Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

El número de casos de sarampión aumenta un 400% en Europa

Los recortes en sanidad en Europa han dificultado la vacunación contra el sarampión, multiplicando por 4 el número de casos.

 

El sarampión es una enfermedad infecciosa muy frecuente y contagiosa que se transmite por vías respiratorias. Provoca erupciones rojas en la piel acompañadas de fiebre y síntomas de catarro.

A causa de estos síntomas tan similares a los de la varicela y a los de la rubeola, el sarampión suele confundirse con estas otras enfermedades. Ataca especialmente a niños y a personas que tienen un sistema inmunológico débil.

¿Cómo se trata el sarampión?

En la actualidad no hay un tratamiento específico para el sarampión; sin embargo, se han estudiado los efectos positivos de la ribavirina (un fármaco antivírico), así como complementos de vitamina A, lo que ha tenido resultados sobre todo en países en desarrollo donde hay una deficiencia importante de esta vitamina. Asimismo se sigue investigando el efecto de los antibióticos.

Lo que sí tenemos es una forma de prevenir que ha sido uno de los logros científicos más recientes. No obstante, a pesar de que ya contamos con una vacuna eficaz contra el sarampión, la OMS ha informado de que es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños, lo que la misma organización ha calificado como inaceptable.

 

 

    ¿Qué dice la OMS sobre esta enfermedad?

    El virus se transmite por contagio directo, en el aire, por tos y estornudos. Se estima que una sola persona puede contagiar hasta a otras 100. La OMS reporta que hubo 89780 muertes por sarampión en el mundo tan sólo en 2016 -lo cual es, de hecho, un avance, ya que en años anteriores la cifra superó los 100000.

    Es decir, entre el año 2000 y el 2016 se ha reducido la mortalidad mundial por sarampión en un 84%. Esto ha sido gracias a que la mayor parte de la población infantil mundial pudo tener acceso a la dosis de vacuna antes de cumplir el primer año de vida.

    El preocupante aumento de casos en Europa

    Sin embargo, la Región Europea de la OMS ha advertido un aumento en la tasa de mortalidad por sarampión, no sólo en niños sino en personas de todas las edades. Tan solo durante el primer mes del año 2017 se reportaron más de 500 casos en Europa.

    A finales de mismo año se registró un aumento del 400%, que significaron un total de 21315 casos, cuando en años anteriores se registraron alrededor de 5200, de los cuales 35 fueron mortales.

    Entre los países europeos afectados se encuentran Italia, Alemania, Portugal, Polonia, Suiza, Ucrania y Rumania. En esta última es donde se han registrado más casos (5562), lo que probablemente ha sido una de las consecuencias de los recortes en el ámbito de la salud pública, que han afectado a las campañas de vacunación.

    Otros países europeos que reportaron brotes de sarampión, aunque a menor escala, son Grecia (967 casos), Alemania (927 casos), Serbia (702 casos), Tajikistan (649 casos) y Francia (520 casos).

    Posibles respuestas desde la salud pública

    Ante tales evidencias, la Organización Mundial de la Salud ha declarado que el sarampión es una enfermedad con grandes repercusiones en la salud pública internacional, ya que es probablemente el agente más infeccioso de los que producen enfermedades en el ser humano.

    La Dra. Zsuzsanna Jakab, portavoz de la Región Europea de la OMS, insta a los gobiernos de los países en los cuales el sarampión es considerado una enfermedad endémica a adoptar medidas de emergencia que permitan controlar el contagio del virus, así como a mantener una cobertura pública suficiente en relación a las vacunas.

    Así, la prevención del sarampión y la rubeola, junto con prácticas de inmunización infantil y materna, son actualmente una prioridad en salud pública. En la búsqueda de soluciones a este problema tienen que considerarse los factores socioeconómicos que permiten o no a las poblaciones la distribución de las vacunas.

    La Dra. Jakab destaca que toda muerte causada por la falta de una vacuna para el sarampión es prevenible y por tanto “inaceptable”. Si los países europeos (y los del resto del mundo) no inmunizan a sus ciudadanos, los brotes de este virus continuarán hasta que lo hagan.

    La solución que se propone ante esto es pensar respuestas regionales que impacten al menos cinco regiones de la OMS. Se ha planteado como objetivo primordial interrumpir la transmisión del virus mediante una mejora de los sistemas de inmunización y vigilancia, así como reforzando la red mundial de laboratorios que garanticen un diagnóstico oportuno.

    Referencias bibliográficas:

      Comentarios