Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Uñas quebradizas: qué son, causas y remedios

¿Uñas débiles y quebradizas? Descubrimos por qué suceden y cómo tratarlas con 8 sencillos remedios caseros.
 

 

Al igual que nuestra piel puede revelar nuestro estado de salud, nuestras uñas son también un reflejo de nuestro bienestar interno. A medida que pasa el tiempo y según nuestros hábitos de vida, la salud y el aspecto de las uñas puede alterarse; por suerte esto es algo que podemos mejorar con los remedios y tratamientos adecuados.

Existen una gran cantidad de maneras naturales y efectivas para mejorar la salud y apariencia de las uñas, por lo que en este artículo hablaremos acerca de qué son las uñas quebradizas y sus causas, así como remedios y tratamientos caseros para mejorarlas.

¿Qué son las uñas quebradizas?

Las uñas de nuestras manos y de nuestros pies son estructuras convexas formadas por capas de una proteína conocida como queratina. Cuando las uñas están sanas poseen una apariencia y tacto suave, fuerte y un color uniforme y sin manchas.

Sin embargo, en algunas ocasiones, hasta las uñas sanas pueden volverse débiles. Esta fragilidad de las uñas también se conoce como onicorrexis.

Existen varios signos que pueden alertarnos de que nuestras uñas se están volviendo débiles y quebradizas. Estos son:

  • Uñas que se rompen fácilmente, se agrietan o se astillan

  • Aparición de crestas longitudinales

  • Dificultad o lentitud en el crecimiento de las uñas

  • Escamas o capas en los extremos externos de las uñas

Se estima que las uñas quebradizas son una condición muy común entre la población, sobre todo entre las mujeres. Según las estadísticas un 20% de la población general padece o ha padecido alguna vez en su vida uñas débiles y quebradizas

 

Causas de las uñas débiles

Existen una gran variedad de causas que pueden provocar uñas quebradizas. Aunque hay diversas enfermedades o afecciones asociadas con las uñas débiles, estas pueden ser simplemente el resultado de una exposición prolongada o repetitiva al agua o a productos químicos como productos de limpieza, quitaesmaltes o esmaltes de uñas de mala calidad.

Las principales causas físicas que causan uñas quebradizas incluyen:

  • Infecciones por hongos de las uñas

  • Liquen plano

  • Hipotiroidismo e hipertiroidismo

  • Psoriasis de uñas

  • Artritis reactiva

  • Deficiencia de vitaminas

  • Deficiencia de hierro

Además, existen una serie de factores que pueden favorecer el debilitamiento de las uñas y ocasionar que estas se vuelvan quebradizas y fáciles de romper. Estos son:

  • Lavarse las manos con demasiada frecuencia

  • Exposición prolongada al sol

  • Exposición al viento

  • Climas fríos y secos

  • Contacto con productos químicos

  • Lesiones o traumas repetidos en las uñas

  • Onicofagia o tendencia a morderse las uñas

8 remedios y tratamientos eficaces

Aunque existen infinidad de tratamientos para las uñas quebradizas que pueden encontrarse en supermercados y farmacias, a continuación proponemos 8 remedios más naturales, económicos y eficaces para fortalecer las uñas y evitar que estas se rompan.

1. Mantenerse hidratado

La falta de hidratación de nuestro organismo es una de las principales causas de las uñas quebradizas, por lo que mantenerse hidratado con agua y alimentos saludables ricos en este líquido, tales como las sandías o los pepinos, es la mejor forma de evitar las uñas débiles, manteniéndose hidratadas desde el interior.

2. Evitar el contacto excesivo con el agua

Aunque el contacto diario con el agua es bastante inevitable, es necesario limpiar, lavar los platos y ducharnos, esto suele ser bastante perjudicial para las uñas, más si estas ya son frágiles de por sí.

Utilizando guantes de protección especiales para la limpieza del hogar, sobre todo en aquellas tareas que impliquen agua caliente y jabón, evitaremos que nuestras uñas se vuelvan débiles, secas y quebradizas.

3. Utilizar crema de manos y/o cutículas

Las cremas de manos, sobre todo si son naturales, son una excelente manera de mantener nuestras manos y uñas hidratadas y aún más si estas han estado en contacto con el agua o con climas muy secos o fríos durante mucho tiempo.

Las cremas de manos naturales a base de aceites esenciales, aceite de almendra o manteca de karité resultan las más eficaces a la hora de mantener nuestras uñas hidratadas durante más tiempo y además son la opción más natural y responsable con el medio ambiente.

4. No utilizar uñas postizas

A pesar de que las uñas postizas o artificiales pueden parecernos una buena opción a la hora de ocultar o disimular las uñas quebradizas, en realidad estas uñas sintéticas y los productos utilizados para colocarlas pueden empeorar el estado de nuestras uñas, llegando al punto de debilitarlas todavía más o favorecer la aparición de hongos.

5. No usar quitaesmaltes agresivos

La gran mayoría de los quitaesmaltes que se venden las tiendas y supermercados están cargados de productos químicos y tienden a secar las uñas. Estos productos para las uñas a menudo contienen químicos altamente tóxicos que incluyen acetona, formaldehído, tolueno y ftalatos.

Como alternativa, existen quitaesmaltes naturales a la venta en tiendas específicas o recetas de quitaesmaltes caseros y naturales a base de pomelo, naranja y aceite de limón.

6. Vitamina E

Tal y como se menciona anteriormente, la falta de vitaminas y hierro pueden ser una de los principales causas de las uñas quebradizas. Las cápsulas que contienen vitamina E en su interior, pueden ser perforadas y aplicadas directamente en las uñas con un ligero masaje son una alternativa muy eficaz que favorece la nutrición y endurecimiento de la uña y evita que estas crezcan débiles y quebradizas.

7. Biotina

Según los estudios, los complementos a base de biotina y los alimentos ricos en esta pueden ayudar a tratar las uñas débiles y quebradizas, ya que resulta un gran fortalecedor de uñas y cabello. Entre los alimentos que contienen cantidades significativas de biotina se incluyen las almendras, los huevos, los boniatos, la cebolla, el tomate y la avena.

8. Aceite de semilla de brócoli

El aceite hecho a base de brotes de brócoli jóvenes está cargado con ácidos grasos esenciales que resultan sumamente beneficiosos para la salud de la piel, el cabello y las uñas. Por las noches, antes de acostarse, se aplica menos de una gota de aceite de semilla de brócoli directamente sobre cada uña y se realiza un suave masaje en la cutícula.

Además, el aceite de coco y el aceite de argán son otras opciones tópicas de aceites terapéuticos que se pueden usar de manera similar al aceite de semilla de brócoli para las uñas quebradizas.

 

 

 

 

Comentarios