Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Celos en la pareja: qué son y cómo superar los celos

Los celos son una respuesta emocional que aparece ante la posibilidad de perder algo que consideramos nuestro.
Los celos son una respuesta emocional que aparece ante la posibilidad de perder algo que creemos nuestros. 

 

Ser celoso no es una característica deseable para nadie. Sin embargo, todos hemos experimentado celos alguna vez en la vida. Diferenciar entre la celotipia y lo que puede ser una reacción natural humana es algo importante para saber cómo controlar estas reacciones y poder superarlas.

En este artículo te explicamos qué son los celos y cuáles son los rasgos de personalidad de las personas celosas. Además también hablamos sobre qué son los celos patológicos y tratamos algunos consejos sobre cómo dejar de ser celoso y manejar estos incómodos sentimientos.

¿Qué son los celos?

Biológicamente, celos son un tipo de respuesta emocional. Ésta surge cuando la persona percibe una amenaza directa hacia algo que ella considera como suyo.

En la pareja, los celos son respuestas naturales que sentimos ante la posibilidad de perder una relación interpersonal emocionalmente importante o algo que consideramos nuestro y que están presentes en la mayoría de las personas, ya sea en menor o mayor grado.

Estas respuestas implican reacciones afectivas y emocionales muy complejas. En la mayoría de los casos hacen referencia a emociones muy básicas tales como el miedo, el enfado y la tristeza, aunque también se relacionan con el egoísmo.

Esto genera un sentimiento negativo de vulnerabilidad en la persona celosa. Si estas emociones y pensamientos no son identificados ni gestionados por la persona puede provocar que ésta ejerza una especie de control sobre la pareja que puede llegar a ser realmente perjudicial para la otra persona.

Relación con la monogamia

El psicólogo cognitivo Albert Ellis (1993) afirmó que los celos son emociones normalmente experimentadas por personas que tienen filosofías monógamas y románticas del amor. Asimismo relaciona los celos con ideas de posesión sobre la otra persona.Podríamos deducir entonces, que los celos realmente presentan una característica cultural y que se fundamenta en gran parte a ideas y normas culturales.

6 rasgos de personalidad de las personas celosas

A continuación, se muestran algunos de los rasgos de personalidad que definen a una persona celosa. Existen muchas más relacionadas pero las siguientes podrían ser algunas de las consideradas más recurrentes.

1. Inseguridad y falta de autoestima

Son personas que normalmente presentan un apego inseguro con las relaciones interpersonales. Se sienten menos que los demás y muestran esta inseguridad en la otra persona.

2. Falta de asertividad

La incapacidad de gestionar sus emociones y pensamientos negativos les hace incapaces de actuar de una forma asertiva con la otra persona y acaban comportándose de forma agresiva y controladora con su pareja.

3. Hipervigilancia y distorsiones cognitivas

Piensan constantemente que cualquier comportamiento que hace la otra persona lo hace con una doble intención y experimentan situaciones socialmente normales como amenazantes.

4. Lo de muestran de forma pasiva

Los celos no siempre tienen por qué mostrarse de forma directa, sobre todo al principio de la relación. En algunas ocasiones la persona puede expresar mediante su comportamiento no verbal en forma de miradas, expresión corporal o incluso comentarios a priori inofensivos pero con una intencionalidad secundaria.

5. Tienen comportamientos agresivos

Suelen reprochar constantemente las acciones de la otra persona, le controlan constantemente el teléfono o sus redes sociales. Asimismo pueden humillar a la otra persona delante de otros, incluso llegar a la violencia física y verbal.

6. Presentan inestabilidad emocional

Esta reacción es causada por la combinación de emociones que sienten a la vez. Creen que quieren a su pareja y sienten amor hacia ella pero a la vez sienten rabia u odio por que piensan que les están engañando.

La falta de asertividad o la inseguridad son rasgos propios de las personas celosas. 

Celopatía (celos patológicos)

Los celos patológicos u obsesivos se caracterizan según el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) como una preocupación acerca la infidelidad de la pareja. Pueden considerarse como una alteración afectiva-emocional anormal.

Ésta puede derivar de comportamientos o pensamientos recurrentes que al fin y al cabo vienen dados por esta preocupación. Asimismo la persona celotípica presenta ciertas características como:

  • Falta de un desencadenante real (no hay motivos justificados)

  • Estado permanente de hipervigilancia

  • Necesidad de control sobre la otra persona

  • Sensación de falta de control por la persona celosa

Un punto importante sobre la celopatía o celos patológicos es que realmente causan un malestar importante en la persona; afectando a varias áreas de funcionamiento de su vida diaria.

