Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

Ibuprofeno: ¿qué es, para qué sirve y cuándo tomarlo?

El Ibuprofeno es un fármaco antiinflamatorio que sirve para tratar muchos tipos de dolor distintos.

 

 

En todo botiquín casero de primeros auxilios encontraremos medicamentos que alivian dolores de cabeza o de cuerpo leves -aquellos fármacos que buscamos cuando tenemos un resfriado, fiebre o resaca, por ejemplo. Entre los más comunes están el ibuprofeno, la aspirina o el paracetamol.

En este artículo explicamos qué es el ibuprofeno y para qué se utiliza y hablamos sobre los efectos secundarios que puede tener, las dosis recomendadas en adultos y niños y su relación con otros medicamentos similares.

¿Qué es el ibuprofeno?

El ibuprofeno forma parte del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos o AINEs, un conjunto de fármacos de acción rápida que son comúnmente utilizados para aliviar síntomas de dolor, inflamación y fiebre.

Los AINEs inhiben una enzima, la llamada ciclooxigenasa, que se transforma en prostaglandinas y tromboxanos (las sustancias que causan inflamación de los tejidos musculares). El ibuprofeno reduce la liberación de estas sustancias, por lo que alivia el dolor que viene con la inflamación.

Además de los antiinflamatorios no esteroideos existen los fármacos antiinflamatorios esteroideos. Ambos tipos de medicamento tienen la finalidad de frenar la inflamación y el dolor asociado mediante un bloqueo de los agentes que la generan.

La diferencia entre estos dos tipos de medicamentos es que los antiinflamatorios esteroides están basados en corticoesteroides, por lo que un consumo cotidiano puede afectar de manera importante el sistema hormonal. Por esto se recomienda tomarlos solo en casos críticos de inflamación y con una regulación médica.

En cambio, los AINEs pueden tomarse manera más regular porque tienen un efecto menos nocivo y también provocan menos reacciones adversas. No obstante, es necesario tomar algunas precauciones y, sobre todo, evitar un consumo frecuente no controlado.

¿Para qué sirve?

El ibuprofeno sirve para aliviar el dolor provocado por inflamaciones. Este analgésico reduce los síntomas de fiebre y muchos tipos de dolor: de cabeza, de garganta, musculares, dentales, los dolores relacionados con artritis e incluso los cólicos, que afectan a la parte baja del abdomen y que son comunes en la menstruación.

El ibuprofeno forma parte del tratamiento del dolor asociado a enfermedades como la artritis reumatoide, la artrosis, la amigdalitis, las migrañas, los cálculos renales, la tendinitis o la lumbalgia.

¿Cómo tomar ibuprofeno? Dosis recomendada y precio aproximado

La vía de administración es oral y normalmente la dosis recomendada para aliviar un dolor leve es la de 400 mg. Es común suponer que la dosis de 600 mg tendrá un efecto más rápido o más potente; no obstante, tomar 600 mg no necesariamente resulta más efectivo y sí supone una mayor probabilidad de sufrir los efectos secundarios.

Los niños mayores de 6 años pueden tomar ibuprofeno, preferentemente mezclado con alimentos para evitar daños estomacales. Tal como en los adultos, el uso pediátrico alivia fiebre y dolores leves. La dosis recomendada depende del peso del niño y también de la cantidad en mg de ibuprofeno que contienen las pastillas o las gotas.

El precio varía según el lugar en donde se compra. Es un medicamento que puede venderse sin receta (en la dosis de 400 mg) y una caja de 40 comprimidos cuesta alrededor de 2 euros, 2,5 dólares americanos o 40 pesos mexicanos.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Los efectos secundarios del ibuprofeno son los mismos que cualquier otro fármaco AINE. Algunas reacciones leves son ardor o acidez en el estómago, visión borrosa, náuseas, mareos, retención de líquidos, estreñimiento o gases.

