Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

¿Cómo evitar el mal aliento? 7 remedios para la halitosis

Los remedios para el mal aliento incluyen diversos productos de higiene bucal, el factor más clave.

 

El mal aliento es un problema común que a menudo se considera menor o de poca importancia. Se trata de una afectación que generalmente no está asociada a problemas de salud graves pero que puede generar situaciones sociales negativas para la persona que lo padece.

En este artículo vamos a describir cómo evitar el mal aliento mediante 7 remedios eficaces que pueden ayudarnos a combatir las molestias asociadas a la halitosis.

Halitosis: causas del mal aliento

El mal aliento (o halitosis) es la afectación que presentan algunas personas que tienen cuyo aliento huele mal o desprenden mal olor por la boca.

Esta afectación puede estar causada por diversos factores, entre los que figuran una higiene bucal insuficiente, malos hábitos a la hora de lavarse los dientes o algún tipo de patología concreta que puede complicarse con el tiempo.

Existen varios remedios caseros para evitar los síntomas del mal aliento que son muy eficaces para combatir el mal aliento cuando éste se debe a una higiene bucal insuficiente; no obstante, en los casos en que el mal aliento es crónico y debido a una enfermedad el tratamiento es distinto y especializado.

¿Cómo evitar el mal aliento? 7 remedios eficaces

Son muchos los remedios a nuestro alcance para evitar el mal aliento. Para lograr tal fin podemos encontrar desde trucos caseros hasta remedios especializados. A continuación los resumimos.

1. Lavarse los dientes

Los especialistas recomiendan lavarse los dientes 3 veces al día; no obstante, un lavado constante y completo de 2 veces al día, como mínimo, es un buen hábito para mantener una correcta higiene bucal y evitar el mal aliento.

Del mismo modo, los dentistas ponen especial énfasis en el correcto lavado de cada uno de los dientes por todas sus caras, tanto en el exterior como en el interior.

Con un lavado de dientes exhaustivo nos aseguraremos que no queden residuos en la boca y de eliminar el máximo número posible de bacterias.

2. Usar hilo dental

El uso del hilo dental no es una práctica del todo común en muchos países, aunque en países anglosajones como Estados Unidos y el Reino Unido y algunos de sus vecinos europeos sí se emplea de forma habitual.

El hilo dental es tan necesario como el cepillado de dientes porque ayuda a eliminar las partículas olorosas alojadas entre los dientes y a las cuales el cepillo no puede acceder.

Usar de manera diaria el hilo dental es una forma excelente de evitar el mal aliento ya que ayuda a eliminar, por ejemplo, restos de carne que si permanecen entre los dientes se acaban pudriendo y generando mal olor bucal.

3. Lavarse la lengua

Aunque no lo parezca, la lengua puede jugar un papel muy importante a la hora de evitar el mal aliento.

Un correcto lavado debe hacerse también a consciencia, pasando el cepillo por todos los rincones de la boca e incluso por la lengua, un foco de bacterias que poco se tiene en cuenta a pesar de que a menudo es el origen del mal aliento.

Para cepillar y limpiar la lengua de posibles residuos, en las farmacias se comercializan raspadores de lengua especializados

4. Usar productos especializados

Existen productos químicos como los clásicos enjuagues bucales de farmacia que pueden ser un buen remedio para evitar el mal aliento.

La utilización de estos enjuagues debe hacerse siempre después de un cepillado a fondo y no es muy útil cuando el mal aliento es crónico, ya que el enjuague en estos casos simplemente oculta el mal olor.

Además de eso, en aquellas personas cuyo mal aliento es de tipo crónico o bien relacionado con otros problemas de salud, el uso de los enjuagues puede irritar determinadas partes afectadas de la boca y empeorar el problema.

5. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un remedio natural empleado desde hace siglos de manera popular para tratar todo tipo de problemas en la salud.

Aunque sea una de sus propiedades menos conocidas, el bicarbonato puede ser un buen remedio para evitar la halitosis.

La forma de emplear el bicarbonato de sodio para eliminar la halitosis consiste en enjuagarse la boca con el remedio durante unos minutos. Su efecto antiinflamatorio y antibacteriano permite limpiar la boca y los dientes de sustancias nocivas y que provocan el mal olor.

6. Alimentación

Mantener una dieta sana y equilibrada, con una presencia preponderante de frutas y verduras, es una buena forma de evitar el mal aliento, así como de mantener una buena higiene bucal.

A menudo las comidas con mucha carne o muy pesadas contribuyen al mal aliento, por lo que es recomendable consumir más alimentos de origen vegetal y menos de origen animal para lograr el objetivo de combatir la halitosis.

7. Cambiar los hábitos

Determinados hábitos (como por ejemplo fumar, beber alcohol en exceso o no tomar suficiente agua) pueden relacionarse con la aparición de mal aliento o halitosis.

Cambiar algunos de esos hábitos por prácticas más saludables puede contribuir a eliminar ese problema de raíz.

Comentarios