Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Mononucleosis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La mononucleosis infecciosa es conocida popularmente como enfermedad del beso por cómo se contagia.

 

 

A menudo hemos oído hablar de la llamada “enfermedad del beso” como un mal que afecta especialmente a los jóvenes, sin tener claro del todo en qué consiste ni cuáles son sus características.

Sobre esta afección se han desarrollado toda clase de mitos y leyendas principalmente a causa del gran desconocimiento sobre la misma. A continuación veremos qué es la mononucleosis infecciosa y cuáles son sus síntomas, causas y tratamientos.

¿Qué es la mononucleosis infecciosa?

La mononucleosis infecciosa es una enfermedad provocada generalmente por el virus Epstein-Barr (VEB) que afecta sobre todo a adolescentes y adultos jóvenes, siendo los alumnos universitarios un grupo especialmente en riesgo.

Esta enfermedad se contrae a través del intercambio de saliva; es por eso que se la conoce como “la enfermedad del beso”, aunque el contagio puede ser debido al hecho de compartir, por ejemplo, un vaso.

Se puede contagiar a otra persona sin presentar la enfermedad, tan solo siendo portador del virus, y afecta al menos a un 25% de los jóvenes y adolescentes infectados con el VEB.

Causas de esta enfermedad vírica

Como hemos indicado, la principal causa de esta enfermedad es el contagio con el virus de Epstein-Barr, que pertenece a la misma familia del virus del herpes, que infecta el sistema linfático.

No obstante existen otros virus que pueden originar la mononucleosis, como por ejemplo el citomegalovirus o el virus Toxoplasma Gondii, que es la causa de la enfermedad en solo en un 1% de pacientes.

Además, en algunos casos se ha descubierto que la causante del contagio puede ser la bacteria Salmonella typhi.

Signos y síntomas principales

La mayoría de los pacientes con mononucleosis pasan la enfermedad sin enterarse y aquellos que la notan suelen confundirla con un proceso gripal común y leve. Es por eso que suele ser una enfermedad difícil de diagnosticar por uno mismo.

Los síntomas suelen aparecer entre cuatro y seis semanas después de la exposición al virus. A mayor edad del paciente más tardan en aparecer, y la evolución de los mismos es variable.

Desaparecen generalmente a las dos semanas; sin embargo, la fatiga puede durar unas semanas más. Las secuelas de esta enfermedad pueden ser el desarrollo de una enfermedad lipoproliferativa o bien la rotura de bazo, aunque son casos poco comunes.

Los síntomas de la enfermedad del beso pueden dividirse entre los típicos de los adultos y los de los niños.

Síntomas de la mononucleosis en adultos

Los síntomas pueden variar de un paciente a otro, como se ha indicado, y pueden aparecer al poco tiempo de contagiarse o tras un período más largo. A continuación los enumeramos.

  • Fatiga extrema: agotamiento sin motivo aparente.

  • Fiebre que alcanza temperaturas superiores a los 38º.

  • Dolor de garganta (faringitis), dolor de cabeza y generalizado por todo el cuerpo.

  • Inflamación de los ganglios linfáticos: los del cuello, de detrás de las orejas (retroauriculares) y de la parte baja de la cabeza (occipitales).

  • Hígado o bazo inflamado: síntomas menos comunes

Síntomas en niños y adolescentes

Los síntomas en niños pequeños y en bebés suelen ser poco llamativos y se confunden con un virus normal; por el contrario, en niños mayores y adolescentes existen una serie de síntomas establecidos.

  • Decaimiento intenso: puede tardar más de un mes en desaparecer.

  • Inflamación de la garganta, de los ganglios (sobre todo los del cuello), del hígado (que puede provocar dolor de barriga) o del bazo (poco habitual).

  • Edema en los párpados: se da en un tercio de los casos, debido a la inflamación de los ganglios, lo que dificulta el drenaje de líquido.

  • Erupción de la piel: aparece en muy pocos casos.

  • Fiebre alta: más de 39º; es un síntoma infrecuente.

Tratamiento de la mononucleosis

No existen tratamientos para curar la mononucleosis infecciosa puesto que es una enfermedad de orígen vírico. Lo que sí puede recomendar el especialista son medicamentos destinados a paliar los síntomas.

En este caso se suelen prescribir analgésicos para mitigar el dolor, antiinflamatorios para la inflamación ganglionar y corticosteroides en caso de que las amígdalas faríngeas estén muy inflamadas y puedan llegar a dificultar la respiración.

Otras medidas de carácter general son guardar reposo, hidratarse bien y no automedicarse (ya que la aspirina, por ejemplo, está contraindicada en pacientes de esta enfermedad).

Cabe destacar que en el caso de niños y adolescentes es recomendable no realizar deportes de contacto durante 4-6 semanas en caso de inflamación de bazo y/o hígado ya que puede producirse una rotura o lesión.

Comentarios