Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

Copa menstrual: qué es, cómo usarla, ventajas y desventajas

Revisamos cómo poner y usar la copa menstrual y cuáles son sus ventajas y desventajas principales.

 

La menstruación es una de las fases del ciclo biológico menstrual de las mujeres, el cual suele durar aproximadamente entre 3 y 7 días. Durante todo este tiempo que se caracteriza, entre otras cosas, por sangrados más o menos abundantes, la mujer puede recurrir a la utilización de diversos productos y dispositivos para regularlos y controlarlos.

Tradicionalmente la menstruación ha ido acompañada del uso de tampones, compresas y otros dispositivos menos conocidos, como las esponjas menstruales. Sin embargo, en los últimos años la copa menstrual ha ganado una considerable popularidad; por ello en este artículo explicaremos qué es la copa menstrual, cómo colocarla y sus ventajas y desventajas.

¿Qué es la copa menstrual (o vaginal)?

La copa menstrual es un producto de higiene femenina relativamente novedoso, ya que existen registros de patentes desde el siglo XX, y que ha supuesto toda una revolución en cuanto a la forma en la que las mujeres de todo el mundo viven su menstruación.

También conocida como “copa vaginal”, la copa menstrual es un dispositivo de barrera que se introduce en la vagina durante la menstruación y cuyo objetivo es el de retener la sangre o flujo menstrual durante los días que dura la regla.

Aunque a primera vista su funcionamiento pueda parecer similar al de un tampón, ya que ambos se utilizan de forma interna, los tampones absorben el flujo en su interior mientras que la copa menstrual, gracias a su forma de campana, lo almacena. En la parte inferior de la copa hay un pequeño tallo que se utiliza para facilitar la inserción y la extracción de esta.

Además las copas menstruales suelen estar hechas de silicona médica y flexible que permite una fácil inserción, sellando las paredes vaginales justo por debajo del cuello uterino e impidiendo que el flujo se filtre hasta salir al exterior.

Según la cantidad de flujo, la copa puede permanecer en el interior de la vagina entre 4 y 12 horas. Una vez pasado este tiempo la copa se saca, se vacía, se limpia con agua y ya está lista para ser reinsertada otra vez. Una vez finalizado el período, la taza debe limpiarse y esterilizarse con agua caliente para poder guardarla hasta la próxima menstruación.

Aunque todavía existen escépticas, uno de los motivos por los cuales la copa menstrual ha ganado tanta fama es que puede reutilizarse durante cinco años, lo que hace que su costo a largo plazo sea considerablemente más bajo que el del resto de productos para la menstruación.

En una época de crisis, en la que tampones y compresas poseen precios e impuestos tan altos -en España el caviar y los tampones tienen el mismo porcentaje de IVA, un 10%- y en la que se estima que cada mujer gasta en estos productos una media de 30 euros al mes, es comprensible que las alternativas más económicas, y además ecológicas, adquieran tanta popularidad.

¿Cómo usar? Colocación en 7 pasos

Antes que nada, es necesario asegurarnos de que la copa menstrual que vamos a comprar se ajusta a nuestras necesidades. Las diferentes marcas de copas menstruales ofrecen una pequeña variedad de tamaños (generalmente 3) en función de la edad de la mujer y de si ha tenido hijos o no.

Pero la cantidad de flujo o la anatomía también juegan un papel esencial, por lo que lo mejor será dejarnos asesorar por nuestro ginecólogo o farmacéutico de confianza.

Una vez adquirida la copa menstrual es muy importante seguir una serie de pasos específicos para su colocación; a continuación ofrecemos unas pautas generales sobre cómo se pone, se quita y se higieniza la copa menstrual.

1. Lee las instrucciones de tu copa menstrual

Si bien a grandes rasgos los pasos de colocación de la copa menstrual son prácticamente iguales para todos los modelos y marcas, es recomendable leer las instrucciones que acompañan a la copa antes de colocarla.

2. Plegar la copa

Aunque el extremo superior de la copa pueda parecer grande y difícil de insertar, su elaboración en silicona médica elástica permite que esta pueda doblarse y facilita su inserción.

Existen varias formas diferentes de doblar una copa menstrual, siendo la más fácil la de hacer un pliegue en forma de “U” (presionando los lados de la copa hasta juntarlos y, a continuación, volver a doblarlos formando una “U”).

3. Insertar

Estando en una postura cómoda y relajada, separar con delicadeza los labios vaginales y con la otra mano introducir la copa menstrual doblada dentro de la vagina, siempre en dirección horizontal.

