Chili con carne: receta original y otros platos con carne y chile

El chili con carne es una receta tipo “tex mex” hecha a base de frijoles, carne y chile.
El chili con carne es un típico plato "tex mex".
 

El chili con carne también conocido como chile con carne, o simplemente “chili”, es una receta con carne originaria de la frontera entre México y Estados Unidos. Por lo mismo se conoce como un típico plato “tex mex” (erróneamente atribuido a la gastronomía mexicana).

En el siguiente artículo explicamos cómo hacer chili con carne, según la receta tradicional y también la receta vegetariana. Finalmente describimos otros platos con carne y chile, como los nachos, los tacos y las enchiladas.

Receta de chili con carne (chile con carne)

El chili con carne original es una especie de sopa espesa y con un sabor picante. Según la Sociedad Internacional de Chili, los ingredientes clave que suelen incluirse en este plato son la carne -que suele ser de cerdo o de res-, los frijoles y el chile -rojo o a veces jalapeños- , encargados de darle ese sabor picante.

Aunque su origen es incierto, cuentan que el chili con carne se originó en el norte de México, en concreto en la región de Baja California (frontera con San Diego, EEUU) y en un momento donde había mucha gente que alimentar con pocos alimentos disponibles.

Por la cantidad de ingredientes de bajo costo que contiene, así como por su alto contenido en calorías, proteínas y carbohidratos, el chili con carne era perfecto para alimentar a muchas personas, aún con pocos recursos.

Tiempo después, este plato se propagó hacia la frontera este de Estados Unidos (Texas), convirtiéndose en un plato muy popular en la región; que no debe confundirse con otro platillo mexicano muy típico pero totalmente diferente: la carne con chile.

Ingredientes

Aunque existen muchas variedades, la típica receta de chili con carne incluye los siguientes ingredientes (porción para 6 personas):

  • 1 kg ½ de carne molida (res y/o cerdo)

  • 800 g de frijoles rojos grandes (en inglés se llaman red kidney beans)

  • 2 chiles rojos, cortados en rodajas (o 3 cucharadas de chile en polvo)

  • 2 cucharadas de aceite de oliva

  • 2 cebollas picadas en pequeños cubos

  • 2 dientes de ajo picados en pequeños cubos

  • 3 cucharadas de puré de tomate (tomate pelado)

  • 400 g de tomate picado en pequeños cubos

  • 1 cucharada de comino

  • 1 cucharada de cilantro (en polvo o sus hojas picadas en pequeños trozos)

  • Orégano en polvo

  • Opcionalmente puede agregarse canela

  • Sal y pimienta

  • Salsa inglesa (Worcestershire)

  • 200 ml de vino tinto (opcional)

Preparación

La preparación del chili con carne tarda de 20 a 30 minutos, aunque tiene un tiempo de cocción de 1 hora y media a dos horas. Siguiendo esta receta, la cantidad de calorías que puede tener un plato de chili con carne es de 420 kcal, además de 45 g de proteínas y 23 g de carbohidratos.

Primero lavamos todas las verduras y picamos la cebolla, el ajo y el pimientos en trozos bien pequeños para añadir al sofrito. Picamos también el cebollino y dividimos la parte blanca del tallo de las hojas verdes. Sacamos los tomates de las latas y los aplastamos con un tenedor hasta conseguir una especie de puré.

Necesitamos una cacerola de buen tamaño en donde pondremos el aceite de oliva.  Enseguida colocamos la carne picada o carne molida y la cocinamos hasta dorarla. Llegados a este punto incorporamos el vino tinto y dejamos que hierva por tres minutos.

Cuando ha pasado este tiempo ponemos los tomates, el puré de tomate, el chile y los condimentos (el comino, la sal, la pimienta, el cilantro, el orégano la canela y la salsa inglesa). Mezclamos hasta incorporar todos los ingredientes a fuego lento.

Tapamos la cacerola y dejamos cocer durante 40-50 minutos, revolviendo ocasionalmente. Al pasar este tiempo, colocamos los frijoles y lo ideal es incorporar un poco más de cilantro, esta vez fresco. Volvemos a cocinar a fuego lento por 10 minutos, sin tapar la cacerola.

Ahora es cuando podemos probar un poco de la mezcla y decidir si es necesario incorporar un poco más de cualquier condimento. Finalmente retiramos del fuego y servimos.

El chili con carne suele acompañarse con arroz blanco, guacamole y crema agria (nata de montar). En ocasiones puede comerse también con nachos, aunque generalmente se come sólo con el arroz y el guacamole. Es decir, puede comerse como plato solo o acompañado de tortillas de maíz, así como añadirlo a unos tacos con chili.

Frijoles rojos.

La versión vegetariana: “chili sin carne”

Tal como ocurre con casi cualquier platillo, la receta de chili con carne puede adaptarse a la dieta vegana. El chili sin carne nació en los años 60 y 70 junto con el crecimiento del vegetarianismo y el veganismo.