También puede provocar reacciones graves, sobre todo si el consumo es muy frecuente y en dosis elevadas, por ejemplo úlcera péptica o insuficiencia renal. El uso frecuente de ibuprofeno se ha relacionado incluso con ataques cardiacos o cerebrovasculares y con infertilidad masculina.  

No se recomienda tomar ibuprofeno cuando:

  • Se han presentado reacciones alérgicas o broncoespasmos con otros fármacos AINEs (por ejemplo el paracetamol).

  • Hay insuficiencia cardiaca o alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  • Se ha diagnosticado gastritis o úlcera.

  • En el diagnóstico de cirrosis.

  • Si hay antecedentes de hemorragia o un nivel sanguíneo muy bajo.

  • Durante el embarazo, especialmente en los primeros tres meses.

Tampoco se recomienda consumir ibuprofeno y alcohol al mismo tiempo ya que esta combinación aumenta la probabilidad de padecer problemas gastrointestinales y cardiovasculares.

¿Ibuprofeno o Paracetamol? Diferencias principales

El paracetamol también pertenece a la familia de los AINEs, por lo que sus beneficios, usos y contraindicaciones son muy similares a los del ibuprofeno. No obstante existen algunas diferencias importantes entre estos dos medicamentos.

Por ejemplo, se recomienda tomar ibuprofeno y no paracetamol en casos de dolor provocados por resaca, ya que éste último acelera la actividad del hígado, que de por sí ya tiene mucho trabajo tratando de eliminar los tóxicos del cuerpo derivados del alcohol.

El paracetamol alivia molestias iniciales, leves, esporádicas y en dolores de articulaciones. Por su parte, se recomienda ibuprofeno después de hacer mucho ejercicio o para lesiones musculares más fuertes.

También es recomendable tomar paracetamol en lugar de ibuprofeno cuando se tiene fiebre, mientras que para los dolores dentales se recomienda lo contrario.

Otros fármacos relacionados

Además del ibuprofeno y el paracetamol hay otros fármacos AINEs muy populares, por ejemplo el diclofenaco, que tiene prácticamente los mismo efectos e indicaciones que el ibuprofeno, o el ketorolaco; en este caso lo más común es utilizarlo para tratamientos de 5 a 7 días de dolores causados por lesiones o cirugías.

También es común encontrar naproxeno (uno de los AINEs más seguros y con mayor eficacia para aliviar dolor por osteoartritis y también cólicos, y con menos riesgo cardiovascular), nolotil (mismos beneficios, menos daño al estómago, pero con efectos secundarios más molestos) y enantyum (no se recomienda para dolor de cabeza sino para dolores musculoesqueléticos posoperatorios o también para cólicos en la regla).

Para conseguir que su efecto sea más rápido, es común mezclar ibuprofeno con arginina, sustancia que acelera el tiempo de absorción del fármaco. La arginina es un aminoácido semi esencial, básico en la creación de proteínas. Se utiliza durante el tratamiento de trastornos cardiovasculares y de hipertensión, así como en resfriados comunes y para fortalecer el sistema inmune.

En ocasiones el ibuprofeno se confunde con la loratadina porque esta última también se utiliza para aliviar resfriados. No obstante, se trata de medicamentos muy distintos. La loratadina es un antihistamínico y por tanto ayuda a reducir síntomas de urticaria y reacciones alérgicas dermatológicas.

No hay que olvidar, que, como en todo tratamiento, la dosis recomendada de cualquier fármaco puede variar de acuerdo con las necesidades de cada organismo, y el uso excesivo tiene efectos dañinos.

Referencias bibliográficas:

  • Golan DE,Tashjian AH,Armstrong EJ, Armstrong A W (2012). Principios de Farmacologia .3ª Edición  Wolters Kluver.
  • Mestres C., Duran M. (2011). Farmacología en Nutrición 1ª Edición .Editorial Medica Panamerícana.
Comentarios
Reina Cruz
Quiero saber sobre TUMORES VESICAL EN VEGIGA ANTES Y DESPUES DE LA CIRUGIA ALIMENTACION QUE DEBA TENER EN CUENTA GRACIAS