Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

6 recetas con miel saludables y fáciles de preparar

Pan de miel, pollo al horno, berenjenas fritas... Este alimento tiene innumerables posibilidades.

A pesar de que en la cocina actual se utiliza el azúcar como el endulzador principal, la miel puede ser un gran sustituto. Las mejores variedades de miel no pasan por los mismos procesos industriales que el azúcar refinado, de modo que conservan en gran medida las propiedades naturales que la hacen ser un alimento sano.

En este artículo os presentamos 6 recetas saludables y fáciles de preparar que utilizan la miel como uno de sus ingredientes fundamentales: pan de miel, galletas de avena y miel, torta de miel, pollo con miel y limón, berenjenas con miel y salsa de miel y mostaza.

La miel, una comida saludable y natural

La miel no sólo es una comida deliciosa sino que además se le atribuyen múltiples propiedades positivas, por ejemplo para adelgazar y para cuidar la piel y el cabello.

No obstante, las investigaciones científicas no aportan datos concluyentes con respecto a muchas de las creencias populares en torno a la miel.

Recetas con miel fáciles de preparar

Si bien dada su dulzura la miel suele utilizarse en postres, en esta lista también incluiremos recetas saludables con carne o verdura para que podáis explorar las múltiples posibilidades de este alimento.

Las recetas de esta lista son bastante fáciles de preparar pero hemos incluido algunas variaciones opcionales que pueden hacerlas más elaboradas y aún más sabrosas.

1. Pan de miel

El pan de miel es una comida ideal para desayunos y meriendas, pero también puede ser un buen sustituto del pan corriente. Puede prepararse en una única barra o en forma de panecillos.

Ingredientes

  • 3 tazas de harina

  • 3 o 4 cucharadas de mantequilla derretida

  • 1 huevo batido

  • 1/2 o 1 taza de miel

  • 1 taza de leche templada

  • 2 cucharaditas de levadura (polvo de hornear)

  • 1 pizca de sal

Hay varios ingredientes extra que se pueden añadir al gusto, como azúcar, ralladura de limón o de naranja, uvas pasas, nueces, vainilla y especias molidas o en polvo, por ejemplo canela, jengibre, cilantro o clavo.

Elaboración

Para preparar pan de miel en primer lugar hay que batir y mezclar en un bol la mantequilla, el huevo, la miel, la leche y la sal. Tras amasar esta pasta se añaden progresivamente harina y levadura (así como los ingredientes opcionales que queramos usar) y se sigue amasando hasta que se espese.

A continuación se coloca la pasta en un molde (engrasado con mantequilla) o se le da forma de bollos, y se hornea el pan de miel a 180º hasta que esté bien cocido.

Si quieres cocinar pan de miel con naranja puedes añadir un tercio de taza de zumo de naranja al principio del proceso, además de la piel rallada que se añadirá posteriormente.

2. Galletas de avena y miel

Si sumamos a las múltiples propiedades positivas de la miel los efectos positivos de la avena para regular la fibra y el colesterol, obtendremos un desayuno o una merienda extremadamente saludable además de deliciosa.

Ingredientes (para 10-15 galletas)

  • 1 taza y media de avena

  • 1/2 taza de harina

  • 1/2 taza de miel

  • 1 huevo

  • 4 cucharadas de mantequilla

  • 1/2 cucharadita de levadura (polvo de hornear)

Si te gusta la vainilla también puedes añadir una cucharadita para que las galletas queden aún más sabrosas. Otros ingredientes opcionales son la ralladura de naranja, el chocolate de cobertura, el azúcar moreno y especias como la nuez moscada, el jengibre o la pimienta molida.

Elaboración

Para hacer estas saludables galletas de miel y avena primero debes batir la mantequilla y el huevo en un bol; después añade la harina y la levadura. Mezcla bien la pasta usando una espátula. A continuación debes hacer lo propio con la avena y la miel. Si durante el proceso la masa queda seca puedes añadir un poco de agua.

Después de hacer bolas de masa con una cuchara y de aplanarlas con los dedos, introduce las galletas en el horno (previamente precalentado a 180º o 200º) durante aproximadamente un cuarto de hora, hasta que se doren. Cuando las dejes enfriar adquirirán la dureza adecuada.

3. Torta o pastel de miel

Alrededor del mundo se han creado muchas variedades distintas de pastel de miel, como el Lekach de los judíos askenazi, el Medovnik checo o el Marlenka de Armenia.

