Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Cómo hacer alioli casero fácil (receta con huevo, sin huevo o con leche)

Descubrimos cómo preparar esta típica salsa española: el alioli, y aprendemos a elaborarlo con huevo, sin huevo o con leche.
Aunque parezca complicado, el único secreto para aprender cómo a hacer alioli casero es la práctica.

 

El alioli es una de las salsas más famosas de la gastronomía española y suele resultar un acompañamiento perfecto para una infinidad de platos distintos, entre los cuales destacan las famosas patatas con alioli.

El aceite de oliva, el ajo y la yema de huevo suelen ser los ingredientes principales de esta receta. Sin embargo, la receta sin huevo resulta la más tradicional y auténtica de todas. Asimismo existe otra variedad hecha con leche que sustituye al huevo como elemento emulsionante.

A continuación, revisamos qué y cuáles son las principales recetas de esta salsa parecida a la mayonesa. En concreto, incluimos los pasos básicos para saber cómo hacer alioli sin huevo, con huevo y la salsa hecha con leche.

¿Qué es el alioli? Historia y características

El alioli, llamado así por la palabra catalana allioli que significa ajo y aceite, es un tipo de salsa tradicional española que se elabora a partir de una emulsión de aceite de oliva y ajo blanco. Dependiendo de la comunidad autónoma española en la que nos encontremos, esta salsa puede tener diferentes denominaciones como ajolio, ajoaceite, ajiaceite o ajaceite.

Se consume ampliamente en la cocina mediterránea y en otras regiones de Francia e Italia. Normalmente, es un tipo de salsa de textura más bien espesa que suele acompañarse en muchas variedades de comidas, que incluyen:

  • Paellas y fideuas

  • Pescados

  • Mariscos

  • Carnes a la brasa

  • Verduras

  • Patatas fritas, bravas o asadas

  • Pollo al ás

  • Pan

  • Tapas

Generalmente, es una salsa que se come fría o templada aunque por ejemplo en el guiso de bacalao al horno, el pescado es cubierto con alioli luego se gratina.

Mientras que la receta más típica incluye únicamente ajos, sal y ajos, existe otra receta que también incluye la yema de huevo para que la emulsión sea más fácil de hacer y no se corte. Cuando esto pasa se habla de la salsa como un alioli negado ya que el ajo no se ha ligado del todo con el aceite y parece más una vinagreta que una salsa espesa. Esta receta es similar a hacer mayonesa pero con ajo.

En relación a otras variedades, también existen aliolis con otros ingredientes como anchoas, olivas, perejil, alcaparras o incluso con membrillo y pera. Estas versiones aunque no son muy tradicionales, le suelen dar un toque aromático y gustativo muy original que puede venir perfecto para según qué recetas. Dependiendo de qué tipo, también se suele incluir zumo de limón en la mezcla para darle un sabor más fresco.

La historia de esta salsa hecha a base de ajo se extiende hasta la época egipcia. La versión más tradicional y típica consiste en un majado de ajos ligado con aceite de oliva hasta crear una especie de crema con la ayuda de un mortero de madera o cerámica.

Receta tradicional sin huevo

La versión más tradicional y auténtica se hace a mano para que conseguir que el ajo saque todo el jugo que contiene. Seguidamente, el aceite debe agregarse prácticamente gota a gota para que el ajo emulsione y saque todo el sabor. No se puede parar de majar porque sino es muy fácil que se corte todo. Esta versión es la más difícil y lenta. Además se debe disponer de un mortero y para qué mentir.. .es la que deja más sabor a ajo en la boca y resulta más picante.

Si se hace con la batidora es más complicado que salga la emulsión sin la yema de huevo ya que el ajo tiene propiedades emulsionantes muy limitadas. Con estos dos elementos es la manera más rápida de conseguir la emulsión y procurar que salga un buen alioli.

1. Ingredientes

Como hemos comentado antes, los únicos ingredientes que vamos a necesitar para preparar nuestra salsa de alioli hecha a mano son los siguientes:

2. Elaboración

Primero lo que haremos es echar un poco de sal en el fondo de un mortero. Esto hará que los dientes de ajo suelten mejor el jugo que es lo que provocará la emulsión. A continuación, introduciremos en el recipiente el ajo pelado y troceado muy finamente. El siguiente paso que debemos hacer es machacar estos componentes con el mortero hasta triturarlos bien. Poco a poco, vamos añadiendo gotas de aceite y vamos machacando durante unos 10 segundos. Cuando ambos ingredientes emulsionen, podemos echar más cantidad de aceite y volver a repetir el proceso hasta que acabemos de echar todo el aceite.

Si bien podemos innovar añadiendo otros ingredientes, el ajo y el aceite de oliva virgen son los dos elementos esenciales para elaborar alioli. 

Receta de alioli con huevo

Hacer alioli de esta manera no tiene ningún tipo de dificultad aparente y resulta realmente rápido de hacer. Es una salsa que se parece bastante a la mayonesa ya que implica la emulsión de ciertos ingredientes en aceite. Principalmente lo que se hace con las yemas de huevo es mezclarlas primero para luego ir añadiendo el aceite poco a poco y de esta manera ligarlos.

1. Ingredientes

  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra

  • 2 dientes de ajo

  • 1 huevo

  • 1 pizca de sal

2. Elaboración

Para su elaboración, primero de todo pelamos los ajos, los picamos y los colocamos el en vaso que vamos a utilizar para batir la salsa. Seguidamente añadimos el huevo entero o la yema de huevo -en función del gusto, aunque se recomienda ponerlo entero para evitar que se corte- y vertemos finalmente el aceite de oliva.

A continuación, batimos todos los ingredientes sin levantar la batidora en ningún momento. Cuando empecemos a ver que el aceite y el ajo se emulsionan, empezamos a subir el mango y acabar de mezclar bien todo. Finalmente, vamos añadiendo lo que quede de aceite para conseguir la textura que deseemos. Una vez hecho el alioli lo colocamos en un recipiente para servir y listo.

Receta con leche

El alioli se emulsiona gracias a la yema del huevo pero también podemos sustituir el huevo por la leche y de esta manera conseguir una textura mucho más ligera. Además puede ser una buena opción para aquellas personas alérgicas al huevo. Debido a que no tiene huevo puede guardarse en la nevera hasta 7 días. No obstante, debe de conservarse bien de forma hermética.

1. Ingredientes

  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra

  • 2 dientes de ajo

  • 80 ml de leche fría

  • 1 pizca de sal

2. Elaboración

En primer lugar, en un recipiente se añade la leche, el ajo ya pelado y picado y la sal -también se puede añadir pimienta y zumo de limón en este paso. Seguidamente mezclamos con una batidora todos los ingredientes sin ninguna necesidad de mover o no el mango. Eso sí, es importante estar durante casi 1 minuto a la misma velocidad. Seguidamente y sin parar, se va añadiendo el aceite muy poco a poco, haciendo movimientos de arriba hacia abajo hasta que veamos que está quedando como una especie de mayonesa.

 

  

  

 

 

Comentarios