Jugar al Pádel: pádel adaptado y beneficios para la salud

Conoce estos beneficios y súmate a un deporte al que ya juegan 3 millones de personas en España.

La proliferación de instalaciones indoor y el hecho de que cada vez sea más fácil encontrar actividades relacionadas, hacen que el número de jugadores y jugadoras de pádel crezca a un ritmo vertiginoso. Este crecimiento se debe a que el pádel es un deporte con múltiples beneficios y apto para todo el mundo, también para personas con discapacidad psíquica e intelectual gracias al pádel.

¿Qué es el pádel adaptado? | Cedida

¿Qué es el pádel adaptado?

En primer lugar, debemos señalar que hay muchas variantes del pádel adaptado, tantas como necesidades especiales de los jugadores. No obstante, la más popular es la del pádel en silla de ruedas, que en la actualidad tiene un peso considerable en las federaciones territoriales y está ganando una enorme popularidad.

Por lo que respecta al cambio de reglas, hay un único cambio: de un solo bote permitido se pasa a dos. En cualquier caso, varios jugadores señalan que las sillas deportivas siguen siendo demasiado caras, ya que oscilan entre los 2.500 y los 3.000 euros.

En cualquier caso, el pádel adaptado es un ejemplo de cómo el deporte puede servir para romper barreras e iniciar un proceso de integración social. Además, las personas con movilidad reducida o discapacidad física disfrutarán de los muchos beneficios de este deporte.

Un claro ejemplo es el de Antonio Carneros, quien a los 40 años sufrió una grave lesión medular que le dejó en silla de ruedas. Lejos de resignarse, y gracias al descubrimiento del pádel adaptado, Antonio logró hallar una motivación y seguir adelante. Hoy Antonio está en el top 10 de jugadores españoles y sigue compitiendo para lograr el primer puesto.

Jugar al Pádel: pádel adaptado y beneficios para la salud | Cedida

Beneficios de jugar al pádel

Si tú también estás pensando en iniciarte en el pádel, te traemos una lista con los beneficios de jugar al pádel que seguramente no conocías, suficientes para que te acerques a cualquier tienda de pádel en cuanto acabes de leer.

1. Alivia el estrés

Uno de los grandes problemas del siglo XXI es el estrés que generamos en el trabajo (o en cualquier otro lugar) y que puede acabar por perjudicar nuestra salud mental y física. Al hacer cualquier ejercicio liberamos endorfinas, y jugar al pádel no es una excepción.

Por otra parte, necesitamos estar concentrados en el ejercicio para tener un buen rendimiento, y eso nos hace olvidar, aunque sea por un momento, todo el estrés que acumulamos durante el día.

2. Fortalece el corazón

Cualquier deporte aeróbico (relacionado con el flujo de oxígeno) conlleva beneficios para el sistema cardiovascular y cardiorespiratorio. El ejercicio aumenta el ritmo cardíaco y el oxígeno en el cerebro, una práctica que a la larga reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas o de sufrir un infarto.

La práctica del pádel reduce el riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes o la osteoporosis y, por si fuera poco, retrasa el envejecimiento natural al mantenernos en forma.

3. Mejora la psicomotricidad

En el pádel se utilizan movimientos muy dinámicos y cortos, lo cual beneficia el desarrollo de habilidades psicomotrices. Algunas de las claves de este deporte son utilizar las palas de pádel con la fuerza justa o anticiparse a la jugada de tus oponentes, aspectos que a la larga mejoran los reflejos y la coordinación del jugador o jugadora.

4. Mejora la elasticidad

En el pádel se dan jugadas complicadas que nos obligan a adoptar posiciones poco convencionales, por lo que es muy importante mejorar la elasticidad además de la técnica. Para ello, es necesario calentar y estirar bien antes de los partidos, haciendo especial hincapié en las articulaciones, los brazos, las piernas y el abdomen.

5. Tonifica los músculos

Es un beneficio bastante obvio, pero no menos cierto. Jugar al pádel tonifica las piernas y los glúteos gracias a los movimientos rápidos y dinámicos que se dan durante el partido.

Tus brazos, cintura y espalda también se beneficiarán de la práctica de este deporte. Por si fuera poco, quemarás unas 400 calorías por partido, reduciendo el exceso de grasa y ayudándote a mantener una buena forma física.

6. Mejora las relaciones sociales

Se calcula que unos 3 millones de personas juegan al pádel en España, una cifra que crece a pasos agigantados a medida que se conocen las múltiples virtudes de este deporte.

Por otro lado, es cierto que el pádel no es un deporte extremadamente complicado (eso no quiere decir que sea fácil), por lo que casi cualquier persona puede iniciarse en él. Ya sea entre amigos o con profesionales, cualquier ocasión es buena para echar un partido.

7. Mejora la respiración

La respiración, esa gran olvidada cuando practicamos deporte, pero tan necesaria al mismo tiempo. En el pádel es una aspecto fundamental para mejorar la oxigenación del cerebro y el proceso de transpiración del cuerpo.

8. Menos lesiones que en otros deportes

El pádel no es un deporte que lleve tus condiciones físicas al límite y, por lo tanto, se producen menos lesiones. Eso no quiere decir que sea fácil o que no debas calentar antes de cada partido, ya que de lo contrario no estarás suficientemente preparado. En cualquier caso, lo cierto es que jugar al pádel aporta más beneficios para la salud que problemas musculares o de cualquier otro tipo.

¿A qué esperas para iniciarte en este deporte? El pádel es la excusa perfecta para levantarte del sofá y empezar a practicar deporte. Además, podrás comprobar de primera mano lo que todos dicen sobre este deporte: el pádel engancha.

Si es pleno verano y no te apetece coger una insolación, recuerda que cada vez hay más instalaciones indoor con todo tipo de facilidades. ¡Ya no hay excusas!