Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Espárragos: virtudes, beneficios y recetas con espárragos

Aprendemos cuáles son los beneficios de este alimento y algunas recetas como la crema o el risotto de espárragos.
Conocemos las virtudes de los espárragos y cómo cocinarlos en distintas recetas. 

 

Los espárragos son el brote de una planta de la especie Asparagus officinalis. Se consumen tanto espárragos verdes como espárragos blancos, siendo ambos la misma planta en distintas fases de maduración.

Además de tener un rico sabor, está es una planta con propiedades y beneficios muy importantes para la salud, por lo que suele utilizarse en múltiples recetas y remedios caseros.

En el siguiente artículo explicamos las virtudes, propiedades y beneficios de los espárragos, tanto blancos como verdes o trigueros, y finalmente detallamos cómo preparar esta planta en distintas recetas.

Espárragos: principales tipos

La palabra “espárrago” viene del persa “asparag” que significa “brote”. Los espárragos (asparagus, en inglés) son una planta que pertenece a la especie Asparagus officinalis.

Se trata de un cultivo de tipo liliácea, caracterizado por tener tallos subterráneos, de los que surgen tallos aéreos (hacia el aire libre), llamados turiones. Esta última es la parte comestible de la planta, la que conocemos coloquialmente como espárrago.

Por lo general se reconocen dos tipos de espárragos: espárragos blancos y espárragos verdes o trigueros. En realidad, los dos tipos de espárragos son la misma planta: al inicio son de color blanco, pero al terminar su proceso de maduración adquieren un tono verde.

Aunque ambos pueden consumirse, los espárragos blancos tienen menos propiedades nutricionales que los verdes, ya que no han completado todo su proceso de crecimiento. Además de los turiones, la planta del espárrago tiene pequeñas flores y unos frutos color rojo en forma de baya.

Virtudes, propiedades y beneficios de esta planta

Entre las principales virtudes de los espárragos se encuentra la gran cantidad de agua que contienen, así como la ausencia de azúcares y grasas. Además, tiene propiedades como los siguientes:

  • Sales minerales como fósforo, calcio, yodo, potasio, hierro y magnesio

  • Vitaminas A, B y C

  • Fibra

  • Calorías: 100 gramos de espárragos aportan  aproximadamente 21 calorías

Gracias a dichos nutrientes, a los espárragos se les han atribuido múltiples beneficios para la salud, tanto si se consumen los turiones como las bayas o las semillas.

El caldo que resulta de cocinar los espárragos o sus raíces es en ocasiones consumido para favorecer la purificación del hígado y riñones, así como para disminuir la tos seca. A sus semillas y bayas se les ha atribuido propiedades diuréticas.

Por su parte, la vitamina A o betacaroteno tiene beneficios importantes como mantener la vista y el tejido de las membranas celulares. El hierro es esencial para la formación de la sangre, su deficiencia puede generar debilidad, anemia.

Además, a los espárragos se les atribuyen beneficios importantes para mantener el peso. Debido a que no contienen grasas, son un alimento que suele recomendarse en dietas de adelgazamiento.

¿Cómo cocinar espárragos? Recetas con y sin carne

Los espárragos son una planta muy fácil de cocinar, ya que puede ser utilizada de distintas maneras: desde sopas o cremas hasta guisos al horno mezclando esta planta con carne. Explicamos a continuación algunos ejemplos de recetas con espárragos.

1. Ensalada de espárragos con alcaparras

Jacques Lafond (2006) nos explica cómo preparar espárragos en una ensalada baja en grasas. Los ingredientes que necesitamos para esta ensalada son dos paquetes de espárragos, dos papas, dos zanahorias, media taza de mayonesa (de alguna marca baja en grasas), dos cucharadas de alcaparras y sal al gusto.

Para prepararla necesitamos limpiar los espárragos y deshacernos de las partes duras. Después los cortamos en secciones de aproximadamente 2 cm de largo y a continuación las ponemos a hervir en agua con sal durante 5 minutos. Cuando estén cocidos los colocamos rápidamente en agua con hielo, de manera que su cocción se detenga.

Por otro lado, pelamos las papas y las cortamos en pequeños cubos para hervirlas con sal hasta que estén bien cocidas. Una vez teniendo esto las ponemos en un plato a manera de base de ensalada.

Retiramos los espárragos del agua fría y los mezclamos con la zanahoria previamente rallada. Agregamos esta mezcla a la superficie de papas y finalmente colocamos pequeños copos de mayonesa junto con las alcaparras.

2. Crema de espárragos

Para preparar una crema de espárragos en una porción suficiente para cuatro personas, nos explican Pérez y Cerezo (2015) que necesitamos dos manojos de espárragos verdes, ½ de puerro, dos cucharadas de aceite de oliva extra virgen, sal al gusto, ½ litro de agua y medio limón.

Lo primero que debemos hacer es cortar los espárragos en trozos pequeños, sin la parte dura y guardando por separado la punta. Por otro lado limpiamos el puerro y lo cortamos en pequeños cubos.

En una olla exprés ponemos una cucharada de aceite y una vez que esté caliente colocamos el puerro. Cuando hayan cambiado ligeramente de color colocamos los espárragos y añadimos la sal y el agua.

Tapamos y dejamos cocer a fuego lento durante 8 minutos. Pasado este tiempo retiramos los espárragos del agua y mantenemos un poco de caldo por separado (ya que podemos incorporarlo a la crema al final, si queda muy espesa).

Batimos los espárragos, incorporamos un poco de caldo si es necesario y agregamos una cucharada de aceite de oliva junto con unas gotas de limón.

