Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Cocaína: qué es, usos, efectos y consecuencias del consumo

Los efectos de la cocaína explican su uso como droga, que puede tener consecuencias muy graves.

 

La cocaína es un estimulante de origen natural que se usa como droga con frecuencia en la actualidad. De hecho, esta conocida sustancia constituye una de las drogas más consumidas en el mundo, principalmente a partir de la segunda mitad del siglo XX.

La cocaína es también una de las drogas que más problemas de salud ocasionan en los consumidores tanto por el hecho de que causa adicción como por su elevado índice de mortalidad. Además estudios recientes indican que la producción de cocaína está aumentando durante los últimos años en los países donde se produce.

En este artículo describiremos qué es la cocaína y cuáles son sus efectos y consecuencias en el organismo, así como los usos que se ha dado a esta sustancia psicoactiva a lo largo de la historia.

¿Qué es la cocaína?

La cocaína es un alcaloide altamente adictivo usado como droga recreativa por su potente efecto estimulante. Se trata de la segunda droga ilegal más consumida en el mundo después del cannabis y se utiliza principalmente en Estados Unidos, en Europa y en menor medida en América del Sur. El modo más común en que se consume la cocaína es inhalada en forma de polvo blanco.

La cocaína se extrae de la planta de la coca, cultivada sobre todo en Colombia, Perú y Bolivia, países en los que la hoja se ha consumido desde hace milenios por sus efectos psicoactivos, medicinales y estimulantes para resistir el mal de altura. No fue hasta 1860 que se aisló la cocaína de la de la hoja originaria de la planta, convirtiéndose en una droga muy popular tanto por su uso medicinal como recreativo.

Los efectos de la cocaína en el organismo se relacionan con la dopamina; en concreto, tienen su origen en la modulación de este neurotransmisor, relacionado con la experimentación del placer y la activación neuronal. Esta sustancia afecta principalmente al sistema mesolímbico, también conocido como sistema de recompensa.

La cocaína encabeza las listas de drogas cuyos efectos son más perjudiciales para la salud. Entre la población de consumidores de esta sustancia la tasa de mortalidad es 5 veces mayor que en la población normal. La probabilidad de muerte súbita por consumo de cocaína también es un factor de riesgo relevante.

Efectos y consecuencias del consumo

La cocaína es una droga muy adictiva porque afecta directamente al cerebro. Puede ser consumida esnifada, inhalada, fumada o inyectada en vena, y sus efectos empiezan a notarse segundos o minutos después de su consumo.

Los efectos negativos de la cocaína pueden variar de una persona a otra y pueden ser leves, graves o incluso crónicos. En la retirada de la sustancia en personas adictas también se dan un conjunto de efectos singulares. A continuación repasaremos los efectos de la cocaína en el cuerpo.

1. Efectos generales

Los efectos generales de la cocaína incluyen sensaciones intensas de activación y de euforia, pérdida de contacto con la realidad, aumento del ritmo cardíaco, agudización del nivel de alerta, dilatación de las pupilas, sudoración, ansiedad y aumento de la temperatura corporal.

Una de las características clásicas de la cocaína es su potente efecto anestésico; no obstante, en la actualidad sólo se utiliza en procedimientos quirúrgicos muy puntuales, como por ejemplo en cirugías nasales. La cocaína no se utiliza habitualmente en el ámbito médico por el riesgo de adicción y por sus efectos secundarios negativos a corto plazo.

2. Efectos negativos graves

Algunos de los efectos que puede provocar el consumo continuado de cocaína incluyen los siguientes: disfunción eréctil, alucinaciones, paranoia, manía persecutoria, arritmias cardiacas, agresividad, aumento de la presión sanguínea  y, en casos muy graves, incluso la muerte la muerte.

Otros efectos adversos pueden ser el aumento del riesgo de padecer problemas cardiovasculares como los infartos, problemas pulmonares, infecciones en la sangre y riesgo de padecer toxicidad asociada a sustancias utilizadas para cortar la cocaína.

3. Síndrome de abstinencia

La adicción a la cocaína puede darse incluso en casos en los que se lleve poco tiempo consumiendola. Este tipo de adicción puede causar un síndrome de abstinencia en el momento en que el consumidor deja de recibir la droga o bien ya no tiene acceso a ella. Este síndrome es comparable al de una adicción psicológica de cualquier otro tipo.

Los síntomas del síndrome de abstinencia a la cocaína suelen ser: agitación, sudoración, fatiga, malestar general, sueño, aumento del apetito, pesadillas recurrentes, ansiedad e irritabilidad, entre otros.

Usos a lo largo de la historia

La cocaína ha tenido dos usos principales: médico y recreativo. En la actualidad es más conocido su uso como droga recreativa pero esta sustancia ha sido a lo largo de más de 100 años un componente empleado de manera frecuente en la medicina a nivel mundial.

Aplicaciones médicas

Podemos situar los primeros usos modernos de la cocaína a finales del siglo XIX y principios del XX. En esa época la cocaína era utilizada de manera recurrente en medicamentos, para anestesiar a la hora de llevar a cabo operaciones quirúrgicas y para tratar la adicción a la morfina.

La cocaína se utilizaba en el ámbito médico por su potente acción como anestésico local y por sus efectos activadores del sistema nervioso central hasta su progresiva prohibición en los años 50 y 60 del siglo XX.

Consumo recreativo

El uso recreativo de la cocaína también se lleva realizando desde más de un siglo. La cocaína ejerce efectos estimulantes en el sistema nervioso central y en las funciones cognitivas.

Por este motivo una cantidad considerable de personalidades de todos los ámbitos, tanto de la ciencia como de las letras, la han consumido durante el ejercicio de sus ocupaciones. Sigmund Freud, Thomas Edison, Lewis Carroll y Robert Louis Stevenson son algunos de ejemplos de ello.

Referencias bibliográficas:

  • Jeffcoat, A. R., Perez-Reyes, M., Hill, J. M., Sadler, B. M. & Cook, C. E. (1989). Cocaine disposition in humans after intravenous injection, nasal insufflation (snorting), or smoking. Drug Metabolism and Disposition, 17: 153-159.

  • National Institute of Drug Abuse (2016). Cocaine. Recuperado de https://www.drugabuse.gov.

  • Prats, J. (2014). La cocaína cuadriplica el riesgo de muerte súbita. El País. Recuperado de https://elpais.com/elpais/2014/12/11/ciencia/1418303693_015529.html

  • Zimmerman, J. L. (October 2012). Cocaine intoxication. Critical Care Clinics, 28: 517-526.

Comentarios