Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Muerte súbita: qué es, síntomas, causas y tipos (en niños y adultos)

La muerte súbita es un fenómeno muy impactante cuyas causas se relacionan con problemas cardiacos.

 

La muerte súbita es una causa de muerte relevante en los países occidentales. Es un tipo de fallecimiento bastante frecuente en jóvenes y difícil de predecir o interrumpir por la rapidez a la que ocurre.

No obstante, la medicina ha podido identificar varios grupos de riesgo así como las principales causas de este fenómeno, de manera que en la actualidad es posible tomar algunas medidas para evitarla. En este artículo encontrarás qué es la muerte súbita, cuáles son algunos tipos y sus principales causas.

¿Qué es la muerte súbita?

La muerte súbita es aquella que ocurre bajo cualquiera de estas dos circunstancias: de manera inesperada en el transcurso de una hora desde que inician los primeros síntomas, o bien, en ausencia de testigos, pero 24 horas después de haber visto a la persona en buenas condiciones.

En este sentido, los criterios para determinar que una muerte ha sido súbita son: una muerte natural (no causada por agentes externos, por ejemplo por violencia física), debe haber sido de manera inesperada, es decir, afecta tanto a individuos sanos como a personas con cardiopatías, y debe haber transcurrido un tiempo determinado (puede ocurrir de forma instantánea o no tan instantánea).

El primer síntoma suele ser la pérdida brusca de conciencia, lo que se conoce como “síncope”, seguida de una arritmia cardiaca que hace que la sangre no se bombee hacia el corazón y tenga como consecuencia la muerte en el transcurso de más o menos una hora, aunque puede pasar más tiempo.

Por la sorpresa, el enigma y el susto que provoca, la muerte súbita ha sido una de las causas de fallecimiento más estudiadas a lo largo de la historia. Podemos rastrearla desde los primeros médicos del antiguo Egipto hasta China pasando por los tratados hipocráticos. Fueron ellos los primeros en relacionarla con arritmias cardiacas, dolores en el pecho e incluso obesidad.

Los grupos de riesgo de muerte súbita son las personas que tienen alguna cardiopatía estructural o eléctrica conocida, aunque también suele ocurrir en personas que no tienen ninguna cardiopatía. Así mismo se ha relacionado con el exceso de esfuerzo físico, con eventos estresantes fuertes y con gente joven.

Tipos y causas principales

La muerte súbita es uno de los principales retos de la medicina cardiovascular actualmente. Puede estar precedida por enfermedades cardiovasculares, aunque en muchos casos ocurre sin haber sido diagnosticada ninguna enfermedad cardiovascular.

Suele presentarse por cardiopatía isquémica y otras enfermedades del miocardio, aunque también puede ser por enfermedades cerebrovasculares o por una arritmia en el corazón cuando éste funciona en condiciones que se consideran normales.

Generalmente los tipos de muerte súbita se dividen según las causas y los grupos de riesgo; en este sentido podemos diferenciar entre la muerte súbita cardiaca en jóvenes y adultos, en deportistas de alto rendimiento o en bebés.

¿Cómo ocurre la muerte súbita cardiaca en adultos y jóvenes?

Es un tipo de muerte natural cuyas causas están relacionadas con una enfermedad cardiovascular casi siempre inesperada, es decir, que se desarrolla de manera rápida. Incluso, en algunos casos, la muerte súbita es el primer y único indicador de existencia de enfermedad cardiovascular.

La muerte súbita suele ocurrir por una arritmia cardiaca llamada “fibrilación ventricular”, que consiste en que la sangre no se bombea hacia el corazón, haciendo que este órgano no pueda contraerse de manera organizada, con lo cual deja de latir.

Comúnmente la fibrilación ventricular se origina por una cardiopatía isquémica, esto es, por la obstrucción aguda de una arteria coronaria que origina arritmias en el corazón en los primeros 10 minutos luego de la obstrucción de la arteria.

