Cómo hacer mermelada de cerezas casera: receta con y sin azúcar

Descubrimos cómo hacer mermelada de cereza con y sin azúcar y todos los usos que le podemos dar.
Aprendemos cómo hacer mermelada de cerezas casera.  

 

Es temporada de cerezas y una manera de conservarlas para poder degustarlas durante todo el año es elaborando mermelada de cerezas casera. A continuación os detallamos el paso a paso para hacer confitura de cerezas, los usos que le podemos dar y para todos aquellos que no quieran añadir azúcar a la receta, también os contamos cómo hacerla sin azúcar.

Cómo hacer mermelada de cerezas paso a paso

Para hacer una rica mermelada de cerezas es necesario seleccionar buenas frutas, que sean carnosas y que se encuentren en su punto óptimo de maduración. Todas tienen que encontrarse en la misma fase de maduración, sin mezclar verdes con maduras. Tenemos que tener en cuenta que tendremos que poner la mitad del peso de las cerezas en azúcar, así que tenemos que considerar el peso de las cerezas una vez las hemos deshuesado.

Para elaborar 450 g de mermelada de cereza necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 500 g de cerezas deshuesadas

  • 30 g de zumo de limón

  • 250 g de azúcar

Una vez hayamos deshuesado las cerezas, las pondremos en un cazo con todo su jugo. Añadimos también el zumo de limón y el azúcar. Lo mezclamos todo muy bien y lo ponemos a hervir. Cuando hierva, bajamos el fuego a temperatura media y dejamos que continúe la cocción durante aproximadamente media hora más.

Durante ese tiempo tenemos que ir moviendo de vez en cuando para evitar que el azúcar se quede pegado en el cazo. Pasado este tiempo, nuestra mermelada ya estará lista, solo tendremos que dejarla enfriar y meterla en un tarro de cristal.

Tenemos que tener en cuenta que la textura de mermelada no la adquirirá cuando esté caliente, si no cuando esta esté fría. La cereza no tiene mucha pectina, así que si queremos una mermelada de cereza bien espesa, tendremos que añadir pectina o algún gelificante como hojas de gelatina. Otra manera de conseguir una confitura de cerezas espesa es cocinarla con pieles de manzana.

Una vez se haya enfriado la mermelada y haya adoptado el espesor suficiente, la podemos preparar para conserva. Aunque si la quieres consumir durante los mismos días, puedes guardarla en un tarro hermético en la nevera. Se puede conservar durante varias semanas gracias al azúcar y al frío.

También podemos elaborar mermelada de casera sin azúcar, utilizando edulcorantes naturales. 

 

Receta de mermelada casera sin azúcar

Para todos aquellos que no quieran añadir azúcar a la mermelada de cerezas pero no quieran renunciar a ella, os presentamos una receta que no lleva azúcar, si no un edulcorante natural que le aporta dulzor de una manera más saludable. De esta manera, también la podremos hacer servir para acompañar carnes, quesos, bizcochos y nuestro desayuno.

Para que tenga un poco más de consistencia y espesor, en el último momento le añadiremos 3 hojas de gelatina sin sabor o pectina natural, como puede ser la piel de dos manzanas. En esta receta sustituimos el azúcar blanco refinado por miel o azúcar mascabado, aunque se puede añadir otro tipo de edulcorante natural como panela, sirope de agave o stevia.

Para hacer la mermelada de cereza necesitaremos 800 g de cerezas limpias, deshuesadas y sin rabito, 2 cucharadas soperas de miel, azúcar mascabado, stevia líquida u otro edulcorante al gusto, el zumo de medio limón, 3 hojas de gelatina neutra y la piel de dos manzanas.

Primero tenemos que poner en remojo la gelatina en agua fría. Después, en una cazuela añadimos las cerezas, el edulcorante y el zumo de limón. Si vamos a utilizar la piel de dos manzanas para hacer espesa la mermelada, la ponemos también en el cazo y no hace falta añadir la gelatina, ya que la piel de la manzana hará de pectina.  

