¿Cómo hacer tamales mexicanos? Receta de tamales oaxaqueños y de elote

Los tamales oaxaqueños son un platillo mexicano elaborado a base de maíz y carne, y envuelto en hojas de plátano.
Los tamales suelen ir envueltos en hojas de plátano, de maíz o de aguacate. 

 

El tamal o zacahuil es una comida muy típica de gastronomía tradicional mexicana. Existen varios tipos de tamales como los oaxaqueños o los de elote que se diferencian entre sí por varias características en su receta.

A continuación, mostramos qué son los tamales, los diferentes tipos de tamal y cómo hacer tamales mexicanos de elote y tamales oaxaqueños con estas recetas caseras y fáciles.

¿Qué son los tamales?

Un tamal es una platillo tradicional de origen mesoamericano y que también se conoce como hallaca, humita, nacatamal o guanime. En México utilizan diferentes nombres para denominar al tamal y sus variantes regionales como zacahuil.

Se elabora con una masa hecha de almidón y a base de maíz. El relleno de ésta suele contener ingredientes muy variados como:

  • Carnes

  • Verduras y hortalizas

  • Quesos

  • Chiles

  • Frutas

  • Salsas

Además, también se le pueden añadir todo tipo de condimentos y alimentos según el gusto de cada persona. Estas masas luego son envueltas en hojas de plátano, maíz, aguacate o incluso papel de aluminio para luego ser cocidas al vapor. El sabor de esta comida puede ser dulce o salado en función de sus ingredientes y el sazón del relleno y/o el líquido de cocción.

Origen e historia

La historia de los tamales mexicanos es muy rica. Nacen en Mesoamérica entre el año 8.000 y 5.000 a.C. Formaba parte de la cultura gastronómica de México en la época prehispánica y se utilizaba en rituales religiosos, cultos y ofrendas.

Uno de los rituales para los aztecas con los tamales era la fiesta de Atamalcualiztli que consistía en comerlos en el agua y que aún hoy se lleva cabo cada ocho años.

¿Cuántos tipos de tamal existen?

Existen diferentes tipos de tamales y se pueden clasificar según su tamaño, su relleno y su envoltura. Asimismo, las variedades regionales también determinan este tipo de distinciones. A continuación, mostramos algunas de las variedades más comunes.

1. Tamales oaxaqueños

Los tamales oaxaqueños son típicos del estado de Oaxaca y se elaboran con una masa de maíz mezclada con mantequilla o aceite y sal. Se envuelven en hojas de plátano y su relleno suele ser de carne junto con mole negro o verde. Pueden ser servidos con frijoles con crema por encima.

Los tamales oaxaqueños reciben su nombre de la ciudad de Oaxaca, México. De donde son originarios.

2. Zacahuil

El zacahuil es el tamal con el tamaño y el volumen más grande de todos. Se conoce también en Huasteca como tamal de fiesta. Se prepara con una tina de metal y puede llegar a medir hasta 3 metros y pesar hasta 50 kilos. a masa está hecha de maíz, se rellena con carne y se envuelve en una hoja asado de plátano. Se come normalmente en la plaza de los pueblos los fines de semana y suele tomarse con caldo.

3. Tamales de elote

Los tamales de elote y dulces están hechos con un masa de maíz con azúcar y su relleno incluye ingredientes como la miel, la mermelada, así como frutos secos (pasas, nueces, etc.). La hoja de maíz que les envuelve es de color rosa mexicano -como el magenta- y a veces de color amarillo, verde o morado.

4. Tamales tabasqueños

Los tamales tabasqueños son también grandes y forman parte de la cultura gastronómica de Tabasco. Están rellenos también de carne, perejil, tomate, cebolla, etc. Todos los tamales tabasqueños son envueltos con hojas de plátano.

¿Cómo hacer tamales oaxaqueños?

A continuación, aprenderemos una receta muy fácil y sencilla para hacer tamales oaxaqueños en unos sencillos pasos. La preparación puede durar una media hora y la cocción, que es lo que dura más, alrededor de una hora y media.

