Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo hacer croquetas caseras? Receta con jamón y bechamel

Esta receta para hacer croquetas caseras de jamón y bechamel es tan nutritiva como deliciosa.

 

Las croquetas caseras son una de las comidas tradicionales más valoradas del mundo occidental. Su elaboración se aprecia principalmente en Europa, donde en algunos países los cocineros pugnan por ver quién las cocina de la mejor manera y con la receta más sabrosa.

Con el fin de conocer más acerca de este delicioso aperitivo, en este artículo describiremos una receta de croquetas de jamón y bechamel fácil de preparar en casa y muy saludable. Por supuesto, podemos utilizar otros ingredientes, como pollo, bacalao, atún o espinacas.

Cómo hacer croquetas caseras: receta con jamón y bechamel

Puede parecer que la elaboración de unas buenas croquetas caseras sea un tema sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Saber preparar unas croquetas perfectas al estilo tradicional es un tesoro que podemos compartir con amigos y familiares, un don que podrá disfrutar tanto nuestro entorno como nosotros mismos.

La receta que presentaremos es la de las tradicionales croquetas de jamón, siguiendo la misma elaboración que la receta del chef Alberto Chicote -aunque como en la mayoría de recetas caseras, las podremos elaborar con el acompañamiento que más nos guste. A continuación veremos cuál es la receta para preparar unas deliciosas croquetas caseras.

1. Ingredientes

Los ingredientes para elaborar unas croquetas caseras son: 1 litro de leche, medio litro de nata, jamón ibérico (aunque técnicamente puede ser de cualquier otro tipo), 90 gramos de mantequilla, un hueso de jamón lavado, una cebolla, sal, nuez moscada, harina, huevo y pan rallado.

Estos son los ingredientes habituales con los que se elaboran las croquetas caseras de jamón aunque, como hemos indicado, se pueden emplear otros ingredientes al gusto. El pollo y el atún son recurrentes, y las espinacas o las patatas pueden ser buenas opciones para veganos, vegetarianos y amantes de los vegetales.

2. Preparar la bechamel

Para elaborar la bechamel introduciremos un litro de leche en una cazuela y la pondremos a hervir. A continuación pondremos la mitad de nata con la leche y agregaremos también el hueso de jamón para que la mezcla se impregne con el sabor de este alimento.

Esta mezcla dejaremos que hierva unos 15-20 minutos; si lo dejamos durante menos tiempo no tendrá tiempo de impregnarse con el sabor del jamón.

3. Preparar la masa

En otra cazuela pondremos 90 gramos de mantequilla a hervir y dos cucharadas de aceite de oliva. Además del aceite añadiremos la cebolla picada y dejaremos que se vaya cocinando con la mantequilla y el aceite hasta que quede dorada.

Tras cocinarla entre 5 y 6 minutos añadiremos el jamón en tacos a la mezcla de mantequilla y cebolla, para que esta también adquiera el sabor del jamón a partir de la grasa que va soltando.

El aspecto final de la mezcla debe ser una especie de pasta de mantequilla con cebolla y jamón llamada “rus”. Esta mezcla resultante debe ser compacta y fácilmente removible.

Es importante recordar que la bechamel se puede hacer más densa o más suave dependiendo de cómo nos guste. Si queremos hacerla más densa le pondremos más mantequilla y si nos gusta más suave, menos.

4. Elaborar la bechamel

Para hacer la bechamel de las croquetas caseras añadiremos la leche caliente poco a poco al rus elaborado con la mantequilla. Este es el proceso más importante; la forma de lograr la bechamel consiste en ir añadiendo cucharadas de leche a la masa y mezclando al mismo tiempo.

La elaboración de la bechamel debe ser lenta, con paciencia y mezclando continuamente. La leche debe estar caliente para la que la mezcla resultante quede cremosa y sin grumos.

El producto final debe ser una masa suave y fina que caiga hacia la cazuela si la levantamos con una cuchara o un tenedor. Una vez veamos que la mezcla es homogénea y cremosa le añadimos sal y nuez moscada.

5. Elaborar las croquetas

Una vez tenemos la bechamel elaborada, la guardaremos en la nevera en una fuente hasta que se enfríe. La forma habitual de conservarla es taparla con un papel transparente y hacerle unos agujeros por encima del papel.

Para elaborar las croquetas colocaremos tres platos con harina, huevo y pan rallado respectivamente. Montaremos las croquetas con las manos haciendo pequeñas bolas con la masa fría y dándoles forma de croqueta. Para que no se nos pegue la masa en la mano nos pondremos un poco de aceite en cada palma.

6. Cocinar las croquetas

Una vez tenemos hechas todas las croquetas a partir de la bechamel las rebozaremos con harina, huevo y pan rallado y las pondremos en la sartén o en la freidora hasta que estén listas.

Conviene recordar que durante el proceso debemos impregnar todas las croquetas con la misma cantidad de harina, huevo y pan rallado, y cada uno de estos ingredientes debe envolver la croqueta por todos sus lados.

El último paso consiste en poner las croquetas sobre papel de cocina absorbente para eliminar el aceite sobrante de las mismas. Y listo, ya tenemos hechas nuestras croquetas de jamón caseras.

Comentarios