Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Síndrome postvacacional: qué es, causas, síntomas y manejo

El síndrome postvacacional se asocia a síntomas de estrés y depresión. Revisamos sus causas.

 

Con la vuelta de las vacaciones, el inicio de los madrugones, los horarios, el estrés y demás, algunas personas experimentan una serie de síntomas relacionados con el malestar de volver a la rutina de la vida laboral.

En este artículo descubriremos qué es el síndrome postvacacional, sus síntomas, factores de riesgo, modo de prevención y tratamiento.

¿Qué es el síndrome postvacacional?

El síndrome postvacacional o estrés postvacacional es un tipo de trastorno adaptativo que aparece cuando una persona no es capaz de adaptarse al cambio de hábitos que exige el retorno a la vida laboral o escolar después de un período vacacional. Se trata, entonces, de un proceso normal de adaptación al cambio que experimentan algunas personas.

El síndrome o depresión postvacacional suele afectar generalmente a gente menor de 45 años y puede presentarse también en niños en edad escolar, aunque es menos frecuente.

Aunque se conozca coloquialmente como depresión postvacacional, este trastorno no presenta los requisitos para ser considerado propiamente como un trastorno depresivo. Lo más habitual es que desaparezca al cabo de unas semanas de haber retomado el ritmo laboral o escolar.

Causas de este problema

Como se ha indicado, el síndrome o estrés postvacacional es una respuesta natural que algunas personas presentan ante un cambio abrupto de hábitos. Son varias las causas que pueden explicar la aparición de esta afectación; los principales factores causales son el estrés y el desánimo.

Además de esas causas, existen motivaciones clásicas con las que podemos explicar el síndrome postvacacional. En el caso de personas adultas, este conjunto de síntomas suele aparecer por la percepción que tiene la persona de que no podrá hacer frente a las exigencias que le esperan al volver al trabajo.

El hecho de que la persona haya disfrutado de un período vacacional placentero, relajado y tranquilo, también puede, en contraste con el estrés de la vuelta al trabajo, hacer aparecer este síndrome.

Síntomas característicos

Este síndrome suele presentar un conjunto de síntomas variados que pueden ser tanto físicos como psíquicos o emocionales y que afectan el correcto rendimiento laboral de la persona.

La afectación que experimenta el individuo depende de una gran variedad de factores, principalmente las características personales y la naturaleza del entorno escolar o de trabajo. A continuación destacamos los principales síntomas que puede causar el síndrome postvacacional.

Signos físicos

Aunque no todo el mundo presente los mismos síntomas y estos se experimenten de forma distinta, los principales síntomas físicos que podemos encontrar en las personas que presentan síndrome postvacacional son los siguientes: fatiga generalizada, dolores musculares, dolor de cabeza o cefalea, alteraciones gastrointestinales, insomnio, falta de sueño y falta de apetito.

Síntomas psicológicos

Los síntomas psicológicos, aunque sean subjetivos y difíciles de diagnosticar, también son una parte importante del cuadro sintomatológico del síndrome postvacacional.

Entre los síntomas más recurrentes de este síndrome encontramos la irritabilidad, el estrés y la ansiedad, un ánimo bajo o desánimo, tristeza, falta de interés, dificultad de concentración y atención y también desorientación.

Factores de riesgo que agravan el trastorno

Existen algunos factores de riesgo que pueden agravar o empeorar los síntomas del síndrome postvacacional. Entre estos factores de riesgo podemos encontrar, en primer lugar, casos en los que la vuelta al trabajo o a la escuela se hace justo el día después de volver de vacaciones. En estos casos, el cambio de vida es tan drástico que se puede aumentar el riesgo de padecer síndrome postvacacional.

En segundo lugar y no menos importante encontramos el clima de trabajo que se encuentra la persona en la empresa o en el puesto de trabajo una vez vuelve de las vacaciones. Un clima de trabajo cordial y respetuoso nos ayuda a adaptarnos de una forma más satisfactoria al cambio de etapa.

Un elemento importante que también puede agravar los síntomas del síndrome postvacacional es un ambiente de acoso laboral (mobbing) o escolar (bullying).

Prevención y posible tratamiento

Como se ha indicado, es habitual que los síntomas del síndrome o estrés postvacacional desaparezcan a las pocas semanas de presentarse. Aun así, existen una serie de recomendaciones efectuadas por parte de los profesionales sanitarios y de la salud enfocadas a prevenir o tratar este cuadro sintomático.

Una de las primeras recomendaciones que se hacen para prevenir el síndrome postvacacional es la de terminar los viajes algunos días antes de volver al trabajo con el fin de disponer de un tiempo de adaptación a la vida cotidiana.

Así, es recomendable hacer esto para tener algunos días de adaptación en casa después de las vacaciones, para no experimentar un cambio de etapa tan drástico e iniciar las rutinas diarias del período laboral unos días antes de retomar el trabajo.

Otras recomendaciones para prevenir o tratar el síndrome o depresión postvacacional son procurar mantener una actitud positiva y optimista en la medida de lo posible y también buscar algún tipo de hobbie, actividad de ocio o pasatiempo para compaginar durante los primeros días de la vuelta al trabajo.

Referencias bibliográficas:

  • Clínica Universidad de Navarra (2015). Síndrome postvacacional. Clínica Universidad de Navarra. Recuperado de www.cun.es

  • McMahan, D. (2015). Do well-needed vacations actually burn us up? NBC News. Recuperado de www.nbcnews.com

Comentarios
leidy
me siento con estos sintomas mucho dolor de cabeza, dolor en el vientre, ganas de llorar intensamente, no me provoca salir del cuarto.