Cosas a tener en cuenta antes de usar un suplemento dietético

Tomar suplementos dietéticos no es algo que se deba hacer a la ligera. Se debe tomar precauciones y consultar con profesionales.
Cosas a tener en cuenta antes de usar un suplemento dietético | Cedida

Los suplementos dietéticos pueden ser en forma de cápsulas, pastillas, polvos, bebidas o gominolas. Estos productos están considerados buenos para la salud. Sin embargo, tomar suplementos dietéticos no es algo que se deba hacer a la ligera. Se debe tomar precauciones y consultar con profesionales.  Antes de tomar suplementos dietéticos hay que tener en cuenta algunos factores.

Composición de los suplementos

Los suplementos dietéticos pueden ser una combinación de vitaminas, compuestos minerales, aminoácidos, hierbas, enzimas, concentrados y extractos. Se sabe que algunos de estos componentes son excelentes remedios para varias enfermedades o sino como prevención. Sin embargo, los fabricantes tienen prohibido legalmente declarar tales afirmaciones.

Los usos comunes de los suplementos dietéticos se utilizan para obtener nutrientes adicionales a la dieta de una persona o pueden reducir los riesgos para la salud. Otros los toman para controlar el peso. Reduslim es un suplemento dietético de muestra que ayuda a mejorar la salud al alcanzar un peso corporal normal. Sus ingredientes son la cafeína, el extracto de té verde, la pimienta roja, la L-Carnitina, el cromo y la pimienta negra. Otros suplementos populares son las vitaminas D y B12; minerales como el calcio y el hierro; hierbas como la equinácea y el ajo; y productos como la glucosamina, los probióticos y los aceites de pescado.

Normas

Las etiquetas de los suplementos dietéticos incluyen todos los elementos activos junto con la cantidad por porción, así como los aglutinantes y saborizantes incluidos. También se indica la cantidad recomendada para tomar, pero aun así es mejor consultar antes con un médico. No obstante, incluso con esta información, se deben tomar precauciones ya que las regulaciones para los suplementos no son tan estrictas como las de los medicamentos con receta. Las normas farmacéuticas no se exigen tampoco a los fabricantes de suplementos. Sin embargo, algunos cumplen voluntariamente con estas normas.

Seguridad y riesgos

Los diferentes suplementos pueden tener efectos variables en una persona cuando se toman dosis equivocadas, como sustituto de la medicación prescrita, o si se toman diferentes tipos de suplementos a la vez. Debido a la falta de regulación, los fabricantes pueden añadir más vitaminas y minerales en el suplemento. Esto puede significar que se consuma más de lo prescrito, lo que puede tener efectos adversos.

Algunos de los efectos secundarios más comunes son la hemorragia y la modificación de la respuesta del cuerpo a otros medicamentos. Por ello, se debe tener cuidado al tomar los suplementos antes de cualquier cirugía, al someterse a tratamientos contra el cáncer o al tomar medicamentos especiales como los que se utilizan para la depresión, anticonceptivos, los problemas cardíacos o el VIH. También se debe reducir la administración de suplementos a los niños, a menos que los prescriba el pediatra. A veces los niños no son conscientes de los cambios que se producen en sus cuerpos y es posible que no sean capaces de expresar lo que sienten.

Disponibilidad de información y apoyo

La información sobre los suplementos dietéticos es a veces limitada. Puede haber alguna información disponible en el sitio web de la empresa, si existe, pero también es posible que haya sitios fraudulentos, una vez más, debido a las normas más indulgentes que se están imponiendo. Las opiniones de los usuarios también son limitados, con algunas afirmaciones que no han sido verificadas. Si se necesita información, es mejor buscar páginas webs no comerciales, como los de los organismos reguladores de la salud y no de vendedores.

La información que comparten los fabricantes de suplementos también está destinada a vender sus productos. A menudo incluyen expresiones como "natural", "totalmente seguro", "sin efectos secundarios" o las que afirman tener mejores efectos que los medicamentos de venta con receta. Hay que ser consciente de esto a la hora de leer anuncios o etiquetas.

Está bien tomar suplementos dietéticos para sentirse bien y lograr un cuerpo más saludable. Sin embargo, no todas las personas son iguales, y lo que puede funcionar para uno puede ser diferente para otro. Antes de tomar suplementos, considere su salud actual y las condiciones existentes. Verifique la información de las etiquetas de las agencias reguladoras de la salud e investigue sobre sus ingredientes. También es mejor preguntar a su médico sobre la cantidad adecuada que debe tomar y su posible efecto en usted.