Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

3 recetas con pollo fáciles de preparar y saludables

Estos platos son una gran opción si tienes poco tiempo para cocinar pero quieres comer sano.

El pollo un alimento recurrente en la elaboración de platos rápidos, sencillos y saludables. Dada la baja cantidad de grasa que contiene su carne y las proteínas que aporta, el pollo es un aliado perfecto en el estilo de alimentación healthy.

Además, se trata de un tipo de carne muy versátil y de rápida cocción, ideal para aquellos que no tienen tiempo para complejas elaboraciones. A continuación vamos a mostraros 3 recetas con pollo fáciles de preparar para que el momento de cocinar no resulte un suplicio y el resultado sea exquisito.

Propiedades nutricionales de la carne de pollo

La carne de pollo tiene propiedades bastante heterogéneas que varían en función de la parte del cuerpo que se decida cocinar. Mientras que la zona del muslo es algo más jugosa y contiene más grasas, la pechuga tiende a ser totalmente magra y libre de lípidos.

Su sabor suave y su textura agradable hacen que el pollo sea bien aceptado por la mayoría de niños, y la versatilidad de formas en las que se puede cocinar hacen que sea una de las carnes más comercializadas en el mundo.

Respecto al valor nutricional de la carne de pollo, podemos decir que se compone casi en su totalidad de proteínas, no aporta hidratos de carbono y la cantidad de grasas que contiene es muy baja. En concreto, 100 gramos de pollo aportan aproximadamente unas 130 calorías al organismo, unos 20 gramos de proteínas y 4 gramos de grasas. Estos valores pueden variar en función de la pieza y del tipo de cocción.

Respecto a los micronutrientes, el pollo aporta gran cantidad de vitamina B6, además de fósforo y selenio. A continuación os mostramos 3 recetas de pollo diferentes y variadas con las que podréis llevar una dieta equilibrada sin grandes esfuerzos culinarios.

3 recetas con pechuga de pollo fáciles de preparar

Como se ha comentado anteriormente, la versatilidad de la carne de pollo, y en concreto de la pechuga, hace que sea susceptible de ser incorporado en gran cantidad de recetas -desde las más tradicionales hasta las más innovadoras, con cocciones lentas o rápidas y con salsas o acompañado con arroz.

1. Pechugas de pollo al horno con philadelphia light

Esta es una de las recetas más sabrosas y menos calóricas que se puede preparar con pechuga de pollo. Su elaboración es realmente fácil y los resultados son espectaculares. Además, al ser una preparación al horno, se evita el uso excesivo de aceites y grasas, lo que la convierte en una receta healthy.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 pechugas de pollo enteras

  • 4 cucharadas de philadelphia baja en grasas

  • Vino blanco

  • Queso parmesano en polvo

  • Orégano

  • Pimienta negra molida

  • Sal

  • Bacon ahumado (opcional)

¿Cómo se elabora el plato?

En primer lugar se procederá a partir la pechuga entera en dos partes. En primer lugar se sacarán dos filetes gruesos de cada una de las pechugas, a continuación se salpimentará la pechuga de pollo y se extenderá una cucharada de philadelphia o queso de untar en una de las mitades de la pechuga.

Una vez salpimentadas y con el queso añadido, se procederá a precalentar el horno a 150º y a colocar las pechugas en una bandeja apta para este electrodoméstico. Se “cerrará” la pechuga con la mitad que no lleva queso añadido y se sellará con un par de palillos para evitar que se separen las dos mitades.

De manera adicional se pueden añadir unas tiras de bacon ahumado; esto aportará mucho sabor al plato, pero también incrementará significativamente el aporte de calorías del plato.

Una vez el horno esté caliente se procederá a añadir un chorrito de vino blanco a las pechugas, así como orégano y un toque de queso parmesano en polvo por encima. Se introducirá la bandeja dentro del horno y se dejará cocer a 150º durante aproximadamente media hora.

Es importante vigilar la cocción del pollo pinchando la carne con la ayuda de un cuchillo; de esta forma se evitará que el pollo se pase de cocción y quede seco o, por el contrario, demasiado crudo. Et voilà!: una receta de pollo fácil y riquísima en apenas media hora. Se puede acompañar con verduras a la plancha o una ensalada.