La celopatía o celotipia puede llevar a la persona incluso a hacer acciones indeseadas para el otro y en muchos casos puede relacionarse con un trastorno psicológico subyacente como el alcoholismo.

En estos casos es muy importante reconocer esta situación y ser consciente de ello para poder aprender a gestionarlo. La terapia psicológica o psicofarmacológica -en los casos de delirios- puede ser la mejor manera de abordarlo.  

Diferencia con los celos no patológicos

Es importante diferenciar entre los celos patológicos y los considerados como "normales". En relación a esto último, se definen como una reacción emocional de miedo puntual y transitoria que podemos experimentar ante una situación de vulnerabilidad emocional o ante un miedo de que la otra persona nos abandone.

El hecho de que sea puntual y transitorio ya nos indica una distinción importante con la celopatía. Aunque no tienen porqué cumplirse todas las siguientes características, una persona celosa podría cumplir algunas de ellas.

Asimismo los celos patológicos es que realmente causan un malestar importante en la persona; afectando a varias áreas de funcionamiento de su vida diaria.

Existen ejercicios psicológicos que podemos hacer para aprender a manejas los celos. 

¿Cómo superar los celos?

Tal y como se ha comentado antes, los celos son respuestas aparentemente normales cuando se producen de forma puntual y transitoria y no causan un daño secundario a la otra persona.   

Cuando se vuelven excesivo es importante ver el problema porque seguramente puede que la persona experimente emociones y reacciones subyacentes que pueden ser manejadas acudiendo a un profesional cualificado.

No obstante, si crees que no cumplen estas características, existen algunos ejercicios que pueden ayudarte a ser menos celoso o celosa si los realizas de forma consciente y constante.

1. Identifica lo que estás sintiendo

Ponle nombre a los pensamientos que te están causando malestar y angustia. ¿Es algo justificado o solo son conjeturas? ¿Es una reacción puntual o algo que te persigue de forma recurrente?

Saber a lo que te estás enfrentando te ayudará a conocer la naturaleza del problema y a analizar qué soluciones puedes puedes poner en marcha.

2. Piensa en estrategias que puedes aplicar

Medita si en alguna ocasión te has sentido de forma parecida y cómo actuaste. Si te funcionó bien puede ayudarte a reaccionar de la misma manera y más si fue algo con lo que sentiste cómodo.

Si no es el caso, puedes apuntar en un papel o mentalmente soluciones alternativas que podrían servirte en el momento y aplicarlas cuando la situación vuelva a repetirse de nuevo.

3. Trabaja tus pensamientos antes de expresarlos

La impulsividad es un enemigo de los celos y en la mayoría de casos puede jugar en tu contra. Aprende a respirar y pensar antes de expresar tu enfado.

Si analizas la situación de forma calmada es más fácil saber qué sientes y por qué lo sientes para después poder explicarlo a la otra persona asertivamente.

4. Haz un trabajo de empatía

La empatía es un recurso que debes utilizar contigo mismo y con la otra persona. Culparte no va ayudar a solucionar las cosas pero responsabilizarse de ellas sí puede empezar a cambiarlas.

Del mismo modo, piensa en cómo te sentirías tú si te pusieran en la misma tesitura, recoge esa emoción y canalizala para que te sirva de ayuda a la hora de decidirte a cambiar todos estos pensamientos y conductas.

5. Si sientes que no puedes hacerlo solo, pide ayuda

El manejo de los celos no es algo fácil. Es necesario insistir que saber reconocer cuando no podemos solucionar por nosotros mismos un problema debemos saber pedir ayuda, ya no solo por la otra persona sino más por nuestra salud mental y emocional.

Referencias bibliográficas:

  • Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2013). Manual de diagnóstico estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), quinta edición. Madrid: Panamericana.

  • Jiménez-Arriero, M. Á., Hernández, B., Mearin Manrique, I., Rodríguez-Jiménez, R., Gimenez, M. J., & Alfaro, G. P. (2007). Alcoholic jealousy: an old and current dilemma. Adicciones, 19(3).

  • Montes-Berges, B. (2008). Conflict solving strategies and romantic jealousy in intimate relationships: Adaptation and analysis of CTS2 and CR scales, Estudios de Psicología, 29(2): 221-234. doi: 10.1174/021093908784485138

  • León, N. C. M., Rincón, L. G., Cortés, D. S. B., Alfonso, A., Báez, L. A. P., Duque, B., Ávila, L. & Rojas, N. (2013). Características de los celos en un grupo de estudiantes universitarios de la ciudad de Bogotá. Cuadernos Hispanoamericanos de Psicología, 13(1): 36-44.

Comentarios