Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Quimioterapia: ¿qué es, qué tipos hay y qué efectos provoca?

La quimioterapia es uno de los tratamientos más comunes para el cáncer, junto con la radioterapia.

 

La quimioterapia es el uso de medicamentos para combatir las células cancerígenas, antes o después de que se hayan extendido dentro del cuerpo. Es uno de los tratamientos más utilizados actualmente, aunque también puede provocar muchos más efectos.

A continuación encontrarás qué es y en qué consiste la quimioterapia, cuáles son los principales tipos y para qué sirve cada uno, así como los efectos secundarios que puede producir.

¿Qué es la quimioterapia?

Estrictamente hablando, la quimioterapia es el uso de cualquier droga para tratar cualquier enfermedad. No obstante, suele asociarse específicamente al uso de drogas para el tratamiento del cáncer. También se conoce a este procedimiento simplemente como “quimio”.

Por eso la quimioterapia es frecuentemente definida como un tratamiento que incluye el uso de uno o varios medicamentos para eliminar o para disminuir el crecimiento de células cancerígenas, y que pueden actuar en ellas de manera directa o a través del torrente sanguíneo, lo que suele afectar a otras partes del cuerpo.

Por lo general son tratamientos cuyos efectos positivos se ven a largo plazo. Sirven para curar o bien controlar los síntomas del cáncer. Esto último depende de cada caso: en algunos organismos el cáncer no puede ser completamente erradicado, pero sí se puede frenar su dispersión.

La quimioterapia se puede utilizar como el tratamiento principal, como el tratamiento previo a otro que se utilizara para reducir el tamaño de un tumor, o como intervención  secundaria que ayude a destruir las células del cáncer. Así mismo es un tratamiento útil en el caso de cánceres graves o muy avanzados.

Diferencia con la radioterapia

La diferencia entre la quimioterapia y otros tratamientos como la radioterapia o la cirugía es que estos últimos pueden matar células cancerígenas o eliminar tumores y órganos específicos sin afectar a otros.

Por su parte, la quimioterapia tiene la capacidad de actuar por todo el cuerpo, por lo que suele ser el tratamiento indicado en los casos de metástasis (cuando las células cancerígenas se han expandido desde el tumor original hacia otros órganos) y por lo mismo suele provocar muchos efectos secundarios.

Tipos de quimioterapia

De acuerdo con el Centro de Tratamiento de Cáncer de América (CTCA por sus siglas en inglés), la quimioterapia puede clasificarse según su mecanismo de acción o bien según la vía de administración.

En el primer caso tenemos la quimioterapia regional y la física, y en el segundo encontramos la quimioterapia oral, la intravenosa, la tópica, por inyección o por colocación directa.

1. Regional

Se llama quimioterapia regional cuando los fármacos son utilizados para actuar en una parte específica del cuerpo de forma directa, aunque también puede causar efectos en otras partes del cuerpo.

2. Sistémica

Se conoce como quimioterapia sistémica cuando los fármacos viajan a través de todo el cuerpo mediante el sistema sanguíneo, por lo que afecta a las células sanas y no sólo a las cancerosas.

3. Según la vía de administración

Así mismo, los tipos de quimioterapia se pueden dividir según la vía de administración en oral (si la presentación es el pastillas o soluciones), intravenosa (si se aplica dentro de una vena, por inyección o por sonda), tópica (si es una pomada para la piel), inyección (si se administra con una aguja)  o por colocación directa, que es cuando se coloca un dispositivo debajo del cuerpo cabelludo.

4. Según el curso del cáncer

Por su parte, la Sociedad Americana del Cáncer divide los tipos de quimioterapia según sus objetivos y el curso o la fase específica del cáncer.

En este sentido se puede prescribir una quimioterapia con intento curativo, si es que hay posibilidad de erradicar el cáncer por completo, una quimioterapia de control, si el objetivo es reducir el tamaño del tumor e impedir que se expanda, o una quimioterapia paliativa cuando el cáncer está en un estado avanzado y la finalidad es mejorar la calidad de vida de la persona.

Efectos secundarios y cuidados paliativos

Al ser una terapia que afecta a todo el cuerpo, la quimioterapia actúa de manera rápida, pero suele tener efectos secundarios en las células sanas. Por ejemplo, provoca daños en las células sanguíneas que protegen al cuerpo de infecciones y que transportan el oxígeno o previenen el sangrado excesivo.

Por eso, la quimioterapia puede causar neutropenia (disminución de glóbulos blancos, por lo que aumenta el riesgo de infecciones), anemia (por la reducción de glóbulos rojos) o trombocitopenia (una disminución de las plaquetas del torrente sanguíneo que aumenta el riesgo de sangrado).

Así mismo, la quimioterapia afecta a los folículos capilares, provocando la caída de cabello en una parte de la cabeza o en toda la cabeza -lo que se conoce como alopecia. También puede afectar las células estomacales, lo que causa náuseas, vómitos, llagas en la boca y diarrea. Todo lo anterior suele generar una fatiga muy intensa.

No obstante, a pesar de la incomodidad que estos efectos secundarios provocan, también se han desarrollado algunas formas de controlarlos que incluyen el uso de algunos fármacos como tratamiento coadyuvante, así como terapias alternativas y nutricionales. A todos estos remedios se les conoce como cuidados paliativos.

Referencias bibliográficas:

Comentarios