Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Síntomas del alcoholismo: ¿cómo detectar la dependencia del alcohol?

Los síntomas del alcoholismo se asocian a la dependencia física y psicológica de tomar alcohol constantemente.

Síntomas del alcoholismo | .

La dependencia del alcohol puede ser fácilmente pasada por alto ya que muchas personas alcohólicas consiguen llevar una vida funcional, en diferentes grados. Sin embargo, existen una serie de advertencias y síntomas reconocibles que pueden ayudarnos a detectar si nos encontramos delante de un caso de alcoholismo.

Algunos síntomas del alcoholismo son fáciles de reconocer, mientras que otros pueden ser más difíciles de identificar. Por ejemplo, es posible que las personas que tienen un problema con el alcohol intenten esconder su adicción, beban en privado y se aíslen de las demás. Esto hace que a menudo sea difícil poder detectar el problema.

A continuación hemos elaborado un listado con los síntomas típicos del alcoholismo que nos ayudará a detectar si existe algún problema de dependencia y abuso del alcohol. en nosotras mismas o en una persona cercana.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo también se conoce por otros nombres como abuso de alcohol, dependencia del alcohol y trastorno por consumo de alcohol.

Este trastorno consiste en beber tanto que nuestro cuerpo desarrolla una dependencia o adicción al alcohol. Cuando esto sucede, esta bebida se convierte en lo más importante en nuestra vida.

Las personas que padecen alcoholismo siguen bebiendo incluso cuando el consumo de esta sustancia les causa consecuencias negativas, como la pérdida del empleo o de relaciones personales y familiares. En estos casos se puede dar que la persona sepa que su adicción afecta negativamente a su vida, pero no es capaz de sobreponerse a ella.

Sin embargo, a veces la dependencia no se asocia a problemas cotidianos, y la persona alcohólica no sabe que lo es y que tiene un grave problema con la bebida, al menos en lo que refiere a las consecuencias físicas -por ejemplo, el es muy agresivo para el hígado. Para estos casos se ha estipulado una serie de criterios para poder detectar el alcoholismo.

Síntomas del alcoholismo | .

¿Cuales son los síntomas del alcoholismo?

Los síntomas de la dependencia de alcohol se basan en los comportamientos y las alteraciones físicas que se producen por el consumo excesivo de esta bebida.

Se han estipulado y definido una serie de síntomas que se usan como criterios diagnósticos para identificar el alcoholismo. Para asociarlos con un problema, se tienen que manifestar 2 o más y dentro de un periodo de 12 meses consecutivos. Estos son:

  • Beber solo.

  • Consumir más cantidad para poder sentir los efectos del alcohol (tener una alta tolerancia).

  • Manifestar violencia o enfado cuando se pregunta sobre los hábitos de bebida.

  • No comer o comer mal.

  • Descuidar la higiene personal.

  • Ausencia en el trabajo a causa de la bebida.

  • No poder controlar el consumo de alcohol.

  • Poner excusas para beber.

  • Seguir bebiendo incluso cuando se desarrollan problemas psicológicos, sociales, económicos y físicos por causa del alcohol.

  • Abandonar actividades sociales, ocupacionales o recreativas importantes debido al consumo de alcohol.

  • Ganas constantes de tomar alcohol.

  • Síntomas de abstinencia cuando no se bebe, incluyendo temblores, náuseas y vómitos.

  • Beber para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

  • Temblores la mañana después de beber.

  • Lapsos de memoria después de beber.

  • Enfermedades, como cetoacidosis alcohólica (que incluye síntomas de tipo deshidratación) o cirrosis.

  • Se ingieren cantidades mayores o durante un periodo más largo del que inicialmente se pretendía.

  • Existe un gran deseo cuando se intenta sin éxito controlar o interrumpir el consumo de esta bebida.

  • Se pasa mucho tiempo en realizar actividades relacionadas con el alcohol (en la obtención, en el consumo o en la recuperación de los efectos de este).

Síntomas del alcoholismo | .

Autoevaluación: ¿tengo dependencia del alcohol?

Aparte de la lista anterior con los síntomas que se manifiestan cuando padecemos un problema de alcoholismo, también se han definido unas preguntas para poder autoevaluarnos e identificar si tenemos un problema con esta sustancia.

Si contestamos que sí en muchas de las siguientes cuestiones, es probable que seamos dependientes del alcohol. Teniendo en cuenta el último año:

  • ¿Necesitas beber cada vez más para sentir los efectos del alcohol?

  • ¿Te sientes culpable por beber?

  • ¿Te vuelves irritable o violento cuando estás bebiendo?

  • ¿Tienes problemas en el trabajo debido a la bebida?

  • ¿Crees que podrías ser mejor si disminuyeras tu consumo de alcohol?

  • ¿Has tenido momentos en que has bebido más o por más tiempo de lo que pensabas?

  • ¿Has intentado (o has querido intentarlo) varias veces reducir o dejar de beber, pero no has podido?

  • ¿Has pasado mucho tiempo bebiendo o superando los efectos del alcohol?

  • ¿Has sentido una fuerte necesidad o ansia de beber?

  • ¿Te has dado cuenta que beber alcohol o sus efectos te han impedido trabajar, ir a la escuela o cuidar de tu familia?

  • ¿Continuabas bebiendo incluso cuando te ha causado tensión con familiares y amigos?

  • ¿Te has saltado o has disminuido las actividades con las que disfrutas para poder beber?

  • ¿Más de una vez te has encontrado haciendo cosas arriesgadas durante o después de beber, como conducir o tener relaciones sexuales sin protección?

  • ¿Has continuado bebiendo a pesar de que te ha provocado depresión, tristeza o ansiedad, o ha empeorado otro problema de salud?

  • ¿Has tenido que beber más de lo que una vez tomaste para obtener los mismos efectos?

  • ¿Has sentido síntomas de abstinencia por alcohol, como insomnio, temblores, náuseas o el corazón acelerado?

Existen una serie de factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de que las personas padezcan un problema con el alcohol -por ejemplo, tener un familiar cercano con trastorno por consumo de alcohol.

Además, vivir en una familia o cultura donde el consumo de alcohol es común y aceptado, puede hacer normalizar su consumo y no atribuir los síntomas a algún problema.

Otro factor puede ser tener la autoestima baja o experimentar algún tipo de presión social. Tener un nivel alto de estrés también aumenta el riesgo de alcoholismo.

El alcoholismo generalmente se desarrolla gradualmente con el tiempo. Detectar a tiempo alguno de estos síntomas es muy importante para poder acudir a un especialista antes que se vuelva más grave.

Referencias bibliográficas

  • Arias Duque, R. (2005). Reacciones fisiológicas y neuroquímicas del alcoholismo. Diversitas, 1(2), 138-147.

  • Babor, T. F., Higgins-Biddle, J. C., Saunders, J. B., & Monteiro, M. G. (2001). Cuestionario de Identificación de los Transtornos debidos al Consumo de Alcohol. Ginebra: OMS.

  • Del Carmen Mariño, M., Berenzon, S., & Medina-Mora, M. E. (2005). Síndrome de dependencia al alcohol: comparación entre hombres y mujeres. Salud mental, 28(4), 33-39.

Comentarios