Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Flumil (Forte y Complex): qué es, usos y contraindicaciones

Este fármaco, a base de acetilcisteína, está indicado para tratar la mucosidad asociada a procesos catarrales.
El Flumil se fabrica tanto formato jarabe, como en sobres para disolver y en cápsulas, todos para ser administrados por vía oral.

El flumil es uno de los medicamentos más utilizados para eliminar la mucosidad que cursa con todo tipo de enfermedades y también para favorecer su excreción. Con el fin de administrar correctamente el tratamiento en caso de enfermedad, debemos conocer las características básicas de este medicamento.

Para conocer más acerca del medicamento, en este artículo conoceremos qué es el Flumil, cuáles son sus usos habituales y sus contraindicaciones.

¿Qué es Flumil?

Flumil es un medicamento perteneciente a los llamados “mucolíticos” cuyo principio activo es la acetilcisteína, un fármaco utilizado para ablandar la mucosidad entre otros usos. Se trata además de uno de los medicamentos más utilizados para tratar resfriados y procesos catarrales, limpiar los bronquios y también tratar algunas otras enfermedades más graves que veremos a continuación.

Este fármaco se presenta normalmente en sobres, aunque también se fabrica en formato jarabe y cápsulas, de 20 mg y debe ser tomado, según el prospecto, de manera oral, en dosis de 10 mililitros cada 8 horas, o bien 30 mililitros en una sola toma. Es recomendable no superar la dosis de 30 mililitros al día por motivos de salud.

En el caso de adolescentes y niños mayores de 6 años, se recomienda tomar 10 mililitros de solución oral cada 8 horas y no superar la dosis de 30 mililitros al día, en niños menores la dosis máxima es de 15 mililitros. No es recomendable el consumo de este medicamento en menores de 2 años.

Estas son algunas de recomendaciones de administración y son esenciales para hacer un uso responsable durante el tratamiento. No obstante, se recomienda seguir siempre las indicaciones del médico o farmacéutico.

Usos de este medicamento

Como hemos indicado, Flumil se usa como medicamento para distintos fines. El uso más habitual es como mucolítico para ablandar la mucosidad espesa, reducir el nivel de esta presente en las vías respiratorias y favorecer su expulsión.

Las principales enfermedades en las que se utiliza el flumil como medicamento son catarros y resfriados, la bronquitis y enfermedades más graves como la fibrosis quística entre otras.

El flumil también se utiliza como tratamiento en sobredosis de paracetamol gracias a su principio activo, la acetilcisteína.

Flumil es administrado para deshacer la mucosidad espesa asociada a los procesos catarrales.

Contraindicaciones y efectos adversos

Como en todos los medicamentos, los fabricantes establecen una serie de contraindicaciones y efectos adversos que deben ser tomados en cuenta a la hora de empezar el tratamiento. A continuación, destacamos los principales efectos adversos y contraindicaciones del flumil.

1. Contraindicaciones

Entre las principales contraindicaciones del este fármaco se encuentran: no consumir si se tiene úlcera de estómago o duodeno, si se es alérgico a alguno de los componentes del Flumil o si el paciente es menor de 2 años.

Si se tiene asma o algún otro tipo de enfermedad grave relacionada con el aparato respiratorio, deberá consultarse con el médico antes de empezar el tratamiento; del mismo modo deberá consultarse con un especialista la idoneidad de combinar el tratamiento de flumil con otro tipo de medicamento.

2. Efectos adversos

Existen una serie de efectos adversos que este medicamento puede desencadenar, aunque no afectan a todo el mundo ni se presentan de igual forma en todos los pacientes.

Algunos de los efectos adversos del flumil son: dolores de cabeza, dolor o ardor de estómago, diarrea, náusea o vómitos, ereupción cutánea y zumbido de oídos. Si se presenta alguno de estos efectos adversos conviene consultar con un médico.

¿Qué precauciones se deben tomar durante su consumo?

Tal y como indica el prospecto del medicamento, y como sucede en la mayoría de medicamentos, existen una serie de precauciones que se recomienda tomar a la hora de administrar ciertas dosis de Flumil.

Algunas de estas precauciones son: consultar con un médico si aparece algún tipo de dolor en el estómago o abdominal una vez se ha iniciado el tratamiento; comunicar a un médico antes de empezar el tratamiento si está tomando algún otro medicamento o se ha tomado recientemente; no conducir ni usar maquinaria peligrosa durante el tratamiento con este fármaco y tener presente que el medicamento puede provocar algún tipo de alergia por ciertos elementos que contiene.

Además de eso, también se recomienda no consumir el producto a los 15 días de abrirlo; mantenerlo lejos del alcance de los niños y desechar el medicamento, una vez utilizado, junto con su envoltorio en un punto de deshecho de cualquier farmacia.

Bibliografía:

  • Baker, E. (2014). Top 100 drugs : clinical pharmacology and practical prescribing. p. Acetylcysteine.

  • Borgström, L., Kågedal, B. & Paulsen, O. (1986). Pharmacokinetics of N-acetylcysteine in man. European Journal of Clinical Pharmacology. 31(2): 217–22.

  • Dawson, A.H.; Henry, D.A.; McEwen, J. (1989). Adverse reactions to N-acetylcysteine during treatment for paracetamol poisoning. The Medical Journal of Australia. 150 (6): 329–31

  • Talbott, S. M. (2017). A Guide to Understanding Dietary Supplements. Routledge, p. 469.

Comentarios