Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Receta para preparar una deliciosa tarta de zanahoria (Carrot cake)

Este delicioso pastel, muy sencillo de preparar, enamorará por su esponjoso interior y por su dulce glaseado de queso.

 

La elaboración casera de pasteles y postres, además de divertida, resulta mucho más saludable ya podemos escoger ingredientes frescos y naturales, y prescindir de aditivos, conservantes y de los altos niveles de azúcar que contienen las alternativas procesadas.

Una de las opciones más fáciles de preparar y que triunfa por su esponjosidad y dulzor es el pastel de zanahoria. Para aprender a cocinarlo, en este artículo te traemos una sencilla receta de tarta de zanahoria (Carrot cake) con un delicioso glaseado de queso crema.

Historia de la tarta de zanahoria

Conocida internacionalmente como Carrot cake, se hipotetiza que la tarta de zanahoria moderna desciende de la Edad Media, concretamente de los budines de de zanahoria que las personas adineradas de la época disfrutaban en sus banquetes.

Durante la Edad Media, tanto el azúcar como el resto de edulcorantes eran muy difíciles de conseguir o sumamente caros, por lo que debido a su dulce sabor empezaron a utilizarse las zanahorias como un ingrediente que endulzaba las recetas.

A lo largo de la historia, la receta de la tarta de zanahoria se ha ido modificando y ajustando a los gustos y productos disponibles en cada época, hasta llegar a la receta actual. Una de las ventajas de este pastel es que muy versátil y puede elaborarse tanto solo como con glaseados de sabores o toppings de frutas o frutos secos.

Ingredientes para una tarta de 10 porciones

Puesto que vamos a elaborar tanto la tarta como el glaseado, los ingredientes necesarios para nuestro pastel de zanahoria son:

  • 250 gr. de harina para todo uso

  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio

  • 1 ½ cucharadita de canela molida

  • ½ cucharadita de jengibre molido

  • ¼ cucharadita de nuez moscada molida

  • ½ cucharadita de sal

  • ¾ de taza de aceite vegetal

  • 4 huevos a temperatura ambiente

  • 300 gr. de azúcar moreno

  • 100 gr. de azúcar blanco

  • 100 gr. de puré de manzana sin azúcar

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • 300 gr. de zanahorias ralladas

Por otra parte, para elaborar el glaseado de queso que cubrirá nuestra tarta necesitamos:

  • 250 gr. (un paquete) de queso crema batido y suavizado a temperatura ambiente

  • 115 gr. de mantequilla sin sal suavizada a temperatura ambiente

  • 240 gr. de azúcar blanco en polvo

  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Receta de Carrot cake en 6 pasos

Una de las principales ventajas de esta tarta es que resulta muy sencilla de hacer y la podemos tener lista para consumir en pocas horas (el tiempo estimado de preparación es de 2 horas).

1. Precalentar el horno

El primer, paso antes de comenzar a cocinar, consiste en precalentar el horno a 180º C. Rociamos bien dos moldes redondos de unos 20 cm. de diámetro con spray antiadherente para cocinar. Como alternativas a este spray, también podemos impregnar bien el molde con mantequilla o revestir el fondo de la bandeja con papel encerado para horno.

2. Mezclamos los ingredientes secos

En un tazón grande, mezclamos la harina, el bicarbonato de sodio, la canela, el jengibre, la nuez moscada y la sal. Removemos hasta que estén bien mezclados y reservamos para después.

3. Mezclamos los ingredientes húmedos

En un segundo tazón o bol mezclador, también grande, mezclamos el aceite, los huevos, el azúcar moreno, el azúcar blanco, el puré de manzana y el extracto de vainilla hasta que formen una pasta uniforme. A continuación, agregamos las zanahorias que habremos rallado previamente y mezclamos hasta que estén bien combinados.

4. Batimos todos los ingredientes

Unimos la mezcla húmeda del segundo tazón con los ingredientes del primero y mezclamos con una batidora o una espátula de goma hasta que esten bien unidos. Se recomienda no batir excesivamente la mezcla.

5. Horneamos

Finalmente, vertemos la masa de nuestra tarta de zanahoria de manera uniforme en los dos moldes. Horneamos a 180º C durante 30-35 minutos. Sabremos que el bizcocho está a punto cuando al insertar un palillo o la punta de un cuchillo en él, este salga completamente limpio.

6. Desmoldamos

Pasado este tiempo, retiramos del horno y lo dejamos enfriar en los moldes durante 20-25 minutos. Una vez que los pasteles se hayan enfriado, los sacamos del molde y lo colocamos sobre una rejilla para que se acaben de enfriar.

El glaseado de queso crema es un acompañante perfecto para nuestra tarta de zanahoria.

¿Cómo hacer el glaseado?

Tal y como decíamos anteriormente, la tarta de zanahoria puede cocinarse sola o acompañada de algún glaseado o piezas de frutos secos.

En este caso, hemos decidido optar por un glaseado casero de queso crema, un acompañante perfecto para este esponjoso pastel que hará las delicias de los más golosos. Además, una vez nos demos cuenta de lo fácil que es de hacer una receta de Carrot cake desde cero, no podremos dejar de hacerlo.

En un cuenco grande, batimos el queso crema hasta que este adquiera una textura suave. A continuación, añadimos la mantequilla y mezclamos hasta que quede una masa de textura homogénea y sin grumos.

Agregamos el azúcar el polvo y el extracto de vainilla y continuamos mezclando hasta que esté completamente combinado y ya tenemos nuestro glaseado de queso crema para la tarta.

Finalmente, cubrimos uno de los pasteles de zanahoria con un poco más de media taza de glaseado y lo alisamos con una espátula hasta conseguir una sola capa. Colocamos la otra tarta encima y usamos el glaseado restante para cubrir la parte superior y los lados de la tarta. Si nos apetece, podemos decorar el glaseado con ralladura de naranja y frutos secos para darle un toque final.

Tips y consejos finales

Para perfeccionar todavía más nuestro Carrot Cake, podemos añadir nueces, almendras o pasas troceadas a la masa del bizcocho para aumentar la consistencia y el dulzor de este. Sugerimos utilizar ¾ -1 taza de frutos secos para la mezcla.

Además, al medir la harina, recomendamos no sacarla del recipiente con la taza de medir. En su lugar, revolvemos la harina, cubrimos la taza de medir y nivelamos con el dorso de un cuchillo.

 

  

 

 

Comentarios