Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo hacer crepes caseros? 2 recetas sencillas

Aprendemos cómo hacer unos crepes, tanto salados como dulces, con estas sencillas recetas
Los crepes salados o dulces son un plato perfecto tanto para desayunos como para meriendas o cenas. 

 

Las crepes son una de las elaboraciones más internacionales de la repostería francesa. Saber hacer correctamente esta receta nos puede servir para degustar este tipo de plato con cualquier acompañamiento que se nos ocurra.

En este artículo veremos cómo hacer crepes caseras siguiendo la receta tradicional de este postre francés.

Receta de crepes tradicionales

Las crepes o crepas son un alimento de origen francés muy popular en todo el mundo. Estas pueden comerse tanto en el desayuno como en cualquier hora del día y se pueden cocinar de varias maneras distintas.

Además, según lo que utilicemos para acompañarlas, la misma masa nos servirá tanto para hacer crepes salados como dulces.

A continuación, aprenderemos cómo hacer creps caseros siguiendo la receta tradicional.

1. Ingredientes

Los ingredientes que vamos a necesitar para hacer nuestras crepes caseras son:

  • 2 huevos

  • 50 gramos de mantequilla

  • 125 gramos de harina

  • 250 mililitros de leche

  • Sal

Tanto las cantidades como los ingredientes de nuestra receta son orientativos, huelga decir que podemos utilizar otras medidas y también otros ingredientes según nuestro gusto.

2. Batir los huevos

El primer paso que debemos llevar a cabo para hacer crepes caseras es batir los huevos en un recipiente y añadir la mantequilla sin dejar de batir para que queden bien mezclados. A continuación, añadiremos también una pizca de sal y seguiremos batiendo. La mantequilla debe estar derretida para que la mezcla se haga más rápidamente.

Lo ideal es hacer el batido con un batidor de cocina pero podemos utilizar también un tenedor o cualquier otro utensilio habilitado para tal fin. Lo importante es que se haga de forma enérgica y que la mezcla quede bien batida.

3. Mezclar los ingredientes

El siguiente paso consiste en añadir la leche a los huevos batidos mientras seguimos batiendo para que la mezcla quede homogénea. El último paso en esta preparación consiste en añadir la harina al huevo y la leche para hacer correctamente nuestros crepes o crepas caseras.

La harina debe verterse en el recipiente lentamente y por tramos, no todo de golpe. Debemos seguir batiendo de nuevo hasta asegurarnos de que no queden grumos en la mezcla y que todos los ingredientes están bien integrados.

4. Cocinar en una sartén mediana

A continuación, necesitaremos una sartén mediana y antiadherente en la que se puedan cocinar los crepes correctamente. Pondremos la sartén a fuego medio y pintaremos la base de la misma con mantequilla.

El procedimiento para cocinarlos consiste en verter la mezcla de huevo, leche y harina en la sartén con un cucharón y extenderlo bien por la base de la misma. La capa de crepe extendida debe ser fina para que el resultado final sea el correcto.

La capa de crepe debe cocinarse en la sartén por lo menos unos 45 segundos por el primer lado, a continuación le daremos la vuelta con la ayuda de una espátula y repetiremos el proceso cocinando otros 45 segundos más. El proceso debe repetirse hasta terminar la masa que hemos elaborado.

5. Emplatar

Una vez ya tenemos hecha la masa de la crepe podremos ponerlas en un plato en la disposición doblada habitual y se pueden rellenar con cualquier ingrediente que nos apetezca, ya sea dulce o salado. Las crepes más habituales se rellenan con jamón, queso, chocolate, vainilla, helado y cualquier otro elemento al gusto.

En nuestra receta de crepes necesitaremos pocos ingredientes más que huevos, leche, mantequilla y harina. 

Receta para unos crepes esponjosos

La forma de hacer unas crepes más esponjosas y sin zonas quemadas o tostadas requiere los mismos ingredientes que la receta tradicional pero un modo distinto de preparación. Aunque esta receta necesita algo más de elaboración, el resultado es espectacular.

A continuación resumimos la receta para hacer unos creps más blancos y esponjosos que las habituales, muy parecidas a la receta tradicional de las “crespelle” que se hacen en italia.

1. Ingredientes

Para hacer las crepes caseras más esponjosas y claras que las que se preparan habitualmente, los ingredientes que vamos a necesitar son:

  • 2 huevos

  • 250 mililitros de leche entera

  • 100 gramos de harina que dividiremos en 2 recipientes

  • 6 gramos de mantequilla

  • Sal

2. Mezclar los ingredientes

Empezaremos nuestra para hacer crepes caseras receta añadiendo los dos huevos en un recipiente y seguidamente agregaremos la sal y los 50 gramos de harina. Procederemos a mezclar todos los ingredientes a poder ser con una espátula hasta que toda la mezcla quede homogénea.

Una vez los huevos hayan absorbido la harina añadiremos nuevamente los 50 gramos de harina que nos faltan y volveremos a mezclar de manera insistente todos los ingredientes. Una vez quede todo bien mezclado debemos asegurarnos de que no queden grumos.

3. Añadir la leche

El siguiente paso para hacer la masa de crepes consiste en, una vez la harina ya haya sido absorbida, añadimos un poco de la leche que teníamos preparada para continuar con la mezcla. Seguiremos mezclando de manera insistente mientras vamos añadiendo la leche intermitentemente hasta que nos quede una mezcla más líquida que cuando empezamos a remover el huevo y sin grumos.

4. Añadir mantequilla

El siguiente paso consiste en poner una cucharada de mantequilla en una sartén caliente hasta que se derrita, y añadir la mantequilla líquida a nuestra mezcla de huevos y harina. Seguiremos removiendo para que toda la mezcla quede bien agregada y no queden grumos ni burbujas. Dejaremos reposar nuestro recipiente con la mezcla durante 20 minutos a temperatura ambiente.

5. Cocinar en una sartén

Una vez la mezcla haya reposado procederemos a cocinar el crepe a la manera tradicional. Para obtener un mejor resultado final podemos utilizar algún instrumento que ayude a distribuir mejor el calor por toda la sartén como una de las rejillas clásicas que se ponen entre el fuego y la sartén.

Pondremos la masa en la sartén con ayuda de un cucharón, la extenderemos por toda su superficie y la cocinaremos más o menos un minuto por cada cara. El resultado que obtendremos serán crepes claras, sabrosas y esponjosas.

Comentarios