Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Nolotil (metamizol): ¿para qué sirve y cuáles son sus efectos secundarios?

Este potente fármaco es muy utilizado para tratar los dolores, pero debido a sus efectos secundarios podría no ser la mejor opción.
Metamizol es el nombre genérico del Nolotil. 

 

Entre los muchos medicamentos analgésicos existentes encontramos el metamizol o dipirona, que es muy popular en la Península Ibérica pero está prohibido o resulta muy difícil de conseguir en otras partes del mundo.

En este artículo describiremos para qué sirve y cuáles son los efectos secundarios del metamizol y del Nolotil, nombre comercial que se utiliza de forma habitual en España para hacer referencia a este medicamento.

¿Qué es el metamizol (o dipirona)?

El metamizol o dipirona es un fármaco que se utiliza para tratar el dolor (analgésico), la fiebre (antipirético) y los espasmos musculares (espasmolítico), entre otros problemas físicos. Aunque su uso es relativamente habitual en algunos países, ha sido prohibido en muchos otros por motivos que detallaremos más adelante.

El metamizol puede “parecerse” al paracetamol, des del punto de vista práctico, aunque éste último tiene una potencia inferior al metamizol. Su acción podría confundirse con la del ibuprofeno o el Enantyum (dexketoprofeno) ya que los tres principios activos son analgésicos y antipiréticos, pero el metamizol, a diferencia de estos dos principios activos, no es antinflamatorio pero si espasmolítico.

En España y Portugal el metamizol se comercializa principalmente con el nombre de “Nolotil”, mientras que en América Latina es posible encontrarlo como “Novalgina”, “Neo-Melubrina”, “Antalgina” y “Neosaldina”, entre otras denominaciones. En ocasiones se lo etiqueta simplemente como “Dipirona” o “Metamizol”.

El metamizol pertenece a la clase farmacológica de las pirazolonas, que se utiliza de forma muy habitual para tratar el dolor, y en menor medida el resto de síntomas que hemos mencionado. Otros medicamentos de esta familia son la propifenazona y la fenazona. En los últimos años las pirazolonas han perdido popularidad por su asociación con reacciones adversas severas, aunque infrecuentes.

En España es muy popular el Nolotil 575 mg en cápsulas duras. Aunque el formato cápsula es el más habitual, también es posible encontrar este medicamento en ampollas como solución inyectable.

El Nolotil es un antiinflamatorio que sirve para calmar el dolor y rebajar la fiebre. 

¿Para qué sirve el Nolotil?

El Nolotil sirve para tratar dolores y fiebres de intensidad media y alta, principalmente, si bien hay que tener en cuenta algunos aspectos clave a la hora de decidir si tomar metamizol u otro tipo de fármaco con el objetivo de aliviar un malestar determinado. Veamos en qué circunstancias específicas se recomienda el consumo de este fármaco.

1. Para el dolor de muelas

Si vives en España es muy probable que asocies el nombre “Nolotil” con un uso en particular: el tratamiento del dolor de muelas. Esta aplicación del metamizol se debe a sus efectos analgésicas, que pueden ser de gran ayuda para aliviar molestias como las que se derivan de intervenciones quirúrgicas dentales o del crecimiento de las (odiosas) muelas del juicio.

2. Para los espasmos musculares

Los efectos espasmolíticos del Nolotil lo convierten en una opción válida para minimizar los dolores localizados en los órganos internos. En este sentido cabe destacar los cólicos nefríticos y los biliares, dos tipos de dolor que afectan al aparato urogenital, si bien técnicamente podrían ser útiles también en otros tipos de espasmos musculares.

3. Para otros tipos de dolor

El metamizol no sólo sirve para combatir los dolores dentales y los derivados de espasmos, sino que tiene efectos analgésicos de carácter general. En consecuencia, en ocasiones se utiliza para tratar muchos tipos de dolor agudos como sobre todo cuando su intensidad es relativamente elevada y cuando se relacionan con operaciones médicas o traumatismos.

Se recomienda no prolongar el tratamiento más de una semana, pero si el médico considera que es necesario tomarlo durante un periodo de tiempo más largo, deberá llevarse a cabo una vigilancia estrecha de la aparición de determinados signos de agranulocitosis, también conocida como neutropenia (disminución de  granulocitos, también llamados neutrófilos, en sangre, que puede ser grave y en ocasiones fatal).

Si bien es cierto que muchas personas toman Nolotil para aliviar los síntomas del dolor de cabeza, es muy probable que no se trate del fármaco más adecuado para este uso; se recomienda optar por analgésicos más suaves y con menos efectos secundarios, particularmente el paracetamol.

4. Para bajar la fiebre intensa

Una de las principales indicaciones del metamizol se relaciona con el manejo de la fiebre intensa y que no remite con ayuda de otros antipiréticos menos agresivos. En este sentido es mejor evitar consumir Nolotil si fármacos como la aspirina, el paracetamol o el ibuprofeno resultan suficientes para reducir el malestar de forma significativa.

