Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Poliamor: qué es, características y diferencias con la monogamia

Descubrimos los principios del poliamor y cuáles son las diferencias principales con otro tipo de relaciones afectivo-sexuales.
En el poliamor se establecen relaciones afectivo-sexuales con más de una persona. 

 

Las relaciones monógamas hoy en día empiezan a estar un poco obsoletas y la definición de poliamor resulta una forma nueva e interesante de ampliar horizontes afectivos sin tener que entenderlo como hacer orgías bisexuales.

En el siguiente artículo explicamos qué es el poliamor, en qué se diferencia de la monogamia y qué variantes de relaciones afectivas incluye. También intentamos responder a la pregunta del millón: ¿Se puede estar enamorado de más de una persona a la vez?

¿Qué es el poliamor?

El poliamor corresponde a un neologismo que hace referencia a un tipo de relación afectiva. En concreto, se refiere a un tipo de relación en la que las personas que la conforman son libres de poder mantener relaciones afectivo-sexuales con más de una persona, de forma consentidas y conocidas por todos los miembros implicados.

La persona poliamorosa es capaz de tener este tipo de relaciones a la vez, siendo la honestidad y la transparencia dos constructos esenciales en este tipo de parejas para hacer que funcionen.

Aquellas personas que se identifiquen con este tipo de relación afectiva defienden que el poliamor es un tipo de relación natural y que puede entenderse como una filosofía o tipo de orientación relacional que se enmarca en una identidad concreta.

Rehúsan el concepto arcaico de monogamia, que puede definirse como la exclusividad sexual y amorosa a una única persona. Asimismo construyen otro tipo de realidad en la pareja donde el concepto de infidelidad y compromiso es diferente, pero aún así también existe.

¿Qué NO es?

Aunque dos conceptos que definen esencialmente el poliamor sean “más de 2 personas” y “amor”, este tipo de orientación afectiva no solo se resume a eso.

El término no se aplica a las simples relaciones sexuales sin compromiso, orgías bisexuales, monogamia seriada o el intercambio de pareja. Asimismo incluye perfectamente a todo tipo de orientaciones sexuales -bisexualidad, heterosexualidad, homosexualidad, etc.

El poliamor implica relaciones amorosas mucho más allá de lo sexual, en las cuales todas las personas que están involucradas al mismo tiempo se respetan y están implicadas en dimensiones múltiples.

Diferencias con la monogamia

Las definiciones y constructos de varios conceptos relacionados con las relaciones afectivas son las principales diferencias entre el poliamor y la monogamia. En primer lugar, el significado de monogamia hace referencia a un tipo de pareja con una relación sexual y emocional exclusiva durante un periodo de tiempo indefinido.

Tal y como hemos expresado antes, algunos puntos importantes hacen referencia a:

  • Lo que se considera infidelidad

  • Las condiciones de la relación

Es por eso que la infidelidad en la monogamia es considerada cuando este tipo de relación exclusiva deja de serlo por alguna de las partes.

De la misma manera, en relación a las condiciones son totalmente diferentes en ambos tipos de relaciones y suelen ser más variadas en las relaciones  de parejas libres poliamorosas.

No obstante, no implica que en las poliamorosas no exista ningún tipo de regla asociada ya que no se considera amor libre o anarquía relacional.

También se comprometen, de forma diferente a las personas monógamas, pero lo hacen. Siendo uno de los valores esenciales para poder empezar una relación poliamorosa.

Existen diferentes tipos de poliamor según el tipo de compromiso y exclusividad. 

Variantes y similares del poliamor

El poliamor es un tipo de relación afectiva que actualmente se encuentra en auge aunque no lo parezca y presenta diferentes tipos de variantes posibles.

A continuación, mostramos algunas de ellas. También explicamos otras alternativas similares pero diferentes.

1. Jerárquico

El poliamor jerárquico es aquel tipo de esta orientación afectiva en el cual existe una relación principal o primaria que se encuentra por encima -jerárquicamente hablando- del resto de relaciones. Éstas últimas son consideradas secundarias o inferiores en el sentido emocional.