Empieza por una pérdida de conciencia y del pulso, seguidas de la capacidad de respirar. No obstante, si se detecta a tiempo puede aplicarse una reanimación cardiopulmonar que puede hacer que la arritmia desaparezca y que la persona se recupere.

Muerte súbita en atletas

La muerte súbita cardiaca es el tipo más común entre los atletas y está ocasionada por la aparición de arritmias relacionadas con el esfuerzo físico.

También suele presentarse por causas cardiovasculares y generalmente ocurre en atletas de sexo masculino con un mínimo de 17 años de edad y principalmente cuando practican basketball o fútbol. El colapso normalmente ocurre durante o inmediatamente después de una sesión de entrenamiento.

La causa más frecuente en estos casos es la miocardiopatía hipertrófica, que es una enfermedad del músculo del corazón caracterizada por el engrosamiento sin causa aparente de este órgano. Así mismo puede estar causas por malformaciones de la arteria coronaria.

La muerte súbita en deportistas ha ocurrido aun cuando estos mantienen una evaluación médica regular y en la mayoría de los casos no es posible prevenirla porque los signos cardiovasculares suelen ser los adecuados.

Es decir, la causa de la muerte súbita en atletas no siempre es la existencia de una enfermedad cardiovascular, sino que es precipitada por una actividad física y por un espectro muy heterogéneo arritmias cardiacas que ocurren de manera no anticipada.

Muerte súbita del lactante

También se le conoce como “muerte en la cuna” y tiene una descripción similar a la de muerte súbita en adultos y jóvenes: la muerte súbita e inexplicable de un niño de 12 meses o menos. Igualmente puede ocurrir luego de los 12 meses, pero en estos casos se la conoce como “muerte súbita del niño”.

La muerte súbita de lactante es la principal causa de muerte en bebés que tienen entre 1 y 12 meses de vida y suele ocurrir en bebés que han nacido de manera prematura. La mayoría de los casos son varones y se ha relacionado con una capacidad poco desarrollada para despertar o para contrarrestar la acumulación de CO2 en la sangre.

Suele ocurrir luego de una apnea prolongada (suspensión corta de la respiración, por ejemplo durante el sueño) o por arritmias provocadas luego de una asfixia. De hecho, la mayoría de los casos suceden durante el sueño y su causa exacta es inexplicable aun después de realizar autopsia.

¿Cómo podemos prevenir este problema?

Es difícil predecir la muerte súbita porque sus causas varían según la edad, el sexo y otros factores de riesgo, como el tener antecedentes de enfermedad cardiovascular, el consumo de alcohol y otras drogas, el esfuerzo físico intenso así como la exposición a factores estresantes graves.

En adultos y jóvenes

De hecho, la mejor manera de prevenirla que tenemos hasta ahora es conocer a la población de alto riesgo, realizar evaluaciones periódicas y tomar medidas que disminuyan el riesgo, por ejemplo, luchar contra la obesidad, el colesterol, la hipertensión, la diabetes y la insuficiencia cardiaca.

Otros factores de riesgo son la historia familiar, la presencia de taquicardia ventricular, la detección de isquemia o las mutaciones genéticas. Es más común en hombres que en mujeres y en gente joven que en adultos, y hay mayor prevalencia en los países industrializados.

Prevenir la muerte súbita en bebés

En el caso de los bebés se recomienda, por ejemplo, ponerlos de espaldas cuando van a dormir y procurar que duerma acompañados durante al menos los seis primeros meses. Solo ponernos boca abajo cuando están despiertos y de preferencia acompañados.

También la leche materna es una de las recomendaciones, ya que en niños tan pequeños puede tener beneficios para el sistema circulatorio que ayuden a prevenir paros cardiacos súbitos.

Sobre todo se recomienda seguir las indicaciones estándar durante el embarazo como no fumar ni exponerse a personas que fuman, de manera que el sistema cardiovascular de bebé pueda desarrollarse de la mejor manera posible.

Referencias bibliográficas:

Comentarios