Siete hábitos saludables que deberías incorporar en tu vida

Si organizamos nuestra vida podremos sacarle el máximo rendimiento a las horas que dedicamos a cuidar de nosotros mismos. ¿Quieres saber cómo mejorar en salud?
Siete hábitos saludables que deberías incorporar en tu vida | pexels

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud va mucho más allá de la ausencia de enfermedades pues la define como “un estado de bienestar completo físico, mental y social”. La perfecta armonía entre las tres nos aporta una calidad de vida que cada vez es más difícil de conseguir. En un mundo donde todo gira en torno a nuestra rutina diaria, es muy difícil incorporar en nuestra apretada agenda hábitos que nos permitan llegar a un estado de bienestar completo. Pues bien, está demostrado que los hábitos saludables no solo nos benefician en salud, sino que, además, nos alargan la vida y hacen que esta sea mucho más feliz y completa para la persona que los adopta. Hay veces que carecemos de conocimientos acerca de cómo conseguir este estado de bienestar y la verdad es que se requiere de poco esfuerzo; simplemente adoptar ciertos hábitos en nuestro día a día, para los cuales la buena organización es primordial. 

La dieta

La acción principal para comenzar un estilo de vida saludable es tener una dieta equilibrada y saludable. Aunque suene a tópico es lo más recomendado por los médicos pues según se dice: somos lo que comemos. Adoptar una dieta sana es el primer paso para darle un giro a tu vida y que, a pesar de que puede suponer un esfuerzo al principio, el cuerpo termina acostumbrándose a todo aquello que es bueno para el mismo. Tener poco tiempo para dedicar a nuestra comida no es una excusa hoy en día ya que existen infinidad de recetas para comer bien cuando tenemos poco tiempo.

Hacer deporte

El deporte está muy relacionado con la alimentación ya que el éxito de hacer ejercicio depende, en gran medida, de lo que injerimos. Se requiere de una media de 30 minutos de ejercicio diario y aunque normalmente el ejercicio se confunde con ir al gimnasio, no es necesario visitarlo a diario para estar en forma. Empieza por adoptar hábitos que están al alcance de todos como, por ejemplo, ir a comprar o a trabajar andando, salir a dar un paseo. Lo que, es más, el deporte tiene enormes beneficios en nuestro cerebro y ayudará a este a estar más concentrado y activo.

Elimina los malos hábitos

Otro gran paso es eliminar los malos hábitos como el alcohol o el tabaco ya que estos dificultan el adoptar un estilo de vida saludable. La cantidad de azúcar que lleva el alcohol tiene un poder adictivo que causa que nuestro cuerpo nos pida azúcar de otras maneras. El azúcar es, junto con el alcohol y el tabaco, algo que debemos retirar por completo de nuestras vidas.

Descansar

Otro de los hábitos más importantes es el sueño. Según los últimos datos, la media de sueño debería estar entre las 7 u 8 horas. Sin embargo, algunos de los trabajos de hoy en día requieren de muchas más horas de descanso, como, por ejemplo, los guardias nocturnos, jugadores de póker o los doctores de guardia, por ello se recomienda descansar lo máximo y seguir un horario decente pues es fundamental para que nuestra mente y cuerpo funcionen a la perfección.

Agua

El agua es esencial para la vida y es la fuente principal de hidratación siendo, asimismo, purificadora para nuestro cuerpo. A veces se nos olvida beber los dos litros de agua que recomiendan los expertos pues estamos demasiado ocupados para tenerlo en cuenta. Para ello hay diferentes maneras que harán que nos acostumbremos a injerir esta cantidad de agua, como ponernos alarmas para beber un vaso cada cierto tiempo o llevar con nosotros una botella pequeña de agua. Acabarás acostumbrándote a estar hidratado y llegará un momento en que tu cuerpo será tu propia alarma.

La higiene

Mantener una higiene adecuada tiene enormes beneficios tanto físicos como mentales ya que ayuda a combatir problemas como la ansiedad o infecciones. Aunque, no solo hay que tener higiene en nuestro cuerpo sino también en nuestro hogar.

Vida social

No todo va a ser cuidar nuestro cuerpo, pues la mente es igual de importante. Disfrutar de una vida social activa favorece a que nuestro cerebro esté despierto y ayuda a reducir el estrés. Sal, relaciónate y disfruta de un tiempo compartido con los demás. Planea excursiones para escapar de la rutina diaria.

En definitiva, tener una vida saludable no es tan difícil como algunos piensan. Lo que, es más, seguramente ya tienes incorporados en tu vida la mayoría de estos hábitos; ahora, simplemente tienes que añadir el resto. Tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

 

Más notícias de la categoria Estilo de Vida