Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Metástasis: ¿qué es? Las 4 localizaciones más comunes

La metástasis cerebral, la pulmonar, la ósea y la hepática (de hígado) son 4 tipos muy relevantes.

 

Hablamos de metástasis cuando los tumores se extienden más allá de su localización original, invadiendo otras partes del cuerpo y generando tumores secundarios. Este proceso es uno de los criterios que se tienen en cuenta para diagnosticar un cáncer y se relaciona con un aumento muy significativo de la probabilidad de morir a causa de la enfermedad.

En este artículo describiremos qué es la metástasis y cuáles son los síntomas de los 4 tipos más comunes: la metástasis pulmonar, la ósea, la hepática (de hígado) y la cerebral. Hablaremos también de otras características relevantes, como la incidencia, la relación con ciertas clases de cáncer o el riesgo de muerte que conllevan.

Metástasis: ¿qué es? Definición del término

La palabra “metástasis” se define como la propagación de un tumor desde su localización inicial hasta otras partes del cuerpo de la persona afectada. Si bien técnicamente el término hace referencia a la difusión de cualquier tipo de agente patógeno desde su ubicación original, lo más habitual es que se utilice para hablar de casos de cáncer.

El cáncer consiste en la alteración de algunas células, las llamadas “células cancerosas”, que se multiplican por mitosis (división del núcleo celular) de forma descontrolada dando lugar al que es conocido como “tumor primario”.

En el caso de los tumores malignos, las células cancerosas pueden invadir el torrente sanguíneo de distintos modos y dar lugar a tumores en otras regiones del cuerpo. En estos casos hablamos de tumores secundarios o metastásicos; así, la metástasis es el proceso por el cual el tumor primario prolifera en una localización distinta.

El diagnóstico de cáncer depende en buena parte de la presencia de un tumor secundario y por tanto de la metástasis, dado que se trata de una de las características principales de esta enfermedad.

La detección de una metástasis justifica un diagnóstico de cáncer en estadio IV, el más avanzado de todos. Por tanto, la metástasis es un signo de gravedad y reduce la esperanza de vida de forma muy significativa puesto que la proliferación de los tumores malignos hace que el cáncer resulte más difícil de tratar o incluso que la recuperación se vuelva imposible.

Clasificación según la localización del tumor

Las metástasis se pueden clasificar en función del lugar en que aparezca el tumor secundario. Cada tipo de metástasis tiene unas características determinadas; a continuación analizaremos datos como los signos más comunes, la frecuencia con que aparecen o el riesgo de mortalidad derivado de los 4 tipos de metástasis más habituales: la pulmonar, la ósea, la hepática (de hígado) y la cerebral.

1. Metástasis cerebral

Las metástasis cerebrales se asocian al cáncer de pulmón, al de mama, al de colon, al de riñón, a los del tracto genitourinario, al osteosarcoma (un tipo de tumor maligno óseo) y al melanoma de piel, entre otros.

Los signos más habituales de las metástasis cerebrales son de tipo neurológico e incluyen los dolores de cabeza, las sensaciones de vértigo y las convulsiones. El pronóstico en estos casos es muy malo ya que el tratamiento de este tipo de cáncer es complicado.

2. Metástasis ósea

A pesar de que es poco habitual que se desarrollen tumores primarios en los huesos, la metástasis ósea es una de las más comunes -concretamente, la tercera. Suele aparecer como consecuencia de cáncer de próstata, de pulmón o de hígado.

La metástasis ósea puede provocar dolores constantes (con picos de mayor intensidad) en los huesos, asociados o no a fracturas y otros tipos de alteraciones en estas estructuras.

3. Metástasis pulmonar

La metástasis pulmonar es el tipo más frecuente; es bastante habitual que los tumores malignos se propaguen desde la localización primaria hacia los pulmones.

Entre los síntomas comunes de la metástasis pulmonar podemos destacar la tos, las dificultades para respirar (disnea) y la hemoptisis, esto es, la expectoración de mucosidad con sangre al toser en ciertos casos de cáncer.

4. Metástasis hepática

La metástasis hepática (en el hígado) el segundo tipo más común, después de la pulmonar y por delante de la ósea. La alta frecuencia de esta clase de metástasis se debe al hecho de que el hígado recibe una irrigación sanguínea particularmente intensa. Por otro lado, los tumores primarios en el hígado son relativamente poco habituales.

En este caso los signos típicos incluyen las náuseas, la ictericia (pigmentación amarillenta de la piel y de las mucosas, como las que recubren los ojos, debido a un incremento de los niveles de bilirrubina) y el agrandamiento del hígado, conocido en la comunidad médica como hepatomegalia.

Referencias bibliográficas:

  • Klein, C. A. (2008). Cancer. The metastasis cascade. Science, 321(5897): 1785-1787.

  • Kumar, V., Abbas, A. K., Fausto, N., Robbins, S. L. & Cotran, R. S. (2005). Robbins and Cotran pathologic basis of disease (7th Ed.). Philadelphia: Elsevier Saunders.

Comentarios