Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

3 recetas de ensalada de pasta (con atún, pollo o verduras)

Podemos aportar nutrientes distintos a la pasta en función de los alimentos con que la acompañemos.

A pesar de que la mayoría de personas creemos que la pasta tiene niveles muy elevados de hidratos de carbono, debemos desmitificar el pensamiento de que ingerir pasta es sinónimo de ganar peso.

En este artículo describiremos 3 recetas de ensalada de pasta: con atún, con pollo y con verduras. La pasta es uno de los alimentos que más energía nos aporta y menos grasas contiene, por lo que es un aliado perfecto para mantenernos activos durante largos periodos de tiempo.

¿Qué es la pasta? Orígenes e historia

La pasta alimenticia es un producto elaborado a partir de harinas y sémolas de trigo duro que se machacan, se mezclan con agua y en ocasiones con huevo. De este procedimiento se obtiene una masa que una vez desecada es apta para el consumo.

¿De dónde proviene este alimento, que se ha convertido en uno de los más populares en la cultura occidental? Pues bien, la pasta tiene sus orígenes en China, aunque popularmente se atribuya a Italia. Esto es así porque Marco Polo introdujo la pasta en el continente europeo tras uno de sus viajes a China.

Propiedades de la pasta alimenticia

Dado que su elaboración se basa en cereales, la pasta es un alimento con un alto contenido en hidratos de carbono. En concreto, aporta 75 g de carbohidratos por cada 100 g y nos proporciona unas 370 kcal. El aporte de grasas es muy bajo y por ello la podemos incluir sin problema en todo tipo de dietas.

Cabe destacar que la pasta no se considera un alimento completo ya que contiene un valor muy bajo en proteínas y en sales minerales. Es por esto que resulta muy común acompañarla de otros ingredientes como el atún o el pollo que maximicen su valor nutricional.

A continuación os vamos a mostrar algunos ejemplos de recetas para hacer de la pasta un ingrediente completo que nos aporte la energía que requerimos junto con los nutrientes necesarios para asegurar el correcto funcionamiento del organismo.

3 recetas de ensalada de pasta sencillas

Dentro de la gran variedad de recetas con pasta que existen, desde los míticos espaguetis a la boloñesa hasta las lasañas más exquisitas, las ensaladas de pasta nos aportan carbohidratos restándole las grasas y la sal que las salsas de los platos mencionados contienen.

Es por ello que os vamos a mostrar algunas de las recetas más saludables de ensaladas con pasta, y es que mezclar este alimento con atún, con pollo o con verduras resultará en un éxito asegurado. Por supuesto, podéis variar el tipo de pasta en función de vuestras preferencias personales.

1. Ensalada de pasta fría con atún

La pasta tiene un sabor neutro que combina con todo, de manera que con gran frecuencia se utiliza para que los más pequeños ingieran alimentos que de manera individual rechazan, como sucede típicamente con el pescado.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 500 g de espirales de colores

  • 4 latas de atún en aceite de oliva

  • 4 tomates

  • 1 lechuga

  • ½ bote de aceitunas

  • ½ bote de maíz dulce

  • Una pizca de sal

  • Un chorro de vinagre

  • Una pizca de orégano (opcional)

¿Cómo hacerla?

Para preparar la ensalada con pasta, en primer lugar hay que hervir la pasta. Para ello pondremos en una olla 1 litro de agua junto con una pizca de sal y la pondremos a hervir; una vez lista, añadiremos la pasta y dejaremos que hierva durante 8 minutos; así quedará al dente.

Mientras la pasta hierve separaremos unas hojas de lechuga, las limpiaremos y las trocearemos en pequeños pedazos. También picaremos el tomate en cuadraditos y haremos lo mismo con las aceitunas. Desecharemos el aceite de las latas de atún y desmenuzaremos su contenido con un tenedor.

Una vez tengamos estos ingredientes troceados, los volcaremos en un bol junto con el maíz dulce. Escurriremos la pasta que acaba de ser hervida y la añadiremos a este bol junto con el resto de ingredientes.

Ahora solo queda mezclarlo todo bien y aderezarlo al gusto, ya sea con una pizca de sal, un chorro de vinagre o un ápice de orégano.

2. Ensalada de pasta con pollo y mayonesa

Este tipo de ensalada tan completa desde un punto de vista nutricional es ideal para todas las personas que comemos fuera de casa, ya sea en la oficina o en la universidad. El pollo resiste las temperaturas difíciles mejor que otros alimentos sin que su sabor se resienta por ello.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 500g de lazos de colores

  • 3 pechugas de pollo

  • Media lata de maíz dulce

  • 6 rodajas de piña natural

  • Una pizca de sal

  • Pimienta negra molida

  • Mayonesa al gusto (opcional)

¿Cómo hacerla?

En primer lugar deberemos hervir la pasta; para ello, tal y como hemos comentado en la receta anterior, llevaremos un litro de agua al punto de ebullición. Una vez hirviendo, añadiremos la pasta y la dejaremos cocer durante 8 minutos aproximadamente.

Aprovechando el tiempo de cocción de la pasta, cortaremos las pechugas de pollo en dados, las salpimentaremos y las añadiremos a una sartén previamente caliente con un chorrito de aceite. Dejaremos que se doren.

En un bol introduciremos las rodajas de piña natural troceadas junto con el maíz dulce, la pasta escurrida y el pollo frito. Lo mezclaremos todo y nuestra ensalada de pasta estará prácticamente lista; ahora solo falta añadir un pizca de mayonesa o aderezar con aceite y vinagre.

3. Ensalada de pasta tibia con verduras

Otro de los platos más versátiles y exitosos son las ensaladas de pasta con verduras. En este caso podemos utilizar las hortalizas que más nos gusten y añadir ingredientes que aporten calcio a la ensalada, como el queso fresco.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 350 g de macarrones medianos

  • 1 calabacín

  • 1 cebolla grande morada

  • 1 berenjena

  • 1 pimiento rojo y otro amarillo

  • 2 tarritos de queso fresco

  • Una pizca de sal

  • Unas hojas de albahaca

¿Cómo hacerla?

Esta ensalada con pasta requiere algo más de tiempo de elaboración que las dos anteriores. Aun así, valdrá la pena: el resultado será espectacular.

Para empezar, y como en todas las ensaladas de pasta, añadiremos los macarrones medianos en una olla de agua hirviendo con una pizca de aceite y sal. Dejaremos que cuezan durante unos 8 minutos para que queden al dente.

Durante el tiempo de cocción de la pasta, trocearemos las verduras a tacos medianos. No olvidemos que gran parte de las hortalizas es agua por lo que, si las troceamos muy pequeñas, a la hora de cocinarlas quedarán inapreciables.

Una vez troceados el calabacín, los pimientos, la berenjena y la cebolla pondremos una sartén al fuego con una cucharada sopera de aceite. Una vez caliente, añadiremos la cebolla y los pimientos y dejaremos que se cuezan durante 5 minutos.

A continuación añadiremos el resto de verduras y rehogaremos la mezcla hasta que veamos que quedan pochadas; esto tardará unos 10-15 minutos, aproximadamente. Luego mezclaremos las verduras con la pasta en otro bol.

Finalmente partiremos a cuadraditos el queso fresco y lo incorporaremos dentro del bol, junto con las hojas de albahaca picadas y la pizca de pimienta negra molida. Acabaremos de mezclar y ya podremos disfrutar de este plato completo, nutritivo y saludable.

Comentarios