Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Liderazgo: ¿qué es? Los 4 tipos (o estilos) de líder

Definición del concepto de líder y características de los principales estilos o tipos de liderazgo.

 

¿Qué es un líder? Hay muchas formas de definir este concepto según el tipo de liderazgo que se dé en cada caso; así, por ejemplo, desde personas que ejecutan conductas muy autoritarias y poco respetuosas hasta otras con un carácter totalmente democrático pueden ser consideradas líderes, tratándose por tanto de un término amplio y que engloba características diversas.

Definición de liderazgo: ¿qué es un líder?

El concepto de “líder” ha sido definido de formas muy diversas tanto dentro de las mismas culturas (las teorías sobre el liderazgo son un buen ejemplo de esto) como, especialmente, si comparamos las concepciones de distintas sociedades sobre la idea del liderazgo.

En este sentido, por ejemplo, tradicionalmente en Europa el liderazgo ha sido concebido como un conjunto de rasgos que capacitan en mayor medida a ciertas personas para influir en otras y que se asocian sobre todo al desempeño de tareas; en cambio, en Asia se valoran de forma clave la inteligencia emocional y la tolerancia al estrés, entre otros factores.

Si nos referimos a los factores que se tienen en cuenta en la definición del concepto de liderazgo o de qué es un líder, además de los rasgos de personalidad son muy relevantes la inteligencia, las habilidades sociales, el carisma, el poder, la visión de proyecto o los valores personales.

En cualquier caso, y de forma muy sintética, podríamos decir que un líder es una persona con la capacidad de influencia social suficiente como para conseguir que otras colaboren a alcanzar determinadas metas. No obstante, como veremos a continuación, este objetivo se puede alcanzar de modos extremadamente diversos.

4 tipos de liderazgo (y sus características)

Existen muchos tipos de liderazgo en función de las características y de las conductas del líder; algunos ejemplos típicos son el liderazgo transformacional, el transaccional, el autocrático y el democrático.

Por supuesto, un líder puede combinar varios de estos estilos de forma espontánea o voluntaria -y no siempre de un modo beneficioso para el cumplimiento de sus objetivos.

1. Transformacional

Según la teoría desarrollada por Bass et al. (1996), existen dos tipos de liderazgo: el transaccional y el transformacional. Mientras que el primero se centra en lo material y tangible, el liderazgo transformacional tiene que ver con la creación de una visión conjunta que inspira y motiva al equipo, guiandolo en la consecución de las metas.

Los líderes transformacionales se caracterizan también por actuar como modelo de conducta, por estimular intelectualmente a sus subordinados, por preocuparse de forma sincera por sus necesidades y por la capacidad de delegar la responsabilidad de cada tarea en la persona más adecuada para encargarse de ello.

2. Transaccional

El liderazgo transaccional se basa en el intercambio: el líder tiene el poder de recompensar y de castigar a los miembros del equipo en función de su rendimiento (así como de evaluarlo); en consecuencia, proporciona incentivos a sus subordinados siempre y cuando estos cumplan sus tareas.

A pesar de que el liderazgo transaccional puede ser útil en momentos de emergencia y en proyectos que se basan en reglas muy rígidas, se trata de un estilo claramente insuficiente en muchos casos, o en todo caso menos eficaz que el de tipo transformacional.

3. Autocrático o autoritario

El líder autocrático utiliza el control y la supervisión directa como herramientas fundamentales para asegurar que las personas a su cargo ejecutan las tareas asignadas de un modo acorde a su visión personal, independientemente de si encaja con la de los subordinados o no.

Este tipo de liderazgo es considerado inadecuado por varios motivos; entre otros, es habitual que genere un ambiente de miedo e indefensión que interfiera con la consecución de las metas, y se ha demostrado una relación entre el estilo autoritario y el maltrato laboral (Salin & Helge, 2010).

4. Democrático

El estilo de liderazgo democrático se opone de forma frontal al autocrático: el líder democrático comparte la toma de decisiones con las personas con quienes colabora en lugar de llevar a cabo este proceso de forma unilateral. No obstante, es el líder quien decide de qué modo participan los subordinados y cuál es el grado de influencia específico de cada uno de ellos.

La investigación ha demostrado que el democrático es uno de los estilos de liderazgo más eficaces puesto que aumenta la productividad de forma muy evidente, pero también es extremadamente beneficioso para conseguir que la moral, la proactividad y el grado de implicación de los miembros del equipo sean altas.

Referencias bibliográficas:

  • Bass, B. M., Avolio, B. J. & Atwater, L. E. (1996). The transformational and transactional leadership of men and women. Applied Psychology: an International Review, 45: 5–34.

  • Chemers, M. (1997). An integrative theory of leadership. Lawrence Erlbaum Associates, Publishers.

  • Kirkpatrick, S. A. & Locke, E. A. (1991). Leadership: Do traits matter? Academy of Management Executive, 5(2).

  • Salin, D. & Helge, H. (2010). Organizational Causes of Workplace Bullying. En Bullying and Harassment in the Workplace: Developments in Theory, Research, and Practice.

Comentarios