Lo cocemos todo a fuego medio durante 35 y 40 minutos. Si utilizamos gelatina para espesar la mermelada la tenemos que añadir bien escurrida cuando falten 3 minutos para terminar con el tiempo de cocción. Si ponemos la piel de las manzanas, las cocemos junto con las cerezas y en el último momento la quitamos.

Cuando terminemos con la cocción, la mermelada de cerezas sin azúcar ya estará lista. Si nos gusta un poco más fina la podemos triturar un poco. Si la queremos guardar para conserva, tenemos que poner la mermelada en botes de cristal esterilizados. Los llenamos bien, los tapamos y los giramos del revés. Dejamos enfriar y los dejamos del revés durante toda la noche para que se haga el vacío.

Hay que tener en cuenta que al utilizar edulcorante la mermelada no tiene la misma consistencia que cuando la preparamos con azúcar, por esta razón tenemos que utilizar gelatina neutra o pectina natural.

Además, la conservación no será la misma, ya que los edulcorantes naturales no son conservantes como el azúcar, sólo aportan dulzor. Si no la vamos a guardar como conserva, en la nevera en un bote de cristal cerrado dura un par de semanas, ya que no tiene azúcar que la conserva durante más tiempo.

Podemos utilizar la mermelada de cerezas tanto en tostadas, como en pasteles o como acompañamiento de carnes. 

 

¿En qué platos podemos utilizar esta mermelada?

Siempre asociamos la mermelada al desayuno, untada sobre unas tostadas, pero la verdad es que le podemos dar muchos más usos y de una forma diferente a la habitual. Por esta razón os explicamos de qué otras maneras podemos degustar la mermelada de cerezas.

Además de las opciones que os vamos a dar a continuación, también la podéis usar para relleno de bizcochos o para cubrir pasteles o tartas de queso.

1. Acompañamiento para numerosos aperitivos

La mermelada de cereza es ideal para acompañar recetas de aperitivos rebozados como fingers de pollo, croquetas o similares. El sabor dulce de la cereza combina muy bien con el sabor fuerte de los rebozados.

2. Batidos

Podemos preparar batidos de diferentes sabores y añadir mermelada de cereza. Son muy fáciles de preparar, tan solo necesitamos añadir bolas de helado de nata o vainilla, unas cucharadas de mermelada y un vaso de leche fría. El resultado es un refrescante y delicioso batido de cereza que lo tendremos preparado en tan solo 2 minutos.

3. Salsa para acompañar carnes y pescados

Podemos usar la confitura de cerezas para preparar una salsa ligera que es ideal para acompañar carnes y pescados. Tan solo tendremos que calentar unas cucharadas de mermelada con mantequilla. Después de colarla, el resultado será una salsa muy fina que servirá de acompañamiento tanto a carnes, como pescados e incluso al foie gras.

4. Helados caseros

Otra manera de aprovechar la mermelada de cerezas es preparando helados de cereza. Solo tendremos que preparar una base de helado y añadir cucharadas de mermelada y mezclarlo todo bien. El truco para que al congelarlo no se formen cristales es ir removiendo cada 20 minutos durante su congelación.

5. Dar sabor a carnes

La mermelada de cereza es ideal para dar sabor a carnes de cerdo o carnes blancas que no tienen mucho sabor. Para ello solo tendremos que mezclar la mermelada con nata líquida y hervirla. Después la podemos añadir por encima de la carne, que le aportará un sabor dulce muy interesante.

6. Ensaladas

Otro uso de la mermelada de cereza es utilizarla como aliño en ensaladas con frutos secos y queso de cabra. Para ello tendremos que preparar una vinagreta añadiendo unas cucharadas de mermelada al resto de ingredientes y removiendo bien. Aportará un sabor perfecto a este tipo de ensaladas.

Comentarios