Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Sinusitis (aguda y crónica): qué es, síntomas y tratamiento

La sinusitis es una afección causada por una inflamación y que cursa con síntomas como dolor de cabeza intenso y fiebre.
Los síntomas principales de la sinusitis suelen incluir fiebre y un fuerte dolor de cabeza.

 

La sinusitis es un tipo de afección inflamatoria que suele producirse normalmente después de un resfriado y que si se trata de la forma correcta tiene un buen pronóstico. Sin embargo, cuando es de tipo fúngica puede llegar a ser más peligrosa y requiere incluso de operaciones para poder aliviar sus síntomas.

A lo largo de este artículo, explicaremos qué es la sinusitis, qué síntomas y causas presenta y finalmente, qué tipo de tratamientos y remedios se utilizan para aliviar esta patología.

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es definida como una inflamación de los senos paranasales, que son espacios aéreos ubicados dentro de los huesos de la cara. Generalmente se debe a una infección dentro de estos espacios.

Generalmente hay dos tipos principales de esta afección: la aguda y la crónica, con síntomas y tratamientos diferentes en cada caso. Asimismo, también existe la variante fúngica, causada por una infección invasiva por hongos y suele presentarse en pacientes inmunocomprometidos.

Los tipos de senos paranasales son los senos frontales (localizados encima de los ojos, en la región central de cada ceja); los senos maxilares (ubicados dentro de los pómulos, justo a cada lado de la nariz); los senos etmoidales (situados entre los ojos justo detrás del puente de la nariz); y los senos esfenoidales (ubicados justo detrás de los senos etmoidales y detrás de los ojos).

Estos espacios están conectados con la nariz. Están forrados con el mismo tipo de piel que se encuentra en otras partes del tracto respiratorio. Esta piel tiene pequeños pelos que sobresalen de ella, llamados cilios. Los cilios laten constantemente para ayudar a mover la mucosidad producida en los senos hacia el tracto respiratorio. Los cilios golpeadores que barren el moco a lo largo del tracto respiratorio ayudan a despejar el tracto respiratorio de cualquier residuo o cualquier organismo que pueda estar presente.

Cuando el revestimiento de los senos paranasales está hinchado. La hinchazón interfiere con el flujo normal de moco. La mucosidad atrapada puede llenar los senos paranasales, causando una sensación incómoda de presión y proporcionando un ambiente excelente para el crecimiento de bacterias que causan infecciones.

¿Qué síntomas presenta?

La sinusitis aguda generalmente es provocada por algún tipo de infección del tracto respiratorio superior. El drenaje de la nariz a menudo cambia de un color claro a un color verde amarillento más grueso. Puede haber fiebre, dolor de cabeza y dolor en los senos afectados; así como una sensación de presión que puede empeorar cuando el paciente se inclina.

Además, también pueden existir otros síntomas como dolor en la mandíbula o en los dientes. Algunos niños, en particular, pueden referir molestias en el estómago por el drenaje infectado que les baja por la parte posterior de la garganta. De la misma manera, algunos pacientes desarrollan tos.

La sinusitis crónica, en cambio, ocurre cuando este mismo problema persiste durante al menos 3 meses. Raramente hay síntomas de fiebre con este tipo. El dolor y la presión sinusales son frecuentes, al igual que la congestión nasal. Debido a la naturaleza de la hinchazón en los senos, es posible que no puedan drenar la nariz. El drenaje, por lo tanto, gotea constantemente por la parte posterior de la garganta, lo que produce un dolor de garganta continuo y mal aliento.

Tanto la sinusitis como sus síntomas pueden ser tratados de manera efectiva con medicamentos, concretamente con antibióticos.

¿Cuáles son las causas?

La sinusitis casi siempre es debido a una infección, aunque la hinchazón causada por las alergia también puede provocar los mismos síntomas tales como la presión, el dolor y la congestión. Las alergias pueden preparar el escenario perfecto para el nacimiento de una infección bacteriana.

Las bacterias son la causa más común de infección sinusal. La Streptococcus pneumoniae causa alrededor del 33% de todos los casos, mientras que la Haemophilus influenzae causa aproximadamente el 25% de todos los casos.

La que sufren los niños puede ser causada por la bacteria Moraxella catarrhalis (20%). En personas con sistemas inmunitarios debilitados (incluidos pacientes con diabetes, SIDA y pacientes que toman medicamentos que disminuyen su resistencia inmunitaria, como el cáncer y pacientes trasplantados) y que puede ser causada por hongos como el Aspergillus, la Candida, o el Mucorales.

Finalmente, tal y como se ha explicado antes, la tipo aguda es causada por infecciones del tracto respiratorio superior, mientras que la crónica es producida cuando el mismo problema persiste durante al menos 3 meses.

Tratamientos y remedios principales

Los medicamentos antibióticos se usan para tratar la sinusitis aguda. Los antibióticos adecuados incluyen sulfamidas, amoxicilina y una variedad de cefalosporinas. Estos medicamentos generalmente se administran durante aproximadamente dos semanas, pero se pueden administrar por períodos de tiempo más largos.

Los descongestionantes, o el uso a corto plazo de aerosoles nasales descongestionantes, pueden ser útiles. El paracetamol y el ibuprofeno pueden disminuir el dolor y el dolor de cabeza asociados con esta afección.

Además, usar un humidificador puede evitar que el moco dentro de los conductos nasales se seque de manera incómoda, y puede ayudar a aliviar el dolor de garganta o la tos que lo acompaña.

La sinusitis crónica a menudo se trata inicialmente con antibióticos. Los aerosoles nasales con esteroides se pueden usar para disminuir la hinchazón en las fosas nasales. Si existe una razón anatómica para la variante crónica, es posible que deba corregirse con cirugía. Si es necesario un procedimiento quirúrgico, las muestras generalmente se toman al mismo tiempo para permitir la identificación de cualquier organismo presente que pueda estar causando una infección.

La de tipo fúngica requerirá cirugía para limpiar los senos paranasales. Luego, se administra un curso relativamente largo de un medicamento antimicótico muy fuerte llamado anfotericina B por vía intravenosa.

Referencias bibliográficas:

  • Carson-DeWitt, R. (2002). Sinusitis. In D. S. Blanchfield & J. L. Longe (Eds.), The Gale Encyclopedia of Medicine (2nd ed., Vol. 4, pp. 3057-3060). Detroit: Gale.

  • Fonseca, X., & Fernández, F. (2005). Fungic allergic rinosinusitis: Revision. Revista de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, 65:45-54.

Comentarios