Puede degustarse por personas veganas y vegetarianas porque no incluye ningún ingrediente de origen animal. Algunos lo conocen como “chili con carne vegetal” mientras que otros le llaman simplemente “chili sin carne”.

Se llevan a cabo los mismos pasos y se utilizan los mismos ingredientes, a excepción de la carne molida. Esta última puede sustituirse con seitán o tofu, o bien, puede utilizarse maíz, papa o setas en lugar de la carne.

Opciones más rápidas

Para los más apurados de tiempo existen chilis ya hechos que vienen en latas y simplemente hace falta abrirlo y calentarlo en la sartén durante unos minutos. De la misma manera, existe la opción de vertirse en un bol y calentarlo al microondas.

Una de las mejores opciones es el del Mercadona de la marca La Fondita. Es ligeramente picante y la lata contiene 418 gr de producto.

Puede acompañarse como el chili casero, con unos nachos con carne y otras salsas disponibles en estos supermercados. La de queso cheddar es una de las más solicitadas.

Otros platos con carne y chile

Aparte del chili con carne existen muchos otros platos populares tanto en México como en Estados Unidos, hechos a base de carne y chile. Entre los más consumidos encontramos los nachos con carne, los tacos y las enchiladas. Veamos en qué consiste cada uno.

1. Nachos con carne

Los nachos con carne son en realidad una adaptación de chili con carne. La receta sigue el mismo proceso que ya describimos (aunque suelen incorporarse los jalapeños ). Lo que cambia realmente es la forma en que se sirve.

En lugar de colocar la mezcla de carne, chile, frijoles y tomate en un plato hondo con arroz o guacamole, lo que hacemos es acomodar un puñado de nachos en un plato extendido.

Enseguida incorporamos una cucharada de guacamole en el centro de los nachos, junto con una cucharada de crema agria o nata para montar. Sobre el resto de los nachos colocamos un poco de queso mozzarella o gouda, de preferencia rallado o en trozos.

Después servimos el chili con carne con una cuchara sopera sobre los nachos que están alrededor del plato. Es importante que la mezcla siga caliente para que el queso se derrita sobre los nachos.

Como el ingrediente principal en este caso son los nachos, no es necesario que preparemos una cantidad tan grande de chili con carne. Además, podemos mezclar o la carne molida con un poco de chorizo.

También puedes preparar unos ricos nachos con queso y salsa de guacamole casera como los del siguiente vídeo:

2. Tacos

Los tacos son otra de las recetas típicas mexicanas que han ganado popularidad en Estados Unidos. Las variedades para prepararlos son casi infinitas: pueden hacerse con cualquier tipo de carne (de animal o vegetal) y también con verduras.

Lo que tienen en común es que en la base llevan una tortilla de maíz, tradicionalmente una tortilla suave, aunque en algunos lugares de norte de México y Estados Unidos se utilizan tortillas horneadas de consistencia crujiente.

Sobre las tortillas se incorpora una porción del guiso de nuestra preferencia. Sobre el guiso puede agregarse una cucharada de salsa, algún chile o condimentos como cilantro y cebolla.

Entre los tacos más típicos se encuentran los tacos al pastor, los tacos de canasta y los tacos de mariscos, según la región.

Los tacos al pastor son de los más populares en todo México.

3. Enchiladas

Las enchiladas son otro de los típicos platos mexicanos con chile, aunque en este caso los ingredientes principales son las tortillas y la salsa de tomate con chile (no tanto el tipo de carne que se utiliza).

Las enchiladas suelen realizarse con carne de pollo desmenuzada, y en algunos casos ni siquiera llevan carne. La salsa se prepara con tomates (rojo o verde), chiles, cebolla, ajo y cilantro. Todos estos molidos y previamente asados un par de minutos en un sartén o comal.

Después de molerlos se colocan nuevamente en el sartén, con una cucharadita de aceite, hasta que la salsa hierva. A la par, se calientan las tortillas y se colocan sobre un plato extendido.

Encima se pone un poco de pollo y se cierran a manera de rollo o canelón. Una vez teniendo tres o cuatro rollos de tortilla con pollo en el mismo plato, se bañan con la salsa de tomate recién hecha.

Finalmente se pone un poco de crema agria o nata de montar, un poco de queso fresco rallado, unas tiras de cebolla y unas rebanadas de aguacate.

Las enchiladas son un plato muy distinto al chile con carne, pero también lleva chile y carne.

 

Referencias bibliográficas:

  • Harter, T. (2018). Flight Risk Chili [online]. Disponible en http://www.chilicookoff.com/winning-recipes [Consultado 30 ene. 2019].

  • Pratt, J. (2019). Chili con carne. Food recipes BBC. Recuperado 31 de enero de 2019. Disponible en https://www.bbc.com/food/recipes/chilliconcarne_67875

  • Prandoni, A. y Zago, F. (2012). Los sabores de la comida Tex-Mex. De Vecchi Ediciones: Barcelona.

  • Walsh, R. (2004). The Tex-Mex Cookbook: A History in Recipes and Photos. New York: Broadway Books.

Comentarios