Los 10 tipos de adicciones más comunes

Existen muchos tipos de adicciones: a las drogas, al sexo, al juego, a la comida, al móvil…
Tipos de adicciones | .

Existen muchos tipos de adicciones diferentes. Cada uno de ellos implica un comportamiento compulsivo relativo a un estímulo placentero diferente; así, dentro de la definición de adicción encontramos problemas tan diferentes como la adicción al tabaco, el juego patológico o la masturbación compulsiva en el contexto de una adicción a la pornografía.

¿Qué son las adicciones?

Desde un punto de vista estricto, las adicciones se definen como alteraciones del funcionamiento cerebral por las cuales la persona busca un tipo de estímulo placentero de manera compulsiva a pesar de las consecuencias negativas que este comportamiento tiene en la vida cotidiana o en la salud, en general con falta de control efectivo sobre la propia conducta.

El caso de las adicciones a las drogas es el más paradigmático de esta clase de trastorno psicológico porque implica componentes fisiológicos evidentes, pero también existen muchos tipos de adicciones comportamentales sin la implicación de una sustancia adictiva, como la adicción al juego y a los videojuegos, al móvil o a las compras.

La dependencia a una droga implica la aparición de síntomas de abstinencia cuando se interrumpe el consumo de la sustancia. El concepto “adicción”, por contra, no necesariamente requiere de una dependencia fisiológica sino que se centra en el consumo compulsivo de la droga o bien en otro tipo de comportamiento compulsivo.

Tipos de adicciones | .

Tipos de adicciones comunes

Con toda probabilidad las adicciones al alcohol y otras drogas han sido relativamente habituales a lo largo de gran parte de la historia humana; éste también puede ser el caso de algunas adicciones comportamentales, como la adicción al sexo o a la comida. Por otro lado, en los últimos años han surgido nuevos tipos de adicciones asociadas a las nuevas tecnologías. Nos referimos a la adicción al móvil, a las redes sociales, a Internet en general o a los videojuegos, entre otras. 

1. Adicción a las drogas

Las adicciones a las drogas son muy habituales en todo el mundo, si bien la frecuencia relativa de cada sustancia varía según la población. La adicción al tabaco, al alcohol, a la cocaína y al cannabis son algunos de los tipos de adicciones a las drogas más comunes.

2. Móvil, Internet y redes sociales

La adicción al móvil es extremadamente común en adolescentes y jóvenes en la actualidad. Se asocia a la adicción a las redes sociales y a Internet, esta última común en personas de cualquier edad. Es importante entender que la generalización del uso de Internet y otras nuevas tecnologías ha cambiado las reglas de la vida social, de manera que en ocasiones puede ser difícil juzgar qué es una adicción y qué es una consecuencia de un cambio en el modo de relacionarse.

La aparición de nerviosismo y ansiedad cuando no se puede obtener acceso a Internet o al móvil son signos de la presencia de una adicción, si bien el manejo de este tipo de “síndrome de abstinencia” no es tan problemático en las adicciones conductuales como lo es en las adicciones a las drogas, que generan dependencia fisiológica además de psicológica.

Tipos de adicciones | .

3. Juego patológico

El juego patológico es la única adicción comportamental recogida en los manuales psicológicos, así como la más frecuente en adultos, probablemente; Sin embargo, la adicción a las máquinas tragaperras y otros juegos similares también es bastante habitual en adolescentes. En España la permisividad legal del Estado con las empresas de apuestas ha multiplicado el número de casos de juego patológico en los últimos años, sobre todo en jóvenes.

4. Adicción a los videojuegos

La adicción a los videojuegos es otro de los tipos de adicciones más frecuentes en adolescentes. Se trata de una combinación entre las adicciones a las nuevas tecnologías y el juego patológico (y de hecho puede suponer un gasto equivalente, puesto que existen muchos videojuegos que permiten pagos ilimitados, aunque también puede suponer menos problemas en este sentido).

5. Comida

El concepto de “adicción a la comida” se relaciona con los atracones propios de la bulimia, la obesidad y otras alteraciones asociadas a la conducta alimentaria. Las personas adictas a la comida muestran signos como aumento rápido de peso, comer en soledad y a escondidas, ingerir los alimentos muy deprisa o dolor de estómago causado por los atracones.

6. Azúcar

La comida y la bebida con mucho azúcar pueden causar adicción, mereciendo una mención especial dentro de las adicciones alimentarias por su asociación con la diabetes mellitus y otros trastornos médicos. Los refrescos con azúcar, la bollería industrial o las chucherías son tres ejemplos de estímulos adictivos de este tipo

7. Trabajo

La adicción al trabajo (llamada también “workaholismo”) no está recogida en las clasificaciones de psicología clínica, aunque se podría llegar a diagnosticar cuando la actividad laboral de la persona se vuelve excesivamente prioritaria y afecta al resto de áreas, como las relaciones sociales y la salud física. En especial, trabajar de forma muy activa durante demasiado tiempo sin descansar puede causar problemas relacionados con el estrés y la hiperactivación fisiológica, como los infartos.

Tipos de adicciones | .

8. Compras

La adicción a las compras consiste en una falta de control con respecto a una conducta compulsiva de compras de objetos que no resultan necesarios. Es otra de las adicciones comportamentales más comunes y puede afectar seriamente a nivel económico a las personas afectadas y a sus hogares.

9. Deporte

La adicción al ejercicio o al deporte se relaciona con las sensaciones agradables que provoca la actividad física en el organismo. Aunque hacer ejercicio con frecuencia es saludable, cuando el deporte interfiere en la vida cotidiana puede llegar a constituir un problema de tipo adictivo.

10. Sexo, pornografía y masturbación

El concepto de adicción al sexo ha sido objeto de controversia durante muchas décadas porque puede implicar una demonización de conductas sexuales normales, si bien no necesariamente aceptadas por la sociedad, aunque nuevamente podemos considerar que se trata de una adicción cuando afecta de forma negativa a la vida de la persona.

La adicción a la masturbación y a la pornografía es un tipo de adicción sexual, aunque la adicción al sexo se suele conceptualizar de un modo distinto en función de si la conducta compulsiva implica a otras personas o se lleva a cabo en soledad puesto que implica estímulos adictivos diferentes.

Referencias bibliográficas:

  • Malenka, R. C.; Nestler, E. J. & Hyman, S. E. (2009). Reinforcement and addictive disorders. En A. Sydor y R. Y. Brown (Eds.), “Molecular neuropharmacology: A foundation for clinical neuroscience (2nd Ed.)”. New York: McGraw-Hill Medical.
  • Volkow, N. D.; Koob, G. F. & McLellan, A. T. (2016). Neurobiologic advances from the brain disease model of addiction. The New England Journal of Medicine, 374(4): 363-371.