Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

6 plantas que nunca deberías tener en tu casa

Hay ciertas plantas que no deberías tener en casa porque pueden ser perjudiciales para la salud...

 

 

Las plantas son uno de los elementos decorativos que más utilizan los interioristas y los amantes de la naturaleza para darle un toque fresco y alegre a los diferentes ambientes del hogar. Integrar los vívidos colores de las flores y  el verde de las hojas con el mobiliario de casa aporta energía positiva y bienestar.

No obstante, hay algunas plantas que no deberías tener dentro de casa debido a la toxicidad de sus componentes o a las consecuencias negativas del posible consumo accidental por parte de nuestras mascotas.

6 plantas que nunca deberías tener dentro de casa

Si bien es cierto que existen centenares e incluso miles de plantas medicinales con excelentes beneficios para el organismo, también las hay que resultan venenosas. El consumo de las plantas que vamos a nombrar a continuación puede acarrear consecuencias negativas para el organismo.

Algunos de los síntomas del consumo de las plantas que nunca deberías tener dentro de casa son las afecciones gastrointestinales, la inflamación de las vías respiratorias e incluso la insuficiencia hepática.

1. La caña muda

La caña muda es una planta de interior con colores verde pastel muy popular entre los amantes de la decoración. No necesita mucha luz para sobrevivir y es ideal para darle vida a un rincón oscuro.

No obstante, el consumo de la savia de esta planta es tóxico tanto para humanos como para animales, pudiendo crear una reacción inflamatoria en la faringe y la boca e impedir la entrada de aire, lo que sería letal si no se actúa a tiempo.

2. La adelfa

La adelfa es una llamativa planta con hojas en forma de lanza de un verde intenso que agrada a muchas personas. En primavera aparecen unas flores rosas que la convierten en una de las plantas de interiores más populares.

Pese a esto, el consumo accidental de la adelfa es totalmente dañino para el organismo. Tanto sus flores como sus hojas contienen sustancias tóxicas que pueden producir vómitos y otros trastornos gastrointestinales. Además, el contacto directo con esta planta produce irritación en la piel.

3. La palma de sagú

La palma de sagú es una elegante planta ancestral que se compone por un bulbo y unos tallos largos que nacen de éste. De los esbeltos tallos aparecen unas hojas colocadas de forma precisa que crean un efecto óptico de perfección.

Tanto el bulbo como los tallos y la savia de su interior son tóxicos para los seres humanos y para otros animales: su consumo produce diarrea, vómitos y malestar e incluso puede colapsar al organismo si su ingesta ha sido en grandes cantidades.

4. El potus

Todos habremos visto en alguna ocasión un potus en casa de nuestros padres o de algún otro familiar. Es la típica planta que se encuentra en los rincones, que necesita pocos cuidados y que aporta un toque de luz al hogar.

El principal problema es que, al igual que las plantas que nunca deberías tener en casa comentadas anteriormente, su ingesta puede producir ardor de estómago, trastornos gastrointestinales y mareos.

5. El filodendro

El filodendro es una planta de tallo largo y hojas de gran envergadura que se asemejan a los nenúfares. Sus hojas espectaculares hacen que esta planta sea muy bien acogida por decoradores y personas con espacios grandes que rellenar.

Pero no todo puede ser tan bueno, y es que el consumo accidental de filodendro es tóxico para animales domésticos y humanos, por lo que, si eres de los que tiene perro o gato en casa, recomendamos evitar esta planta dentro del hogar.

6. Los narcisos

Por último encontramos los tan conocidos y populares narcisos, cuyas flores amarillas son espectaculares y preciosas. Es común encontrarlas en jarrones de gran longitud ya que los tallos que sostienen las flores son realmente largos y tersos.

Y pese a que decorativamente sean fantásticos, lo cierto es que su consumo es tóxico -en concreto el del bulbo del que nacen los largos tallos de los narcisos. Esta parte de la planta se asemeja mucho a las cebollas y por ello es importante alejarlo del alcance de los niños.

Plantas de interior seguras y no tóxicas

Después de comentar las plantas que nunca deberías tener en el interior de tu hogar debido al efecto venenoso de su consumo accidental, queremos calmar los ánimos y aportar posibles alternativas a estas plantas.

Algunas de las plantas más seguras para tener dentro de casa sin comprometer ni arriesgar la salud de niños o mascotas son los helechos, el árbol de jade, los coleos o las preciosas violetas africanas -todas ellas con un porte y unas flores que no tienen nada que enviar a las anteriores.

Además, una alternativa divertida y segura para cultivar dentro del hogar son las hierbas aromáticas. El romero, el perejil, o la albahaca son perfectas para dar verde a los diferentes ambientes de casa y darles un uso culinario que aportará un toque diferente a nuestros platos.

Comentarios