1. Ingredientes

Los ingredientes necesarios para elaborar esta receta mexicana son:

  • 1/2 kg de masa de maíz

  • 1/2 taza de manteca de cerdo

  • 2 cucharadas de polvo para hornear

  • 1 pizca de sal

  • 3 tazas de caldo de pollo

  • 2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas

  • 100 g de pasta de mole negro

  • 3 hojas de plátano

2. Preparamos el caldo

Antes que nada, disolvemos el mole en una taza de caldo de pollo y dejamos cocinar en una olla sin dejar de mover hasta que el líquido hierva. De la misma manera debemos ver que la mezcla ha espesado un poco.

Seguidamente añadimos el pollo y removemos bien para que se integre el sabor. Retiramos y reservamos.

3. Elaboramos el relleno

Para hacer el relleno batimos la manteca con utensilio que nos sirva de ayuda y cuando se quede con una textura cremosa incorporamos la base y batimos todo.

Agregamos el polvo para hornear, la sal y el caldo restante pero de manera lenta y progresiva, para luego ir amasando de forma constante. Formamos una bola. Si al echarla en un vaso de agua flota, está lista.

4. Cocemos las hojas

Para la envoltura simplemente asamos las hojas de plátano por los dos lados para poder manejarlas bien y las cortamos en cuadrados de unos 10 cm por cada lado.

Untamos 1 cucharada de masa en una parte de la hoja, con un poco de mole con pollo y envolvemos el tamal. Lo amarramos con una tira de la misma hoja y repetimos hasta que se nos acabe la mezcla preparada.

5. Cocemos el tamal

Finalmente, cojemos todos nuestros tamales caseros oaxaqueños y los vamos metiendo en una olla hirviendo o vaporera. Los cocinamos durante aproximadamente 1 hora y media o hasta que veamos que ya se han cocido y ¡a comer!.

Los tamales suelen ir rellenos de una masa de maíz, carne y diferentes verduras y especias. 

Receta de tamales de elote

Tal y como hemos visto, los tamales de elote son una variedad dulce de este platillo. Aprendemos a cocinarlos con esta sencilla receta.

1. Ingredientes

Para elaborar este plato necesitamos:

  • 6 tazas de granos de elote alrededor de 5 mazorcas tiernas

  • 1 ½ taza de harina de maíz Maseca Masa para Tamales

  • 1 ¼ de taza de mantequilla a temperatura ambiente

  • ½ taza de azúcar

  • 1 cucharadita de polvo para hornear

  • 1 cucharadita de sal

2. Preparamos las hojas de elote

El primer paso consiste en cortar el extremo de las mazorcas de elote o maíz. Para ello, retiramos las hojas del elote poco a poco y colocamos las hojas en una olla con agua caliente de forma paralela para que podamos manejarlas mejor luego.

Es importante que procuremos no romper las hojas porque después nos servirán para la envoltura del tamal.

3. Molemos los granos

Colocamos el elote en vertical y cortamos los granos. Los metemos en un procesador de alimentos y los molemos durante poco tiempo porque la intención es que quede molida ligeramente. En el mismo bol donde tenemos los granos molidos echamos la harina.

4. Hacemos la masa de relleno

Paralelamente colocamos en un bol la mantequilla, el azúcar y la sal. Mezclamos todo hasta que quede una textura esponjosa. Agregamos la mantequilla al recipiente con la harina y los granos, ponemos también el polvo de hornear y removemos todo hasta que se integren los componentes.

5. Rellenamos las hojas de elote

Retiramos las hojas de elote de la olla y los escurrimos. En cada hoja colocamos 3 cucharadas grandes de la masa y envolvemos para hacer los tamales. Cuando tengamos todos listos los metemos en una olla grande con rejilla de vapor y los cubrimos con el resto de las hojas sobrantes y luego con la tapadera.

6. Cocinamos los tamales

Los cocinamos durante 1 hora y media o hasta que estén cocidos. Es importante que la masa quede pegada a la hoja, si no lo está lo envolvemos de nuevo y seguimos cocinando al vapor unos minutos más.

Referencias bibliográficas:

  • Taube, K. A. (1989). The maize tamale in Classic Maya diet, epigraphy, and art. American Antiquity, 54(1): 31-51.

  • Staller, John Edward; Carrasco, Michael (2010). Pre-Columbian Foodways: Interdisciplinary Approaches to Food, Culture, and Markets in Ancient Mesoamerica. New York: Springer. pp. 349–354.