Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Tuberculosis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis.

 

La tuberculosis es una enfermedad de tipo infeccioso que puede ser curada y prevenida y que es causada normalmente por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Se trata de una de las enfermedades que más incidencia tienen en la población mundial y una de las que más muertes causan cada año en todo el planeta.

En este artículo veremos qué es la tuberculosis, cuáles son sus síntomas y qué tratamiento hay para combatir las alteraciones asociadas a este trastorno.

¿Qué es la tuberculosis? Causas, contagio y prevalencia

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa de tipo bacteriano (asociada al Mycobacterium tuberculosis) que suele afectar a los pulmones aunque puede extenderse por otras partes del cuerpo.

Se contagia a través del aire con el simple hecho de que el afectado tosa, estornude, hable o escupa y otra persona inhale ese aire, lo que permite que sea una enfermedad extremadamente infecciosa.

Hablamos de tuberculosis latente cuando la persona infectada no muestra síntomas; en alrededor de un 10% de esos casos la infección evoluciona hasta presentarse normalmente en el paciente. La tuberculosis latente no puede contagiarse pero mata aproximadamente al 50% de pacientes en los que la enfermedad latente progresa hasta aflorar en el paciente.

Se cree que la tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas más antiguas que existen. Ha estado presente en la historia de la especie humana desde hace varios miles de años y no fue hasta mediados del siglo XIX cuando se empezó a tratar de manera exitosa. En la actualidad sigue siendo una fuerte amenaza para la salud pública en países que se encuentran en vías de desarrollo, sobre todo en los continentes asiático y africano.

La tuberculosis es la enfermedad infecciosa que más afectación tiene mundialmente. Los datos sobre tuberculosis pulmonar indican que aproximadamente un 30% de la población la padece y se estima, según la Organización Mundial de la Salud, que causa 10 millones de nuevas infecciones cada año.

Síntomas de esta enfermedad

La tuberculosis puede afectar a distintas partes del cuerpo. Cuando la infección se produce en el abdomen se llama tuberculosis peritoneal; por el contrario, si se localiza en los intestinos se conoce como tuberculosis intestinal.

La infección más común suele afectar a los pulmones, es la que se conoce como tuberculosis pulmonar. Podemos diferenciar entre los síntomas de la tuberculosis pulmonar y los de la extrapulmonar, es decir aquellas que se localizan fuera del pulmón, que a menudo pueden cursar conjuntamente con la pulmonar.

1. Tuberculosis pulmonar

Los síntomas de la tuberculosis pulmonar son los más habituales en esta enfermedad: en concreto, representan el 75% de los síntomas que esta infección puede presentar en cualesquiera de sus variedades.

1. Dolor de pecho

El dolor de pecho es uno de los síntomas que persisten durante todo el proceso infeccioso, y suele presentarse junto con los otros síntomas de la tuberculosis.

2. Tos

Se trata de uno de los síntomas más característicos de la tuberculosis pulmonar. La tos que se da en pacientes de tuberculosis puede durar semanas sin ser de gravedad.

3. Sangrado

El enfermo de tuberculosis suele produce esputo que cuando la enfermedad avanza acostumbra ir acompañado de sangre.

4. Pérdida de peso

La pérdida de peso durante una infección por tuberculosis suele relacionarse también con la pérdida de apetito. La alimentación del paciente puede verse afectada por el malestar que siente en el día a día.

5. Sudoración

Es habitual que se produzca una sudoración excesiva, sobre todo de noche. Este síntoma puede cursar con fiebre, escalofríos y malestar general.

6. Fatiga

La fatiga y el cansancio suelen ser síntomas asociados al malestar que generan tanto la tos persistente, el sangrado y el resto de síntomas asociados a la tuberculosis.

Tuberculosis extrapulmonar

La tuberculosis extrapulmonar es la menos común y se presenta en aproximadamente entre el 12 y el 20% de los casos. Este tipo de tuberculosis suele aparecer en personas con un sistema inmunológico débil y también en niños pequeños.

Existen distintas modalidades de tuberculosis extrapulmonares en función del sistema o la región del cuerpo afectada, y cada una de ellas presenta síntomas específicos.

Algunos de estos síntomas son el dolor de cabeza y las dificultades neurológicas en la tuberculosis meníngea, la infección de los ojos en la tuberculosis ocular y la inflamación de los ganglios linfáticos en la tuberculosis ganglionar, entre otras.

Tratamiento de la tuberculosis

El tratamiento más común utilizado para combatir la tuberculosis es de tipo farmacológico. Los fármacos antituberculostáticos utilizados en este tipo de infección se administran durante un período de 6 meses y suelen ser principalmente la pirazinamida y la isoniazida, ambos antibióticos de efectividad probada.

Las recomendaciones de la OMS para el tratamiento de esta enfermedad hacen hincapié en un diagnóstico lo más temprano posible y en el hecho de que el paciente siga las pautas recomendadas por el médico que le haya recetado los fármacos.

Referencias bibliográficas:

Comentarios