Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Alucinaciones: ¿qué son? Tipos y relación con la psicosis

Las alucinaciones se asocian al consumo de drogas y a trastornos psicóticos como la esquizofrenia.

 

La mente puede generar impresiones sensoriales (auditivas, visuales o de otro tipo) que no ocurren en el exterior; cuando esto sucede hablamos de alucinaciones. Sus causas pueden ser diversas y no siempre tienen que darse como consecuencia de un trastorno mental como la esquizofrenia u otras psicosis.

En este artículo explicaremos qué son las alucinaciones y cuáles son sus causas, de qué modo se relacionan con las alteraciones psiquiátricas o el consumo de drogas, qué tipos hay y qué tratamiento se aplica en estos casos.

Alucinaciones: ¿qué son? Definición

Una alucinación es una percepción falsa que ocurre sin que haya ningún estímulo externo identificable. Según el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales o DSM-5 (2013), las alucinaciones son vívidas y claras como una percepción normal y no están sujetas al control voluntario. En los casos en que la persona cree que ésta es real, el individuo también puede tener una interpretación delirante de la alucinación.

Las alucinaciones deben tener lugar en el contexto de un adecuado nivel de conciencia; aquellas que tienen lugar al quedarse dormido (hipnagógicas) o al despertar (hipnopómicas) se consideran que están dentro del rango de las experiencias normales.

Por otro lado, las percepciones que se considerarían normales para la religión o cultura de un individuo no se categorizan como alucinaciones.

En los niños las alucinaciones pueden ser menos elaboradas que en los adultos; a corta edad, las alucinaciones visuales son las más frecuentes y deben distinguirse de los juegos de fantasía normales.

Alucinaciones e ilusiones, dos conceptos diferentes

Las alucinaciones deben distinguirse de las ilusiones. Éstas últimas son percepciones erróneas de los estímulos externos reales -e decir, una ilusión es ver, oír, saborear, sentir u oler algún objeto que realmente existe, pero percibirlo o interpretarlo de forma incorrecta.

En el caso de las alucinaciones, y por definición, el estímulo que es percibido no existe en el exterior sino que es generado por el cerebro de la persona.

Además, a diferencia de las ilusiones, las alucinaciones son un síntoma de un trastorno médico (como la epilepsia), neurológico o mental.

Alucinaciones hipnagógicas e hipnopómicas

Las alucinaciones no incluyen falsas percepciones que ocurren mientras nos dormimos (hipnagógicas) o a nos despertamos (hipnopómpicas). Al experimentarlas, el sujeto puede creer que esas experiencias son reales, como sucede con los sueños.

Cuando estas “alucinaciones” son desagradables, podríamos también hablar de pesadillas, sobre todo cuando aparecen al inicio del sueño REM.

No obstante, como se ha comentado antes, técnicamente las alucinaciones hipnagógicas y las hipnopómpicas son consideradas falsas percepciones y no alucinaciones.

Causas de este fenómeno

Las alucinaciones también pueden ocurrir en pacientes que no padecen trastornos mentales como resultado de la sobrecarga de estrés o el agotamiento, o pueden ser inducidas intencionalmente mediante el uso de drogas, la meditación o la deprivación sensorial.

A continuación mostramos algunas de las causas que pueden provocar alucinaciones:

  • Drogas (sobre todo las alucinógenas como el éxtasis o la marihuana)

  • Estrés prolongado

  • Privación del sueño y/o agotamiento

  • Meditación

  • Enfermedad mental (p.ej. esquizofrenia)

  • Daño o enfermedad cerebral

Trastornos que cursan con alucinaciones

Algunos trastornos que pueden presentar como síntoma las alucinaciones son los siguientes:

  • Trastornos psicóticos

    • Esquizofrenia

    • Trastorno esquizoafectivo

    • Trastorno esquizofreniforme

    • Trastorno psicótico compartido

    • Trastorno psicótico breve

    • Trastorno inducido por sustancias o medicamentos

  • Síndrome de abstinencia por sustancias (alcohol, drogas…)

  • Trastorno bipolar

  • Demencia

Tipos de alucinaciones por modalidad sensorial

Las alucinaciones se clasifican en los tipos visual, auditivo, gustativo, olfativo o táctil según la modalidad sensorial que esté involucrada.