2. No jerárquico

El no jerárquico en cambio crea relaciones amorosas igualitarias sin entrar en categorizaciones de ningún tipo. Ninguna persona está por encima de otra y no existe una relación principal.

3. Polifidelidad o relación grupal

También conocida como poliexclusividad es un tipo de poliamor donde todas las personas que están implicadas en esa relación se consideran miembros iguales y todos aceptan tener una vida sexual y amorosa SÓLO con esas mismas personas.

Es un grupo cerrado que solo tienen relaciones entre sí. Todas las personas están igualmente asociadas entre sí. Es una relación muy abstracta y es raro que se de.

4. Relaciones híbridas

Es una especie de mezcla entre diferentes tipos de relaciones afectivas. Uno de los integrantes se considera a sí mismo monógamo y no mantiene relaciones con otras personas pero sí acepta que el otro miembro sea poliamoroso. También son conocidas como relaciones “mono/no-mono”.

5. Anarquía relacional

Es muy parecida al concepto de poliamor no jerárquico. En la anarquía relacional se iguala en el mismo nivel a todas las relaciones que tiene la persona. Tanto las amistades como las parejas afectivas se perciben igual y no distinguen los vínculos personales como más o menos importantes.

Asimismo promueven la no subordinación de las relaciones a diferentes reglas, normas o maneras de hacer. Las etiquetas sociales se desvanecen y ven cada relación con alguien como un vínculo totalmente particular.

6. Swingers o intercambio de pareja

Los conocidos como swingers son parejas “aparentemente monógamas” pero que practican el intercambio de pareja única y exclusivamente con fines sexuales. Este tipo de prácticas se realizan normalmente en lugares específicos y dedicados a ello.

En la mayoría de estas relaciones existen reglas y normas muy definidas. También se pueden llegar a hacer tríos, orgías pero siempre y cuando la pareja esté delante.

7. Relaciones abiertas

A diferencia de en el poliamor, en las relaciones abiertas la otra persona no tiene que conocer todos los encuentros sexuales que mantiene la otra persona con terceros y además existe una relación principal o primaria.

No obstante, eso no quiere decir que no se puedan realizar trios o intercambios esporádicos de vez en cuando. Tampoco quita que la comunicación es también esencial y primordial en este tipo de relaciones.

Asimismo el tipo de vínculos que se establecen fuera de la pareja son exclusivamente sexuales y no implican ningún tipo de relación afectiva porque ya existe la principal.

En la actualidad existen muchas personas que mantienen relaciones poliamorosas. 

¿Es posible enamorarse de más de una persona?

La ciencia nos afirma que sí es posible enamorarse de más de una persona a la vez, tanto de forma biológica como emocional. No obstante es importante remarcar que el tipo de amor y la forma en la que se ama a cada una de ellas es totalmente diferente.

Asimismo, la etapa amorosa que se suele establecer con cada miembro es también diferente. Por ejemplo con una persona la forma de amar puede ir más encaminada a la pasión y otra en cambio más hacia otro tipo de cariño.

No tiene por qué existir ningún tipo de conflicto ni sufrimiento interior para la persona que experimenta este tipo de sensación si es poliamorosa.

El problema reside cuando es monógama y la situación entonces le sobrepasa. Esto es así porque según las normas establecidas de la monogamia la persona debe elegir entre estar con una u otra.

De no ser así estará cometiendo un engaño que puede desencadenarse en una infidelidad o relación paralela, donde obviamente la pareja principal no es conocedora de ello.

Referencias bibliográficas:

  • Haritaworn, J., Lin, C. J., & Klesse, C. (2006). Poly/logue: A critical introduction to polyamory. Sexualities, 9(5): 515-529.

  • Klesse, C. (2006). Polyamory and its ‘others’: Contesting the terms of non-monogamy. Sexualities, 9(5): 565-583.

  • Noël, M. J. (2006). Progressive polyamory: Considering issues of diversity. Sexualities, 9(5): 602-620.

 

Comentarios