon, entre otros problemas físicos. Además se asocia con la autoestima baja, con síntomas de estado de ánimo depresivo, con el insomnio o con las disfunciones sexuales.

5. Presión arterial elevada

La hipertensión arterial es una enfermedad del sistema circulatorio que se diagnostica cuando la presión sanguínea es peligrosamente elevada en estado de reposo. Aunque se trata de un trastorno silencioso (es decir, que por lo general no causa síntomas evidentes), la hipertensión aumenta mucho la probabilidad de sufrir un infarto agudo de miocardio, un ictus u otros accidentes cardiovasculares.

6. Diabetes mellitus

La diabetes mellitus es una enfermedad que consiste en un déficit en la producción de insulina por parte del páncreas que impide que la glucosa se pueda metabolizar de forma adecuada, de modo que se acumula en la sangre aumentando el riesgo de sufrir infartos, ictus, trastornos crónicos en los riñones, lesiones en los ojos o úlceras en los pies (el llamado “pie diabético”).

7. Niveles altos de colesterol LDL

El colesterol es un tipo de molécula necesario para nuestro cuerpo pero que, si se acumula en exceso en las paredes de las arterias (aterosclerosis), provoca hipercolesterolemia y aumenta mucho el riesgo de tener un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular isquémico.

8. Estrés psicosocial crónico

Cuando nos encontramos sometidos a situaciones estresante nuestro organismo se sobreactiva con el objetivo de hacer frente a las demandas que percibimos por parte del entorno. Si estas reacciones fisiológicas, que incluyen la liberación de cortisol, se mantienen durante demasiado tiempo, no sólo aumenta el riesgo de infarto sino también el de muchas otras afecciones.

Además, las personas con alteraciones cardiacas pueden sufrir infartos a causa de estrés agudo -como puede ser el provocado por emociones muy intensas como el miedo o la tensión extremos.

Referencias bibliográficas:

  • GBD 2015 Disease and Injury Incidence and Prevalence, Collaborators (2016). Global, regional, and national incidence, prevalence, and years lived with disability for 310 diseases and injuries, 1990–2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet, 388(10053): 1545–1602.

  • O’Gara, P. T., Kushner, F. G., Ascheim, D. D., Casey, D. E., Chung, M. K. et al. (2013). 2013 ACCF/AHA guideline for the management of ST-elevation myocardial infarction: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 127(4): e362–425.

Comentarios