Smoothies de frutas: qué son y 3 recetas deliciosas de batidos de frutas

Los smoothies de frutas son la forma más refrescante de añadir más fruta a nuestra dieta.
Descubrimos tres recetas diferentes para elaborar smoothies de frutas en casa. 

 

La incorporación de una bebida fresca y refrescante en nuestra dieta diaria como es el caso de los smoothies de frutas es una oportunidad excelente para disfrutar de un líquido natural lleno de nutrientes. Además, nos ayudará positivamente a la hora de cuidarnos un poco más, y de disfrutar de un estilo de vida algo más relajado. ¿Por qué?

Fundamentalmente por el proceso que requiere su preparación, al que debemos dedicar cierto tiempo. ¿Conoces qué son los smoothies, cuáles son sus diferencias con los batidos y zumos de frutas, y cómo podemos prepararlos en casa? Te proponemos además algunas recetas únicas que seguro te encantarán.

¿Qué son los smoothies de frutas?

En origen un smoothie es un batido, o una bebida muy similar a éste, habitualmente elaborado con frutas, pero que posee en su composición un ingrediente congelado, el cual puede ser un yogur congelado o un helado. Incluso puede utilizarse fruta congelada en su elaboración.

Aunque en apariencia el smoothie puede ser bastante parecido al batido de frutas, lo cierto es que tanto en su preparación como en su consistencia, sí podemos encontrar algunas diferencias básicas.

Por ejemplo, posee una consistencia más densa y espesa, destacando también por poseer una textura más suave y cremosa. Sin embargo, como probablemente sabrás (o habrás podido comprobar), el batido de frutas se caracteriza por ser una preparación más bien líquida, que puede tomarse o consumirse con una mayor facilidad.

El smoothie es una bebida que posiblemente recuerde a verano, a los días de disfrute -y calor- en la playa o en la piscina. Y es que no solo aporta nutrientes como vitaminas, minerales o fibra, sino que también posee un gran poder refrescante. Además, es ideal para los más peques de la casa, ya que podemos elaborarlos con su ayuda en casa.

Podemos elaborar smoothies con prácticamente cualquier tipo de fruta, verdura u hortaliza.

Cómo hacer un smoothie de fruta. Los ingredientes básicos

Son múltiples las diferentes preparaciones de smoothies que podemos disfrutar. Al igual que múltiples son los elementos que podemos usar en su elaboración. Sin embargo, sí existen una serie de ingredientes que se consideran básicos:

1. Frutas, hortalizas o verduras

Lo habitual, para brindar la textura tan característica y propia del smoothie, es utilizarlos previamente congelados. Por ejemplo, ya cortados en trozos para que su trituración sea más sencilla y simple.

2. Leche, bebida vegetal o jugo de fruta

A la hora de elaborar el smoothie se debe escoger de base un líquido que ayude en su preparación y posterior disfrute. Lo habitual es usar leche, bebidas vegetales (de soja, avena, arroz o almendras) o incluso algún jugo de frutas. En este último caso, el jugo de manzana tiene la virtud de aportar un sabor neutro, y no se mezcla con el resto de ingredientes.

3. Yogur congelado o helado

Si no se ha utilizado fruta congelada en su elaboración, es posible añadir un elemento congelado en forma de yogur o helado.

Los smoothies de futas son una opción ideal para incluir más vegetales en nuestra dieta.

3 recetas de smoothies de frutas fáciles de hacer en casa

A continuación descubrimos cómo elaborar tres smoothies de frutas diferentes. Desde el clásico de plátano y fresas, hasta otro más original con crema de cacahuete.

1. Smoothie de plátano y fresas

Que el plátano y la fresa se combinan muy bien probablemente sea algo que ya sepas. Especialmente si los juntamos en forma de batido. Y, en esta ocasión, el smoothie que te proponemos es una oportunidad tan maravillosa como excelente de incluir estas frutas en la dieta.

Ingredientes:

  • 1 plátano congelado

  • 1 puñado de fresas congeladas

  • 1 vaso de leche

  • 1 cucharadita de canela

Preparación:

Pon en el vaso de la batidora el plátano congelado, las fresas y el vaso de leche. Añade también una cucharadita de canela en polvo. Bátelo todo muy bien, hasta que todos los ingredientes se integren. Sirve y bebe aún frío.

2. Smoothie de plátano, cacao y mantequilla de cacahuete

Como ocurre con las fresas, el plátano y el cacao suelen llevarse también fenomenalmente bien. Posiblemente, esto es debido al sabor dulce del plátano y el amargor y potencia del cacao. Para la elaboración de este smoothie te aconsejamos usar cacao en polvo sin azúcar, a ser posible puro (o amargo).

Ingredientes:

  • 1 plátano congelado

  • 60 g de cacao puro en polvo

  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete

  • 1 vaso de leche

Preparación:

Pon en el vaso de la batidora los trozos de plátano congelados, el cacao puro, la mantequilla de cacahuete y el vaso de leche. Tritura bien, hasta que los ingredientes se integren. Si su sabor es algo fuerte puedes endulzar con panela o miel (aunque no es lo preferible).

3. Smoothie de yogur y melocotón

El melocotón y el yogur son, también, dos ingredientes que igualmente se combinan muy bien, especialmente gracias a la suavidad del sabor del melocotón, y el aporte ácido y cremoso del yogur.

Ingredientes:

  • 2 melocotones

  • 1 yogur

  • Medio vaso de leche

  • 1 cucharada de miel

Preparación:

Pon en el vaso de la batidora los trozos de melocotón congelado. Añade el yogur, el medio vaso de leche y la cucharada de miel. Tritura y bate bien durante algunos minutos. ¡Listo! A disfrutar.

A la hora de elaborar los smoothies de frutas en casa, es sumamente aconsejable disfrutarlos al momento de prepararlos, cuando aún están fríos. De otro lado, puedes sustituir algunos de los ingredientes o elementos propuestos en estas recetas. Por ejemplo, cambiar la leche por tu bebida vegetal favorita, o incluso por jugo de manzana.