Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Copos de avena: propiedades y 5 recetas de desayunos con avena

Descubrimos las propiedades de los copos de avena y aprendemos 5 recetas de desayuno con este cereal.
Los copos de avena son la forma más fácil de incluir este cereal en nuestra dieta.

 

Los copos de avena son una de las muchas formas de consumir este cereal y existen miles de recetas con este tipo de alimentos, especialmente para desayunar -que es el mejor momento para consumirla.

Si no sabes cómo tomar avena ni de qué forma en este artículo te mostramos 5 recetas de desayunos con avena -como el porridge- para que disfrutes de este alimento incluido muchas veces en dietas para adelgazar. Además, también descubriremos cuáles son las principales propiedades y beneficios de este alimentos.

¿Qué son los copos de avena?

Los copos de avena o avena arrollada es la forma más común y habitual de comer avena que tenemos. Asimismo este cereal puede consumirse de otras maneras diferentes incluyendo la leche de avena, el salvado o en forma de granos o harina.  

El proceso por el cual se consiguen los copos es bastante largo ya que primero se debe eliminar la gluma -la cáscara que recubre a la avena-, un ligero tostado a baja temperatura para procesar el grano y una exposición al vapor para ablandarlo.

Finalmente, la avena se pasa por unos rodillos para darles una forma plana. Cuando se reducen demasiado se consigue la harina de avena.

Este alimento es considerado muy nutritivo y necesario en una dieta equilibrada. Puede consumirse por personas celíacas porque no contiene gluten, así como también puede consumirse por personas con diabetes.

A veces es utilizado en las dietas hechas para adelgazar debido a su alto contenido en fibra y nutrientes. Los copos de avena son energéticos y encima antioxidantes.

¿Qué propiedades y beneficios tienen?

Los copos de avena son ricos en vitaminas -B5, B1, B6 y E- que promueven la salud del organismo y en ácidos grasos y omega 3. También contiene minerales incluyendo al zinc, al calcio y al hierro, que promueven el desarrollo del sistema musculoesquelético.

Asimismo, la avena es un cereal que tiene carbohidratos de lenta absorción y que aportan fibra, así como aminoácidos. Esta fibra evita el estreñimiento y favorece el paso de la comida por el tracto digestivo, así como la buena absorción del colesterol y su correcta eliminación de forma natural.

Por otra parte, entre los principales beneficios atribuidos a este alimento destaca el hecho de que tiene una capacidad antioxidante, protectora del sistema inmunológico que ayuda a reducir la tensión arterial.

Se conoce también que puede ayudar a reducir el apetito, generando más sensación de saciedad en el cuerpo y con beneficios adelgazantes gracias a su alto contenido en fibra, la cual promueve la eliminación de grasas y toxinas.

El porridge de copos de avena (o gachas) es un desayuno con un alto contenido en proteínas. 

5 recetas de desayunos con avena

Existen muchas posibles combinaciones de desayunos con avena e incluirla en ellos es una buena opción por su alto contenido energético.  Los copos de avena pueden combinarse de muchas maneras, con leche, yogurt, así como en las tortitas, galletas o panes.

A continuación, vemos algunas recetas fáciles y sencillas hechas con este ingrediente, como el famoso plato inglés de porridge con avena.

1. Porridge de avena (gachas)

Aunque también se conocen como gachas, esta es una receta inglesa que no demanda de muchos ingredientes ni tampoco de una preparación difícil ni larga.

Para prepararlo solo necesitamos 4 o 5 cucharadas de copos de avena, 1 vaso de leche -vegetal o animal- o agua y un poco de canela. También se le puede añadir fruta, frutos secos, mermelada, miel, etc.

En primer lugar,  debe poner el líquido a hervir y cuando lo haga añadirle los copos de avena para luego remover durante 2 minutos. Cuando se quede una especie de papilla grumosa se deja un poco para que repose el plato.

También se puede elaborar al microondas mezclando los copos y la leche en un bol y calentarlos durante 2 minutos. La canela y otros ingredientes se añaden luego y al toque de cada uno.

2. Parfait de frutas y copos de avena

Si lo que quieres es un desayuno con avena poco elaborado y sabroso, el parfait es tu opción estrella. Se necesita un yogur griego, copos de avena, miel, zumo de alguna fruta y trocitos a parte de fresa, pera, melocotón o algunas cerezas frescas.

Primero ponemos a calentar en una sartén con margarina la fruta y las rociamos con el zumo natural y un poco de sirope. Dejamos reposar un rato y retiramos del fuego.

Finalmente en un vaso vamos colocando capas de yogur, miel, copos de avena y fruta hasta que esté lleno.

3. Batido de chocolate y avena

Para aquellos a los que les encanta el chocolate esta es su receta. La leche, los copos de avena y la crema de cacao son los únicos ingredientes que vas a necesitar.

Solamente tienes que vertir en un recipiente la taza de leche, 4 cucharadas de copos de avena y la crema de cacao para luego batirlo con una minipimer hasta conseguir la textura que queramos.

Te recomendamos que una vez hecho, meter el batido en la nevera durante algunos minutos para tomarlo bien frío. También puede prepararse en caliente para los meses de invierno.

Las tortitas de avena y plátano son otra de las opciones de desayunos con copos de avena. 

4. Pancakes de avena y plátano

Los pancakes de avena son un desayuno delicioso y saludable para disfrutar sobre todo los fines de semana. Para hacerlos con avena se necesitan 3 plátanos, 120 gramos de copos de avena, esencia de vainilla, 1 cucharada de margarina, 2 cucharadas de azúcar moreno y sirope de agave. Solo hay que mezclar los plátanos con la avena molida, la vainilla y el azúcar hasta tener una pasta cremosa.

En una sartén caliente se añade margarina y se echan dos cucharadas de la masa y se van girando hasta que estén todos listos. Se colocan en un plato con más fruta cortada y sirope...y, ¡voilá!

5. Zumo verde con avena

Los batidos y jugos verdes son alimentos que proporcionan muchos nutrientes y además se les atribuyen propiedades antioxidantes en muchos casos.

Se puede hacer con o sin avena. En este caso se necesitan 6 hojas de espinacas, medio pepino, 1 rodaja de piña, media manzana, agua, 1 cucharada de semillas de lino y 3 cucharadas de copos de avena.

Para hacerlo simplemente hay que lavar, pelar y cortar las frutas y verduras. Seguidamente se añade la avena, las semillas y el agua en el mismo recipiente y se licua todo.

Referencias bibliográficas:

  • Judd, P. A. & Truswell, A. S. (1981). The effect of rolled oats on blood lipids and fecal steroid excretion in man. The American journal of clinical nutrition, 34 (10): 2061-2067.
Comentarios