1. Visual

Consiste en una percepción falsa del sentido la vista. El contenido de las alucinaciones visuales puede ser cualquier cosa (formas, colores…) pero normalmente son personas o figuras humanas.

2. Auditiva

Una alucinación auditiva es toda aquella que implica la percepción de sonidos. Éstos pueden ser ruidos, música o, lo que es más habitual, voces.

El comportamiento suicida en el contexto de las psicosis, como la esquizofrenia, a veces está relacionado con alucinaciones auditivas que ordenan a la persona que se haga daño a ella misma o a otras.

3. Gustativa

Las alucinaciones gustativas implican la percepción de sabores, habitualmente desagradables, como puede ser el sabor a metal.

Este tipo de alucinación es más frecuente en algunos trastornos médicos (como la epilepsia) que en los trastornos mentales.

4. Olfativa

Una percepción falsa de olor normalmente desagradable -como a goma quemada, a pescado o incluso a cadáver. En ocasiones quienes experimentan alucinaciones olfativas creen que el olor emana de ellos.

Como sucede en el caso de las gustativas, las alucinaciones olfatorias son más típicas de los trastornos médicos que de los mentales.

5. Somática o táctil

Alucinación que implica la percepción falsa o la sensación de contacto de algún elemento con el cuerpo. Un ejemplo podría sería una sensación de electricidad o de ser tocado.

Las preocupaciones hipocondríacas con sensaciones físicas normales no se consideran alucinaciones somáticas.

Clasificación por congruencia con el estado de ánimo

Otra posible clasificación de los distintos tipos de alucinaciones es la que depende de la congruencia, o la falta de esta, con el estado de ánimo de la persona que experimenta el síntoma.

1. Congruente con el estado de ánimo

Este concepto se emplea para hacer referencia a cualquier alucinación cuyo contenido concuerde con el estado de ánimo de la persona.

Por ejemplo, una persona deprimida puede escuchar voces que dicen que es una mala persona, mientras que alguien con manía puede oír que dicen que es alguien importante.

2. Incongruente con el estado de ánimo

Al contrario del tipo de alucinaciones que hemos descrito en el apartado anterior, en esta categoría se incluyen aquellas que no son coherentes con el estado de ánimo del paciente.                          

Tratamiento de las alucinaciones

Las alucinaciones sintomáticas de un trastorno mental como la esquizofrenia deben ser tratadas por profesionales clínicos de salud como psicólogos o psiquiatras. En este sentido son particularmente relevantes las terapias psicológicas de corte cognitivista y los psicofármacos.

En cuanto al tratamiento farmacológico, normalmente se suelen recetar medicamentos antipsicóticos como el Haloperidol, la Clorpromazina, la Clozapina o la Risperidona, entre otros.

A pesar de que son bastante eficaces para tratar las alucinaciones, los delirios y otros síntomas de la esquizofrenia y el resto de trastornos psicóticos, los fármacos de esta clase producen efectos secundarios significativos tanto a corto como a largo plazo.

Referencias bibliográficas:

  • Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2013). Manual de diagnóstico estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), 5ª Edición. Madrid: Panamericana.

  • Ford-Martin, P.A. (2002). Hallucinations. En D.S. Blanchfield & J.L. Longe (Eds.), The Gale Encyclopedia of Medicine (Vol. 3, pp. 1503-1505). Detroit: Gale.

  • Hahn, J. (2003). Hallucinations. En M. Harris & E. Thackerey (Eds.), The Gale Encyclopedia of Mental Disorders (Vol. 1, pp. 475-477). Detroit: Gale.

Comentarios