Para evitar los efectos secundarios del Nolotil siga las instrucciones de su médico o farmacéutico. 

Efectos secundarios y contraindicaciones

El efecto secundario más grave del Nolotil es la neutropenia o agranulocitosis, términos que se emplean para hacer referencia a una disminución importante del número de granulocitos (neutrófilos) que se encuentran en el torrente sanguíneo. Este cuadro clínico cursa con síntomas como fiebre, dificultades para respirar, sensaciones de cansancio y debilidad o úlceras en la boca.

Si no se trata, la agranulocitosis puede llegar a provocar la muerte. Es por esto que la venta de metamizol se ha limitado o prohibido en un gran número de países, incluyendo los Estados Unidos. No obstante cabe tener en cuenta que, a modo general, la población española parece tener una predisposición baja a desarrollar este preocupante síndrome, ya que existe una predisposición genética a padecer esta complicación.

Es importante que el paciente que tome Nolotil sepa de la posible aparición de este efecto adverso. Los síntomas pueden ser: malestar general, infección, fiebre persistente, dolor de garganta, cambios dolorosos en la mucosa de la boca y la nariz, hematomas, sangrado, palidez o deterioro inesperado del estado general. Cuando aparezcan estos síntomas y signos hay que interrumpir inmediatamente la administración de Nolotil y controlar el recuento sanguíneo hasta que vuelva a la normalidad.

Durante el pasado mes de noviembre del año 2018, en España se recrudecieron las normas de venta  y administración del Nolotil debido a la muerte de varios turistas ingleses a los que se les había administrado metamizol. También se registraron algunas muertes de españoles por la misma causa. Aunque la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) no ha reconocido oficialmente que se debiera a los efectos secundarios de este fármaco.

En cuanto al resto de efectos secundarios, los más habituales incluyen reacciones de tipo alérgico en la piel y en las mucosas, malestar digestivo, problemas para respirar (sobre todo en personas con asma) y disminución de la presión sanguínea, es decir, hipotensión.

No se recomienda consumir Nolotil durante el embarazo, especialmente en primer y el tercer trimestre, en el cual aumenta de forma significativa el riesgo de que se produzcan afectaciones en el bebé. También es preferible evitar tomar metamizol durante la lactancia (si hay que tomarlo, evitar la lactancia durante el tratamiento con metamizol y las 48 horas siguientes a su última administración) y en edades muy tempranas, así como si la persona tiene historia de reacciones adversas a otros analgésicos.

¿Qué hacer en caso de sobredosis?

Si bien es cierto que el Nolotil se considera un fármaco bastante seguro, incluso en el caso de que se tome más del necesario, si la persona experimenta un sobredosis, se deberán tomar medidas de apoyo; así como medidas para limitar la absorción del metamizol y acelerar la excreción de este.

Esto se puede conseguir mediante la administración de carbón activado o mediante la hemodiálisis, la cual consiste en eliminar los residuos en la sangre cuando los riñones no tienen el poder suficiente para hacerlo. 

¿Cómo tomar Nolotil?

Como ya hemos comentado Nolotil está comercializado en cápsulas y en ampollas inyectables. En ambos casos hay que tomar la dosis mínima efectiva el menor tiempo posible.

En el caso de Nolotil cápsulas (existe envase de 10 y de 20 cápsulas) los adultos y adolescentes mayores de 15 años deben tomar una cápsula al día cada 6 u 8 horas, sin llegar a superar nunca las 6 cápsulas al día.

No prolongar su uso más de una semana a menos que lo indique el médico y bajo los controles pertinentes. En pacientes de edad avanzada debe reducirse la dosis ya que la eliminación del fármaco por el organismo es más lenta.

Nolotil ampollas debe administrarse vía intramuscular profunda o intravenosa y debe calentarse hasta temperatura corporal antes de administrarse. En adultos y adolescentes mayores de 15 años se administra como máximo una ampolla cada 8 horas.

Puede usarse también por vía oral si el médico lo indica, también cada 8 horas y máximo 3 al día. Puede usarse en lactantes y niños por vía intramuscular o intravenosa y su posología variará en función del peso corporal.

Interacciones de Nolotil con otros medicamentos

Nolotil puede interaccionar con otros medicamentos que el paciente pueda estar tomando a la vez, como por ejemplo: metotrexato y otros antineoplásicos (medicamentos oncológicos), clorpromazina, ácido acetilsalicílico (más comúnmente conocida como Aspirina), bupropión, ciclosporina y alcohol.

Así pues, si su médico le receta Nolotil en algún momento es importante que le diga todos los medicamentos que toma, ya que pueden interaccionar con el metamizol.

Referencias bibliográficas:

Comentarios