Calienta biberones: guía de compra y por qué tener uno en casa

Algunos consejos básicos para comprar un buen calienta biberones
Cosas que debemos considerar a la hora de comprar un calienta biberones | iStock

A medida que un bebé deja la lactancia e incorpora alimentos a su dieta, debemos cuidar de que la leche materna del biberón esté en condiciones óptimas. Hace no tantos años, la única manera de controlar la temperatura del biberón era palpándolo o probando la leche para comprobar que estuviera tibia, pero en la actualidad hay otras soluciones más cómodas y precisas, como los calienta biberones.

Calienta biberones: 6 cosas a tener en cuenta

No tenemos porqué quedarnos con el primer calienta biberones que encontremos en la tienda. Igual que otras cosas para el cuidado del bebé, como el sacaleches o el comunicador, hay que considerar varios factores para quedarnos con la mejor opción o aquella que mejor se adapta a nuestras necesidades. Te ayudamos a elegir los mejores calienta biberones con unas cuantos consejos básicos.

1. Cantidad de biberones

Lo primero que debemos tener en cuenta es cuántos biberones vamos a tener que calentar al mismo tiempo. No hay que olvidar a las madres que han tenido mellizos, trillizos o que han tenido hijos con muy poca edad de diferencia. Para ellas, existen calienta biberones con los que podemos calentar varios al mismo tiempo, lo que resulta tremendamente útil y nos puede ahorrar un montón de tiempo.

2. Calienta biberones digitales

En segundo lugar, los calienta biberones más modernos cuentan con una pequeña pantalla digital que nos informa de varias cosas: cuándo finaliza el proceso de calentado, a qué temperatura está le leche o qué programa hemos seleccionado. Los hay con pantallas digitales simples o con pantallas LCD más completas, que suelen incorporar un mando a distancia.

3. Programas

Los calienta biberones eléctricos son más fáciles de utilizar, ya que solo incorporan una rueda para seleccionar la temperatura y el programa del biberón. Los digitales, en cambio, suelen tener varias funciones. Si acostumbramos a guardar la leche en el congelador, quizás debamos considerar la compra de un calienta biberones con programa de calentado gradual, para que la leche materna conserve todas sus propiedades. Algunos modelos de Chicco, por ejemplo, tienen hasta 12 programas específicos.

4. Capacidad

Aunque hay una serie de indicaciones médicas que todas las madres deben tener en cuenta, cada bebé acostumbra a consumir una cantidad de leche determinada. Uno de los aspectos básicos a la hora de elegir un calienta biberones es su capacidad. Los más grandes pueden tener una capacidad de medio litro, pero también hay calienta biberones de viaje, de unos 200 mililitros, que nos pueden ayudar a salir del paso cuando estamos fuera.

5. Rapidez

El siguiente aspecto a tener en cuenta es el tiempo transcurrido desde que ponemos el biberón hasta que calienta y descongela la leche. Sobre esto último, debemos procurar que el calienta biberones pueda descongelar el producto sin alterar su calidad. Por lo general, un calienta biberones tarda unos 10 minutos en calentar unos 125 ml, aunque algunos cuentan con una función de calentado rápido que reduce el tiempo a unos 4 minutos.

6. Conectividad

Finalmente, valoraremos su conectividad. Los modelos recientes pueden conectarse a la toma de mechero del coche o a través de un cable USB para preparar la comida del bebé en cualquier sitio. Si se puede conectar en el coche, debemos comprobar que tenga un estabilizador para que no se mueva mientras conducimos.

¿Por qué usar un calienta biberones?

Ya sabemos en qué debemos fijarnos a la hora de comprar un calienta biberones pero, ¿realmente hay necesidad de comprar uno? Poner agua a hervir y verterla en un termo puede cumplir la misma función, sin necesidad de comprar otro aparato que ocupe espacio en casa, ¿o no? A continuación, listamos las principales ventajas de comprar un calienta biberones.

  1. No son demasiado caros. Los modelos más completos y modernos suelen costar unos 40 euros, un precio razonable comparado con la cantidad de tiempo que nos ahorramos calentando la leche.
  2. Un calienta biberones digital nos marcará la temperatura exacta de la leche materna. De igual modo, calentará todo el contenido del biberón de manera uniforme, así que no tendremos que preocuparnos más.
  3. Uno de los aspectos decisivos es la posibilidad de calentar el biberón en pocos minutos, sin necesidad de usar el método tradicional de meter el biberón al baño maría.
  4. No ocupan demasiado espacio y puedes escoger el diseño que más te guste. En algunos casos, no tendrás ni que enchufar el calienta biberones a la red eléctrica.