2. Fajitas de pollo con verduras

Las fajitas de pollo son uno de los platos que más éxito tiene en las cenas entre amigos, puesto que permiten interactuar a la vez que se disfruta de una exquisita comida. Su elaboración es muy sencilla, y si su montaje se deja en manos de los invitados la diversión se multiplica.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 pechugas de pollo enteras

  • 1 pimiento verde

  • 1 pimiento rojo de tamaño medio

  • 1 cebolla blanca o morada

  • Sazonador para fajitas

  • Una lima

  • Unas hojas de cilantro

  • Tortillas de maíz o trigo

  • Guacamole (opcional)

¿Cómo se elabora el plato?

En primer lugar se procederá a picar la cebolla junto con el pimiento rojo y el verde; lo ideal es hacerlo en juliana gruesa (en forma de bastoncitos). Una vez picada la verdura, se pondrá a calentar una sartén al fuego con una cucharada de aceite de oliva.

Se añadirá la cebolla en la sartén y se dejará cocer unos 5 minutos antes de agregar el pimiento rojo y el verde. Una vez estén todas las hortalizas en la sartén, se rehogarán las verduras hasta que tengan una textura tierna y se apartará del fuego.

Mientras la verdura se cocina, se procederá a filetear el pollo en tiras similares a las de los pimientos. Se salpimentará y se le agregará lima por encima; lo ideal es dejar marinar el pollo unas horas antes para que absorba todo el jugo de la lima, pero si no tienes tiempo hacerlo al instante también proporcionará un toque diferente.

En otra sartén diferente se añadirá el pollo y se cocinará a fuego medio hasta que esté un poco dorado, pero sin pasarse para no perder jugosidad. Una vez esté todo cocinado se procederá a mezclar todos los ingredientes en una sartén y se añadirá una cucharadita de sazonador para fajitas.

Se colocará la mezcla de ingredientes en un bol y se añadirá cilantro picado. Después se procederá a calentar las tortillas de trigo o maíz en una sartén (aproximadamente dos por persona). Una vez esté todo listo, se llevará el bol y las tortillas a la mesa, donde cada comensal procederá a elaborar su fajita al gusto.

Añadir guacamole a la tortilla antes de rellenarla con el pollo y las verduras va a dar un toque muy sabroso al plato además de aportar una textura más cremosa e incrementar el valor nutricional gracias a las propiedades beneficiosas del aguacate.

3. Arroz con pollo al curry

El arroz con pollo es una receta tradicional que tanto madres como abuelas cocinan de manera habitual, si bien es cierto que cada persona le da un toque muy personal a este plato y nosotros queremos añadirle exotismo con un toque de curry sin modificar el alto valor nutricional del arroz con pollo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200 gramos de arroz basmati

  • 2 pechugas de pollo

  • 1 cebolla pequeña

  • 400 ml de caldo de pollo

  • 2 cucharaditas de curry

  • Medio vaso de nata líquida

  • Sal y aceite

¿Cómo se elabora el plato?

Para comenzar, se añadirá un par de cucharadas de aceite en una sartén de unos 30 centímetros de diámetro y se calentará al fuego. Mientras se calienta se procederá a trocear las pechugas de pollo en tacos medianos y se les añadirá sal y pimienta. También tendremos que rallar la cebolla.

Se añadirá la cebolla a la sartén y se dejará rehogar unos minutos. Cuando esté pochada se agregará el pollo y se cocinará hasta que el exterior de los tacos quede dorado. Una vez el pollo esté dorado se añadirá el arroz y a continuación el caldo de pollo.

La mezcla del pollo con la cebolla y el arroz se condimentará con una par de cucharadas de curry amarillo en polvo y se dejará cocer el arroz el tiempo que sea conveniente (normalmente unos 15-20 minutos) sin removerlo. Cinco minutos antes de que el arroz esté al punto se añadirá medio vasito de nata a la mezcla, lo que aportará cremosidad.

Una vez pasado este tiempo el plato estará listo para comer. No obstante, se recomienda dejar reposar el arroz durante unos minutos para que las texturas se asienten y los sabores se integren. Es importante que el arroz quede en su punto para poder disfrutar al máximo de este maravilloso plato.

Comentarios
Maria T Salinas
Hola muchas gracias por estas riquisimas recetas.