La crema de espárragos es una receta fácil, rápida y muy saludable. 
 

3. Sopa de espárragos

Según Pisani y Adams (2016), la sopa de espárragos es una de las recetas que suelen recomendarse en algunas de las dietas detox, ya que permite aprovechar varios de los nutrientes diuréticos y prebióticos de está planta.

Para preparar una sopa de espárragos para dos personas necesitamos 1 huevo, ¼ de rama de apio picada, 250 g de espárragos (pueden ser blancos y verdes), 1 cucharada de aceite de oliva, ½ litro de caldo de verduras o caldo de pollo, 2 cucharadas de yogur natural y sal de mar al gusto.

Lo primero es hervir el huevo (de 8 a 10 minutos) y después de pelarlo mezclarlo con el apio picado. Está mezcla se sazona con sal marina. Posteriormente, picar los espárragos sin las partes duras (contando aproximadamente 2.5 cm) y colocarlos en una cacerola previamente calentada con un poco de aceite.

Cocinar con el aceite durante aproximadamente dos minutos y después incorporar el agua. Cuando empiece a hervir verificamos que los espárragos estén bien cocidos. Luego se trituran con el caldo hasta obtener la consistencia de nuestra preferencia (más o menos cremosa).

Se añade sal al gusto y posteriormente se sirve en platos hondos. Una vez hecho esto se incorpora la mezcla del huevo con el apio.

4. Salmón con espárragos a la plancha

Los espárragos son una excelente guarnición para acompañar guisos con carne o pescado, especialmente cuando se trata de carne blanca.

Para realizar una receta fácil y rápida de salmón con espárragos, en una porción aproximada de 4 personas, necesitamos de 500 a 600 gramos de salmón crudo en trozos, vino jerez, mantequilla, sal de mar, ajo y un poco de eneldo.

En un recipiente que podamos meter al horno colocamos la mantequilla previamente derretida con un poco de ajo untado. Posteriormente colocamos los trozos de salón y ponemos sal al gusto y media taza de vino jerez.

Dejamos en el horno durante 20 a 25 minutos a fuego medio y mientras tanto colocamos en un sartén un poco de mantequilla. Cuando empiece a calentarse colocamos los espárragos (sin la parte dura) y añadimos sal marina al gusto. Los movemos y dejamos cocer durante 8 a 10 minutos, hasta que su textura quede blanda y ligeramente tostada, y su color sea verde oscuro.

Retiramos en salmón y servimos en un plato adornando la superficie con un poco de eneldo. A un lado del plato colocamos tres espárragos.

Los espárragos trigueros a la plancha son una guarnición perfecta para carnes y pescados. 

5. Pollo al horno con espárragos

Esta receta se recomienda especialmente para dietas bajas en grasas. Para preparar pollo al horno con espárragos necesitamos un pollo, 12 espárragos (sólo utilizaremos las puntas), 3 papas medianas cortadas en pequeños cubos, 3 zanahorias cortadas en rodajas, 1 cebolla cortada en aros, 1 diente de ajo, ½ litro de caldo de gallina, 1 cucharada de aceite de oliva, rocío vegetal.

En inicio es necesario trocear el pollo en varias piezas (4 a 8 por ejemplo), después colocarlo en una cacerola que pueda meterse al horno, añadiendo previamente rocío vegetal.

En la misma cacerola incorporamos las cebolla y el ajo levemente salteados. Una vez salteados, añadimos el pollo y lo doramos por ambos lados. Incorporamos el caldo de gallina hasta que el pollo quede cubierto por la mitad.

Colocamos finalmente las papas y tapamos la cacerola. Lo siguiente es colocar la mezcla en el horno y dejar cocer durante 25 minutos. Mientras tanto, cocermos al horno las puntas de espárragos junto con las zanahorias, y finalmente servimos el pollo con esta última mezcla como guarnición. Podemos agregar aceite de oliva y sal al gusto.

Cultivo de esta planta

Para cultivar la planta de espárragos es necesario poner en remojo las semillas durante 3 a 5 días antes de sembrarlas. El germinado completo puede tardar de uno a tres años, contando el tiempo que tardan en crecer las raíces, el tallo aéreo y finalmente los turiones.

Este último paso puede tardar aproximadamente un mes, aunque lo más común es que la primera recolección ocurra pasados los primeros tres años de cultivo.

La fertilización del cultivo de espárragos es anual y el riego debe variar según la estación de año: durante temporada más cálida se recomienda un riego frecuente, aunque este debe reducirse durante el otoño.

Para cortar los turiones se utiliza un cuchillo especial multidiente de superficie semicircular; de esta manera se evita dañar la cosecha. Se cultiva mejor en los climas frescos y en los suelos profundos y arenosos, aunque al ser una planta resistente puede adaptarse a casi cualquier clima.

Referencias bibliográficas:

  • Casalins, E. (s/a). Cocina para diabéticos, 100 recetas exquisitas dulces y saladas. Ediciones Lea: Buenos Aires

  • Hoffman, P. (2005). Herbolaria y nutrición natural: la salud al alcance de todos. Editorial Pax: México.

  • Lafond, J. (2006). Recetas 0% colesterol. Buenos Aires: Edris.

  • Murray, G. (2018). El poder curativo de los jugos. Selector: México.

  • Mañeru, M. (2014). El huerto en casa. Selector: México.

  • Pérez, S. y Cerezo, J. (2015). Recetas de fiestas. House Grupo Editorial: Barcelona.

  • Pisani, N. y Adams, K. (2016). Sopas detox. Recetas caseras para limpiar tu cuerpo. Grijalbo: Barcelona.

 

Comentarios