Estimulación ovárica controlada o EOC: qué es y aspectos a tener en cuenta

Todo lo que debes saber sobre esta fase concreta de la fecundación in vitro o FIV
Información esencial para la estimulación ovárica | iStock

Según datos de la Sociedad Española de la Fertilidad (SEF), alrededor del 15% de las parejas en España suele desarrollar problemas de fertilidad. Eso, sumado al hecho de que cada vez más mujeres deciden ser madres sin pareja, hace que cada vez más gente recurra a tratamientos de reproducción asistida, principalmente a la inseminación artificial y a la fecundación in vitro

La inseminación artificial es un proceso sencillo y con pocos efectos secundarios, pero la probabilidad de embarazo es limitada. Por otro lado, la fecundación in vitro (también llamada FIV o Fivicsi) es más costosa, pero la tasa de éxito es más elevada, según observamos en los resultados de esta clínica de fertilidad Madrid. Para los que estén considerando este último tratamiento, repasamos una serie de aspectos a tener en cuenta durante el proceso.

Primero repasamos, de forma breve, el proceso de fecundación in vitro. La FIV es un tratamiento de reproducción asistida que consiste en la unión de un óvulo con un espermatozoide en un laboratorio. Posteriormente, los embriones de buena calidad que se hayan desarrollado en el óvulo, se transmiten al útero materno, mientras que los demás se guardan -mediante criogenización- para su posible uso en un futuro.

La estimulación ovárica controlada (EOC)

No obstante, para que el óvulo desarrollo embriones de buena calidad, es necesaria una estimulación artificial: la estimulación ovárica controlada o EOC. En esta fase de la fecundación, se le administra a la futura madre medicación hormonal que contiene la hormona FSH. Esto permite la maduración de varios folículos a la vez, aumentando el número de ovocitos, el número de embriones y, en definitiva, las posibilidades de embarazo.

En otras palabras: durante diez días, y mediante la medicación, se busca reproducir lo que sucede de forma natural pero a gran escala. para aumentar las posibilidades de fecundación.

Por otra parte, durante la fase de estimulación ovárica, en la que nos centraremos en las siguientes líneas, la paciente deberá acudir cada dos o tres días al centro de reproducción asistida para comprobar que los folículos crecen correctamente en el óvulo. Esto se comprueba mediante una ecografía y los análisis hormonales. Los expertos determinarán cuál es el momento adecuado para pasar a la siguiente fase: la punción ovárica.

Aspectos de la estimulación ovárica a tener en cuenta

Cabe destacar que durante estos días es posible notar algunos síntomas como dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarreas, propios del síndrome de hiperestimulación ovárica. Es posible prevenir este síndrome con un plan individualizado de medicamentos o la inhibición de gonadotrofinas en el caso de que los medicamentos inyectables no sean recomendables.

Ejercicio sí, pero moderado

Muchas mujeres se preguntan si es mejor guardar reposo durante esta fase o, por el contrario, es recomendable hacer ejercicio. Aunque la creencia generalizada es que un estilo de vida sedentario favorece un resultado positivo del tratamiento, lo cierto es que no hay estudios concluyentes que afirmen que existen mejores o peores resultados en función de la actividad física. Lo recomendable, eso sí, es hacer ejercicio antes de someterse a la reproducción asistida.

Nada de tabaco o alcohol

Por otro lado, y como en cualquier otro tratamiento, es altamente recomendable llevar un estricto control de la alimentación y no someter a nuestro organismo a hábitos tóxicos. como pueden ser el alcohol o el tabaco. No podemos olvidar que el humo del tabaco altera el ciclo menstrual, disminuye la cantidad de ovarios y los valores de una hormona clave en el proceso llamada antimülleriana.

Preparación emocional

Los expertos aseguran que una buena preparación emocional juega un papel fundamental durante el proceso de fecundación artificial, principalmente por las alteraciones hormonales. En este sentido, algunas clínicas e institutos disponen de psicólogos especialistas en fertilidad que pueden aportar un plus muy importante a los pacientes.

Consejos antes de la punción ovárica

Si la estimulación ovárica controlada ha salido según lo esperado, los médicos procederán con la punción ovárica. Esta intervención breve -suele durar unos 15 minutos- es clave para la ovulación, y por lo tanto conviene seguir una serie de pautas y consejos.

  • Como en cualquier otra intervención quirúrgica, es necesario acudir a la clínica en ayunas.
  • Es importante que, el día de la intervención, no lleves joyas, perfumes, piercings, esmalte de uñas o cualquier otro producto similar.
  • Es recomendable hacer reposo una vez haya acabada la intervención, para evitar los posibles efectos secundarios de la anestesia.