Os presentamos una receta fácil y básica de torta de miel glaseada a la que podéis añadir ingredientes extra como naranja, manzana, avellanas o ciruelas.

Ingredientes

  • 200 gramos de harina con levadura

  • 170 gramos de miel

  • 140 gramos de mantequilla

  • 80 gramos de azúcar

  • 2 huevos batidos

  • Agua

Elaboración

Pon la mantequilla, la miel, el azúcar y una cucharada de agua en una sartén. Debes calentar y remover la mezcla hasta que se derrita. Después aparta la sartén del fuego y mezcla su contenido con los huevos batidos y la harina.

A continuación pon la masa en un molde y hornea la torta durante unos 45 minutos a 180º. Déjala enfriar hasta que esté templada; añade entonces el glaseado. Para preparar el glaseado mezcla 50 gramos de azúcar, una cucharadita de miel y un par de cucharaditas de agua caliente.

4. Pollo asado con miel y limón

Con esta receta podrás dar fácilmente un giro dulce y saludable al clásico pollo asado. La lista de ingredientes está pensada para dos personas; puedes modificar las cantidades en función del número de comensales.

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo

  • 1/2 limón

  • 1 cucharadita de miel

  • 1 cucharadita de salsa de soja

  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

En primer lugar exprime el limón en un bol y mezcla su zumo con salsa de soja y miel. La salsa resultante se pone sobre las pechugas de pollo, previamente sazonadas con sal y pimienta. Si te apetece también puedes aliñar el pollo con cebolla y con ajo en polvo. Si pones el medio limón exprimido entre las pechugas les añadirás aún más sabor.

El pollo se tiene que hornear durante aproximadamente media hora a 180º o 200º. Durante este proceso lo rociaremos una o dos veces más con la salsa que hemos preparado, tanto para darle sabor como para evitar que se seque.

Puedes acompañar el pollo con miel y limón de ensalada o patatas asadas, así como perejil y rodajas de limón o cualquier otro condimento que te parezca adecuado.

5. Berenjenas con miel

Las berenjenas son utilizadas en platos típicos de muchas culturas distintas, como la Mousaka griega, el Baba ganush árabe o la escalibada catalana. Se recomienda remojarlas en agua con sal durante un día antes de freírlas puesto que si se fríen sin haber hecho antes esto absorben mucho aceite.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande

  • 1 taza de harina

  • 60-80 gramos de miel

  • 1 taza de aceite de oliva

  • 1 pizca de sal

Elaboración

En primer lugar hay que lavar la berenjena y secarla. Después se corta en rodajas relativamente gruesas y se esparce un poco de sal por las dos caras de cada rodaja. A continuación se secan con papel de cocina.

Se rebozan las rodajas de berenjena en harina y se fríen en una sartén a temperatura media-alta. Cuando la parte que toca el aceite adopte un tono entre marrón y dorado será el momento de girarlas.

Una vez estén fritas, coloca las rodajas de berenjena en papel de cocina para quitar el aceite sobrante. Para terminar, salpica las berenjenas con miel y sirvelas templadas o a temperatura ambiente.

6. Salsa de mostaza y miel

La salsa de miel y mostaza se ha popularizado mucho durante los últimos años, en parte por la facilidad de la receta. Es un complemento perfecto para carnes, como pollo, pescado (por ejemplo salmón), solomillo o costillas de cerdo, pero también se puede usar para dar sabor a verduras, ensaladas, patatas al horno o tofu, siendo en este sentido similar a la conocida salsa César.

Ingredientes

  • 1 cucharada de mayonesa casera

  • 1 cucharada de miel

  • 1 cucharadita de mostaza (preferiblemente de Dijon)

También puedes añadir vinagre blanco, una pizca de sal, pimienta molida y/o ajo en polvo, pero los ingredientes básicos de la salsa son los mencionados en la lista anterior.

Elaboración

Una vez hecha la mayonesa casera, la salsa de mostaza y miel es muy sencilla de preparar: sólo tienes que mezclar los ingredientes en un bol y dejar enfriar la salsa en el frigorífico durante unas dos horas.

La cantidad de los ingredientes puede variar en función de tus preferencias y la dulzura que desees. Se recomienda la mostaza de Dijon por su característico sabor amargo; el resultado es notablemente distinto con otros tipos de mostaza.

Comentarios