Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo hacer crema catalana casera? Receta tradicional en 5 pasos

La crema catalana es un postre tradicional catalán elaborado con leche, yemas de huevo y azúcar.
La crema catalana es un postre tradicional que se puede cocinar en casa muy fácilmente.

 

Uno de los dulces más conocidos y deliciosos de la gastronomía catalana es la crema de San José o crema catalana. El contraste de texturas de este plato consigue enamorar hasta al comensal más reacio a los postres. Su historia y sabor incondicional lo convierten en una comida apreciada en todo el mundo.

En este artículo te mostraremos la manera más fácil y rápida de preparar una sabrosa crema catalana casera en 5 sencillos pasos. Además también revisaremos las características principales de este plato tradicional catalán.

¿Qué es la crema catalana?

La crema catalana es una de las recetas catalanas más famosas que existen a nivel mundial. Es un postre que consiste en una especie de crema pastelera, parecida a las natillas por su composición hecha con huevos, leche y azúcar como ingredientes de base y que se sirve en los moldes tradicionales de barro.

Este plato se suele cubrir normalmente con una capa de azúcar blanco que al quemarse por encima le da una textura crujiente y caliente deliciosa, que contrasta con la frescura y suavidad de la crema.

También es conocida en Cataluña como crema de San José o Sant Josep en catalán porque es una comida que en esta comunidad autónoma se suele degustar ese día, más conocido como el día del Padre en España, que es el 19 de marzo. Asimismo es un plato casero y típico que suele comerse generalmente en celebraciones, fiestas y fines de semana por la comunidad catalana.

Es considerado uno de los postres más antiguos de Europa ya que empezó a aparecer en los recetarios medievales catalanes desde el siglo XIV. La receta de su crema también es utilizada en pastelerías para hacer tartas, pasteles, roscones, croissants y bollería en general.

En relación a otros tipos y variantes hechas a partir de esta crema, existe por ejemplo la tarta helada de crema catalana. Asimismo existe en Francia un plato muy parecido llamado crème brulée, que utiliza nata en vez de leche en su composición y también usa la vainilla como aromatizante.

Finalmente, su característico olor y sabor ha dado pie a la creación de diferentes tipos de platos tales como espumas, batidos, mousses, licores, turrones, tés e incluso productos como perfumes y ambientadores.

Receta tradicional en 5 pasos

La elaboración de este postre de origen catalán es muy sencilla y rápida. Lo único que puede que no tengamos en casa es un soplete o una pala de quemar para conseguir que el azúcar de nuestra crema quede caramelizado. No obstante, en esta receta ofrecemos una alternativa disponible para todo el mundo y todas las cocinas.

Si quieres sorprender con este plato tan delicioso, a continuación te mostramos cómo se hace una crema catalana tradicional en 5 simples pasos.

1. Ingredientes necesarios

Los ingredientes que necesitamos para cocinar esta crema catalana son:

  • 1 litro de leche

  • 10 huevos (yemas)

  • 250 g de azúcar

  • 50 g de maizena

  • Canela en rama

  • Azúcar para caramelizar

  • ½ limón

El azúcar de la crema catalana se puede tostar con un soplete de cocina o bien gratinándolo en el horno.

2. Hervimos la leche con la canela y el limón

En primer lugar, debemos colocar en un cazo la leche, la ramita de canela y la piel pelada de ½ limón para que infusione y coja el sabor de estos ingredientes. Dejamos la olla a un fuego medio no muy alto hasta que la leche arranque a hervir, la retiramos y colamos con un colador para evitar que queden restos de canela o limón en ella.

Seguidamente, apartaremos de esta leche una tacita y en ella añadiremos la maicena para conseguir que se disuelva (la leche es importante que esté caliente para evitar que la maizena forme grumos). De momento no utilizaremos más esta mezcla, así que la dejaremos a un lado.

3. Unimos los demás ingredientes

A continuación, una vez separadas las yemas de los huevos, las colocaremos en un bol a parte donde también le añadiremos el azúcar e iremos mezclando hasta conseguir una pasta fina que conformará la base de nuestra crema catalana.

El resto de la leche que había quedado en el cazo la iremos añadiendo poco a poco a esta mezcla e iremos removiendo constantemente sin parar.

4. Espesamos la mezcla

Sin dejar de remover, ponemos todo otra vez a hervir en el mismo cazo pero esta vez a fuego lento. Cuando todo vaya quedando más espeso, añadiremos la maizena disuelta en la tacita que teníamos apartada y seguiremos mezclando todo hasta que hierva de nuevo y se espese del todo.

Es importante en este paso no dejar de remover para evitar que la mezcla se pegue. Una vez esté listo todo lo retiramos del fuego.

5. Vertemos la crema en los moldes

Para hacer nuestra receta de crema catalana más tradicional y casera posible, vertemos nuestra mezcla en recipientes de barro individuales o bien en una fuente más grande y la dejaremos enfriar a temperatura ambiente unos minutos. Seguidamente la colocamos en la nevera para que se siga enfriando.

6. Caramelizamos el azúcar y servimos

Por último, para darle el toque final y más característico de esta receta catalana, haremos la base quemada y crujiente de azúcar. Para ello, justo antes de servirla le añadiremos por la superfície el azúcar para caramelizar -aproximadamente una cucharada por cada ración- y lo quemaremos con la ayuda de un soplete.

Si no disponemos de este utensilio podemos colocar los recipientes en la parte de arriba del horno y gratinar el azúcar para conseguir el efecto caramelizado.

  

  

  

  

 

 

Comentarios