4. Girar

Hay dos maneras distintas de llevar a cabo este paso. Una vez dentro  podemos sujetar la base de la copa y girarla una vuelta completa, o bien podemos introducir la copa hasta la mitad, girar una vuelta completa y empujar horizontalmente hasta el fondo.

Si la copa menstrual gira con facilidad, significa que está completamente abierta y colocada en la posición correcta.

5. Extraer y vaciar

Una vez pasadas las horas correspondientes, podemos extraer la copa menstrual tirando suavemente del tallo hasta alcanzar la base de la copa.

A continuación apretamos delicadamente la base para liberar el aire y continuamos tirando poco a poco. Una vez extraída, vaciamos el contenido de la copa menstrual dentro del inodoro.

6. Limpieza durante la menstruación

La copa menstrual puede extraerse, limpiarse y volver a colocar tanto como necesitemos, e incluso se puede llevar cómodamente durante las horas de sueño sin riesgo de manchar nada.

Si queremos volver a colocar la copa, una vez extraída y vaciada debemos limpiarla con agua tibia. Aunque no es necesario, también se puede utilizar algún jabón específico. Cuando ya esté limpia, repetimos los pasos anteriores para volver a insertarla.

7. Limpieza y almacenamiento al finalizar el ciclo

En el momento en el que finaliza el ciclo y dejamos de sangrar, se recomienda hervir la copa menstrual en un recipiente abierto con mucha agua durante 5 minutos, con cuidado de no desatenderla ni dejar que se queme.

Ya limpia y desinfectada, podemos guardar nuestra copa menstrual en un lugar que la proteja pero que permita el flujo de aire, como puede ser una bolsita de algodón.

No obstante, la mayoría de estas copas se venden en compañía de una bolsita o caja perforada para guardarla y en la que permanecerá hasta el inicio de la siguiente menstruación.

Ventajas y desventajas de la copa menstrual

Tal y como comentábamos, la copa menstrual ha supuesto toda una revolución en el ámbito del cuidado íntimo femenino. No obstante, aunque existen ventajas evidentes como el precio o la sostenibilidad, este dispositivo también tiene algunas desventajas o inconvenientes que hacen que muchas mujeres todavía se sientan reacias a utilizarla.

A continuación presentamos un listado de ventajas y desventajas de la copa menstrual que puede servir de ayuda a la hora de decidirnos a comprar, o no, uno de estos dispositivos.

Ventajas

  • Es usegura: la copa menstrual implica un menor riesgo de síndrome de shock tóxico que los tampones y protege la flora vaginal de las infecciones.

  • Es económica: el precio de una copa menstrual puede oscilar entre los 12 y los 30 euros, dependiendo de la marca. Teniendo en cuenta que pueden durar hasta cinco años, a largo plazo es la opción más económica.

  • Es ecológica: se estima que, anualmente, una mujer puede generar hasta 6 kilos de residuos en compresas y tampones, mientras que solamente se necesita una copa para pasar todo ese mismo año. Además, la fabricación de la copa es mucho más limpia que la de estos otros productos.

  • Puedes usarla hasta 12 horas seguidas y también durante toda la noche.

  • Almacena más flujo menstrual que los tampones y compresas superabsorbentes.

  • Se pueden mantener relaciones sexuales con la copa puesta: existen modelos específicos de copas menstruales (más suaves y desechables) que posibilitan el mantener relaciones sexuales sin problemas.

Desventajas

  • Puede ser difícil encontrar el tamaño adecuado, lo que implica que es posible que se acabe comprando más de una.

  • Puede que sea necesario algo de tiempo hasta que nos acostumbremos a colocarla y extraerla correctamente.

  • La extracción puede resultar algo complicada si no se dispone de un baño con lavamanos privado.

  • Hay más contacto con la sangre de la menstruación.

Referencias bibliográficas:

  • Cheng, M., Kung, R., Hannah, M., Wilansky, D. & Shime, J. (1995). Menses cup evaluation study. Fertility and Sterility, 64(3): 661–663.

  • Howard, C. & Rose, C. L., Trouton, K., Stamm, H., Marentette, D., Kirkpatrick, N., Karalic, S., Fernández, R. & Paget, J. (2011). FLOW (finding lasting options for women): Multicentre randomized controlled trial comparing tampons with menstrual cups. Canadian Family Physician, 57(6): 208–215.

Comentarios