Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Los 4 tratamientos de fertilidad más eficaces

Las parejas que no consiguen concebir pueden beneficiarse de estos avanzados procedimientos médicos.

Existe gran variedad de tratamientos de fertilidad cada vez más eficaces y con mejores resultados. Quedarse embarazada resulta una hazaña tremendamente compleja para las mujeres que, después de haber intentado métodos de fertilidad natural y quizás a causa de la edad o de un estilo de vida estresante, no logran quedarse embarazadas.

Es por ello que, con el desarrollo de la medicina y su aplicación, se han creado métodos y tratamientos para favorecer y potenciar la fertilidad de las mujeres. A continuación vamos a exponer cuáles son los métodos de fertilidad que mejor resultados tienen y en qué consisten.

¿En qué consisten los métodos de fertilidad?

Los problemas de fertilidad son más comunes de lo que se piensa en parejas en edad fértil. Esto quizás es debido a una alimentación poco equilibrada, a un ritmo de vida sedentario o a esperar cada vez tiempo más para decidir concebir un hijo; todos estos factores dificultan que el embarazo sea posible.

Por ello, y ante la demanda de muchas personas que desean convertirse en padres biológicos, se han creado los llamados tratamientos de fertilidad. Estos tratamientos influyen de manera directa en la capacidad de concebir de la mujer, y van desde modificaciones hormonales hasta dolorosos procedimientos que pueden tener repercusiones serias en el estado anímico de la pareja.

En consecuencia es importante ser conscientes de todas las consecuencias, tanto positivas como negativas, que conlleva sumergirse en uno de los métodos existentes para potenciar la fertilidad de la mujer.

Prepararse para fluctuaciones en el estado emocional y posibles frustraciones por no lograr la fecundación es realmente importante para pasar por este proceso de la manera más saludable posible.

Los 4 tratamientos de fertilidad más utilizados

En España se han creado infinidad de clínicas dedicadas exclusivamente a proporcionar tratamientos de fertilidad. Algunas de las más conocidas en este país son las clínicas IVI, el Instituto Marqués o Cirh-Corachan, entre otras.

Los tratamientos más utilizados son la Fecundación In Vitro (FIV), la inseminación artificial, las técnicas de inyección intracitoplasmática (ICSI) y la Vitrificación de ovocitos. Cada uno de estos métodos está orientado a casos y necesidades diferentes, por lo que es relevante un buen estudio y diagnóstico del problema.

1. La fecundación in vitro (FIB)

La fecundación in vitro es una de las técnicas de reproducción asistida que mejores resultados proporciona. Consiste en la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide en un contexto de laboratorio, es decir, fuera del organismo de la mujer.

Con este método es necesario extraer algunos óvulos del cuerpo de la mujer y, ya que lo normal es que el óvulo madure al cabo de un mes, se precisa de un tratamiento hormonal de estimulación ovárica. Este tratamiento de estimulación ovárica consiste en una inyección de gonadotropinas y agonistas y antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). De este modo se va a potenciar la maduración de más de un óvulo a la vez.

Estos protocolos suelen tener una duración de 20 días aproximadamente, en función del caso y de las necesidades de cada mujer. Cuando los óvulos están maduros se procede a la punción folicular, método con el que se extraen los óvulos. A continuación se obtiene una muestra de semen que puede ser tanto de la pareja como de un donante anónimo. Ahora es el momento en el que se lleva a cabo la fecundación del óvulo por parte de los espermatozoides.

La fecundación se suele provocar colocando los óvulos junto a los espermatozoides en una placa de Petri o mediante otras técnicas que se explicarán a continuación. Cuando la fecundación se ha producido, se “cultivará” el cigoto para que el desarrollo en los primeros momentos (2 a 5 días) sea adecuado.

Una vez cultivado el cigoto, este debe ser introducido en el útero de la mujer. Cabe remarcar que cuando se lleva a cabo este proceso de fertilidad se fecunda más de un óvulo; así se obtienen varios embriones que suelen ser implantados en el útero. Se realiza mediante una inyección y no requiere de técnicas costosas ni dolorosas.

2. La inseminación artificial

La inseminación artificial es otro de los métodos que utilizan miles de personas con el objetivo de concebir. Esta técnica de fertilidad es algo más sencilla que la fecundación in vitro, ya que no necesita de la extracción de óvulos de la mujer.

Para iniciar el método se lleva a cabo un proceso de estimulación ovárica para que las posibilidades de maduración de uno o varios óvulos sea mayor. Cuando los óvulos están maduros se procede a hacer una exploración del útero de la mujer con el objetivo de analizar si el endometrio está listo para acoger un cigoto.

Una vez se ha confirmado que todo está correcto se pasa a la obtención de semen de la pareja o del donante. Es entonces cuando se procede a la inseminación artificial introduciendo los espermatozoides previamente seleccionados mediante una cánula que llega al útero.

3. La inyección intracitoplasmática (ICSI)

Esta es una de las novedosas técnicas de perfeccionamiento de la fecundación in vitro. Se diferencia de la fecundación in vitro tradicional, que se lleva a cabo en una placa de Petri o una probeta y se espera que de manera natural se produzca la inseminación.

Con la inyección intracitoplasmática (ICSI), la fecundación del óvulo se lleva a cabo de manera artificial; de este modo, se introduce un espermatozoide dentro del óvulo a través de una micropipeta, atravesando su membrana citoplasmática.

Así se ahorran procesos que pueden resultar dificultosos para el espermatozoide, como la penetración en el citoplasma o la fusión con el óvulo. Además en este proceso sólo es necesario un espermatozoide, a diferencia de la fecundación natural, en la que se necesitan miles.  

4. La vitrificación de ovocitos

Por último, el método de vitrificación de óvulos u ovocitos es una técnica de fertilidad que está ganando adeptas día a día. Esto es debido a que permite aplazar el momento de ser madre hasta una edad relativamente tardía.

Gracias a este proceso de fertilidad, los óvulos pueden ser “ultracongelados” para ser utilizados más adelante. Pasar por enfermedades como el cáncer, tener una vida profesional muy ajetreada o no sentirse preparado para ser madre o padre lleva a miles de mujeres al año a recurrir a esta técnica.

El procedimiento es similar a la primera parte de la fecundación in vitro, con la diferencia que en el momento de la punción y extracción de óvulos estos no serán fecundados sino que se vitrificarán. Este proceso consiste en introducir el ovocito en nitrógeno líquido, método con el que será posible que esta célula conserve todas sus características y sea útil en un futuro.

Comentarios