Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Aceites esenciales: qué son, propiedades y dónde comprar

Los aceites esenciales de plantas se pueden aplicar directamente o mediante difusor (vaporizador).

 

Los aceites esenciales son utilizados por sus múltiples beneficios para el tratamiento de afecciones físicas (respiratorias, infecciosas, de dolor crónico…) y por sus propiedades para mejorar el estado de ánimo, promover la relajación y reducir el estrés. Sus métodos de aplicación más novedosos y sencillos incluyen la utilización de vaporizadores y difusores que podemos encontrar en variedad de tiendas.

Asimismo, estos aceites esenciales están a nuestro alcance económico y físico, ya que podemos comprarlos en supermercados como Mercadona a precios reducidos. En este artículo vamos a explicar qué son los aceites esenciales y dónde pueden comprarse, para qué se utilizan y cómo se realizan sus preparaciones más comunes.

Aceites esenciales: ¿qué son?

Los aceites esenciales son aceites con fragancia que están presentes en muchos tipos de plantas. Estos aceites esenciales suelen ser utilizados como perfumes, saborizantes de alimentos, medicamentos, antisépticos y aditivos en muchos productos. Asimismo también son el material de trabajo de algunas técnicas curativas como la aromaterapia, el masaje relajante y la medicina ayurvédica.

Su origen se remonta a hace más de 5.000 años en las civilizaciones de la antigua Mesopotamia, donde se encontraron máquinas que fabricaban aceites esenciales a partir de plantas. Asimismo, los aceites esenciales fueron los primeros perfumes utilizados en Egipto, India, Grecia y Roma. Actualmente también se utilizan para la fabricación de perfumes de alta calidad y en la práctica de la aromaterapia.

Los aceites esenciales se obtienen mediante la destilación y son extremadamente concentrados. Algunos aceites esenciales hechos de rosa requieren más de 1.800 kg de pétalos de rosa para hacer medio kg de aceite esencial y por eso su precio es tan alto.

La investigación científica ha aislado cientos de sustancias químicas en aceites esenciales y ha demostrado que muchos aceites esenciales tienen propiedades antibacterianas, antifúngicas y antiparasitarias.

Aunque hay cientos de aceites esenciales que se usan regularmente en tratamientos curativos y perfumes, algunos de los aceites esenciales más comúnmente usados son los de lavanda, manzanilla, menta, aceite de árbol de té, eucalipto, geranio, jazmín, rosa, limón, naranja, romero, incienso y sándalo. Algunos aceites esenciales contienen más de 200 sustancias químicas identificadas.

¿Dónde se pueden comprar?

Actualmente los aceites esenciales pueden encontrarse en muchas tiendas, desde herbolarios y droguerías a supermercados como Mercadona. Lo más importante a la hora de comprar es asegurarse de que son aceites puros.  El precio de los aceites esenciales puede variar en función del tipo y de la calidad del aceite que se quiera comprar.

En Mercadona se encuentran los aceites esenciales Deliplus. Su precio es barato en relación a su calidad, ya que cuestan unos 4 euros y suelen venir en envases de 150 ml.

¿Para qué se utilizan? Propiedades principales

Los aceites esenciales normalmente se utilizan para afecciones cutáneas como el acné, el pie de atleta, quemaduras, cortes, caspa, eccemas, picaduras de insectos, verrugas, parásitos, quemaduras solares y arrugas.

También se recomiendan para tratar problemas musculares, articulares, de circulación (artritis, hipertensión arterial, celulitis, dolores y varices) y afecciones respiratorias e infecciosas (alergias, asma, otitis, sinusitis, congestión, resfriados y gripe).

Entre sus propiedades destacan su capacidad para mejorar la digestión, promover el equilibrio hormonal y tratar (de forma complementaria) la depresión, la ansiedad, la disfunción sexual y la fatiga.

En relación a esto, se pueden usar como potenciadores del estado de ánimo, para aumentar la energía o para reducir el estrés y procurar la relajación. Los aceites esenciales pueden ser comprados como perfumes, lociones o incienso para mejorar el ambiente de casas y oficinas.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La mayoría de los aceites esenciales disponibles son seguros si se usan en pequeñas dosis, y los efectos secundarios son generalmente raros. Entre estos destacan, erupciones, picazón e irritación en la piel, así como reacciones alérgicas (ojos llorosos, estornudos e inflamación de la zona).

Algunos aceites esenciales pueden causar náuseas, mareos o molestias gastrointestinales cuando se usan en exceso o cuando provocan reacciones alérgicas.

Los derivados de plantas de cítricos, pueden causar una mayor sensibilidad a la luz solar y un mayor riesgo de quemaduras solares.

Los aceites esenciales no son recomendados para mujeres embarazadas o lactantes. Asimismo, no se recomiendan en niños menores de 1 año y deben diluirse con aceites normales en el caso de que se quieran utilizar para dar masajes a los niños.

Preparaciones y modo de aplicación

Debido a sus fuertes concentraciones, los aceites esenciales deben ser diluidos con aceites de base (como aceites de almendras, semillas de uva, girasol y de sésamo) antes de poder ser aplicado directamente en el cuerpo. Solo los aceites de lavanda, árbol de té, eucalipto y geranio pueden aplicarse directamente sobre la piel sin dilución.

Cuando se diluyen, se recomienda aplicar de 1 a 3 gotas de aceite esencial por cada cucharada de aceite base. Para cantidades más grandes, se pueden agregar de 20 a 60 gotas por cada 100 ml de aceite base.

Si queremos utilizarlos para realizar masajes terapéuticos, tenemos que tener en cuenta que podemos aplicarlos en la piel o el cuero cabelludo pero nunca en los ojos ni en la boca.

Asimismo, también se pueden utilizar como lociones, acondicionadores o perfumes, así como hacernos baños o saunas con pocas gotas de estos aceites.

Difusores y vaporizadores de aceites esenciales

Es posible comprar difusores y vaporizadores de aceites esenciales, así como lámparas y velas que utilizan calor y vapor para difundir el aroma de los aceites esenciales en las habitaciones, diluyéndose por sí solos. Estos pueden servir para tratar problemas de salud de forma complementaria o simplemente para ambientar.

Lo positivo de estos dispositivos es que con ellos puedes determinar el tipo de flujo de aceite que quieras. Es considerado un método muy efectivo y fácil para beneficiarnos de sus propiedades.

Referencias bibliográficas:

  • Dupler, D., & Odle, T. G. (2005). Essential Oils. In J. L. Longe (Ed.), The Gale Encyclopedia of Alternative Medicine (2nd ed., Vol. 2, pp. 710-713). Detroit: Gale.

Comentarios