Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Cómo preparar 6 cócteles sin alcohol sencillos y rápidos

Los hábitos de vida más saludables han encumbrado a los cócteles sin alcohol como una alternativa sana a las bebidas espirituosas.
Existen todo tipo de combinaciones para elaborar cócteles sin alcohol, perfectas para aquellas personas que prefieren prescindir de él, bien porque no les apetece, por motivos de salud o porque deben conducir durante las horas siguientes.

Este artículo va dedicado a estas personas, ya que en él podrán encontrar cómo preparar 6 cócteles sin alcohol fáciles y rápidos, basados en algunos cócteles tan populares como el San Francisco o la piña colada

6 recetas de cócteles sin alcohol

La palabra cóctel se ha utilizado para designar aquellas bebidas elaboradas a partir de la combinación de tres sabores diferentes, siendo una de ellas algún tipo de bebida alcohólica.

Sin embargo, en los últimos años se ha popularizado el consumo de "bebidas 0.0" o no alcohólicas y, como consecuencia, los cócteles que prescinden de este compuesto orgánico formado a partir de la fermentación de ciertas frutas o granos con levadura.

Aunque pueda parecer complicado, resultan muy sencillos de elaborar y pueden resultar tanto o más deliciosos que sus alternativas originales. A continuación, presentamos 6 recetas para elaborar cócteles sin alcohol.

1. San Francisco

El San Francisco es uno de los cócteles más famosos del mundo; por no decir que probablemente sea el más popular y perfectamente puede realizarse una versión sin alcohol de este.

Los ingredientes de este refrescante y saludable cóctel son el limón, la naranja, la piña, el melocotón, soda, azúcar, hielo, granadina y una rodaja de naranja o limón. Esta bebida puede prepararse con o sin máquina de triturar.

La receta del San Francisco consiste en meter en la coctelera 5 décimas partes de zumo de naranja, 1/10 limón, 2/10 de zumo de piña, 1/10 de zumo de melocotón y verter el contenido de la mezcla en un vaso de tubo. Añadir una gota de granadina al vaso y decorarlo con una rodaja de naranja o limón.

El San Francisco también puede hacerse triturando toda la mezcla del zumo, la soda y el hielo, verter el contenido en un vaso y añadir en última instancia la granadina y la decoración.

2. Daiquiri virgen

La denominación “virgen” suele utilizarse popularmente para hacer referencia a aquellos cócteles que no llevan alcohol.

El daiquiri sin alcohol se prepara siguiendo la receta tradicional pero sin recurrir al ron, presente en la receta original.  Para elaborar la versión libre de alcohol necesitamos los siguientes ingredientes: zumo de lima, azúcar o almíbar, hielo y corteza de lima.

Para preparar este cóctel originario de Cuba, primero mezclamos en un vaso coctelera el azúcar, el zumo de lima y el hielo. A continuación, servimos la bebida en un vaso frío y lo decoramos con una rodaja de lima.

Otras formas de daiquiri se puede elaborar utilizando cualquier otra fruta que le aporte un sabor especial. A esta misma receta se le puede añadir plátano, fresa o sandía para obtener diferentes versiones de este aclamado cóctel.

3. Shirley Temple

El Shirley Temple también es uno de los cócteles más populares del mundo. Bautizado así en honor a la famosa actriz infantil de la edad dorada de Hollywood, el Shirley Temple se elabora con zumo de naranja o refresco de limón, ginger ale, hielo y cerezas marrasquino.

La forma de hacer la variedad no alcohólica de este cóctel consiste en mezclar cinco medidas de refresco de limón (o el zumo de naranja) en una coctelera o vaso alto y, a continuación, añadir el ginger ale.

Finalmente, agregamos la granadina, removemos bien y decoramos con una o dos cerezas que aportarán el toque dulce y distinguido a nuestra bebida.

Los cócteles sin alcohol son una opción idea para acompañar fiestas y veladas de una forma más sana.

4. Cajun Clamato

El Cajun Clamato, también conocido como Virgin Mary, es la versión sin alcohol del cóctel mundialmente famoso Bloody Mary.

Este cóctel se elabora con zumo de tomate, salsa Worcestershire, tabasco, zumo de limón, sal y pimienta negra. La receta original del combinado se elabora también con vodka, pero vamos a prescindir de él para la versión sin alcohol.

Para hacer el Virgin Mary, añadimos en una coctelera 2 centilitros de agua mineral con gas, la mitad de esa medida de zumo de limón, 3 o 4 cubitos de hielo y agitamos enérgicamente.

A continuación, añadimos 2 decilitros de zumo de tomate, sal y pimienta negra, un golpe de tabasco y dos golpes de salsa Worcestershire. Este combinado se presenta normalmente con mucho hielo y en vaso ancho.

5. Sex on the beach sin alcohol

El cóctel clásico conocido como Sex on the beach se puede preparar de múltiples maneras, aunque tradicionalmente se elabora con zumo de naranja, zumo de melocotón, zumo de arándanos y vodka.

Para la versión sin alcohol de nuestro cóctel eliminamos el vodka y mezclamos el resto de ingredientes en una coctelera. Asimismo, existen otras versiones de este cóctel con zumo de piña en lugar de naranja y con granadina en lugar de zumo de arándanos.

6. Piña colada sin alcohol

El último de nuestros cócteles sin alcohol consiste en una versión de la mundialmente conocida Piña colada. Para poder elaborarlo necesitamos los siguientes ingredientes: agua, una piña entera, azúcar, leche de coco y hielo. Además, este cóctel requiere de la utilización de una batidora o licuadora.

El primer paso consiste en poner en la batidora unos 100 mililitros de agua y la piña entera troceada y sin el corazón, el cual habremos retirado al cortarla. Una vez hayamos colocado estos ingredientes en la batidora, mezclamos hasta conseguir una bebida de aspecto homogéneo. A continuación añadimos azúcar al gusto y volvemos a batir la mezcla.

Una vez tengamos estos ingredientes licuados, añadimos hielo al gusto y 500 ml de leche de coco; volvemos a batir bien y cuando la mezcla quede bien triturada y mezclada, la servimos en una copa larga.

No obstante, si queremos un recipiente más original, podemos vaciar la piña en lugar de cortarla. Una vez vacía y limpia, la mantenemos en la nevera o el congelador mientras elaboramos el cóctel y, así, la podemos utilizar como vaso.

Bibliografía:

  • Brown, J. & Miller, A. (2009). Spirituous Journey: A History of Drink, Book Two. Mixellany Limited.

 

  

 

 

Comentarios