Viviendo La Salud

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: viviendolasalud@oblivionmedia.net

Dientes de leche: cuándo salen y cómo cuidarlos

Los dientes de leche son aquellos que preceden a los dientes definitivos y su cuidado es tan importante como en los segundos.
El cuidado de los dientes de leche es tan importante como el de los dientes definitivos.

 

No hay duda que todo lo relacionado con la dentición infantil, desde la aparición de los conocidos popularmente como dientes de leche (o dientes temporales) hasta los definitivos, está rodeado de una amplia diversidad de mitos, dudas y preocupaciones por parte de las madres y padres. Por ejemplo, suele ser muy habitual que ante su inminente aparición se relacionen una serie de síntomas que en realidad nada tienen que ver con ello.

Por tanto, tener toda la información acerca de los dientes de leche es muy importante, sobre todo si tienes hijos con edades comprendidas entre los 1 a 3 años. Te descubrimos todo lo que necesitas saber en este artículo.

¿Qué son los dientes de leche?

También conocidos popularmente con la denominación de dientes temporales o dientes primarios, los dientes de leche son aquellos que permanecen en la boca del niño durante un tiempo limitado, hasta que finalmente son reemplazados por los dientes definitivos. Habitualmente, tienden a presentar un color más blanco que los dientes permanentes.

A diferencia de lo que suele pensarse, lo cierto es que los dientes de leche son importantísimos tanto para la salud como para el desarrollo del pequeño, al cumplir interesantes funciones:

  • Guardan espacio en las mandíbulas mientras los dientes permanentes están creciendo debajo de las encías. Es decir, son responsables de mantener el debido espacio para cuando los dientes fijos salgan.

  • Le ayudan a masticar, hablar y también a sonreír.

Los dientes de leche son aquellos dientes temporales que aparecen durante la infancia, antes que los dientes definitivos.

¿Cuándo salen los dientes?

Muchos pediatras y dentistas coinciden en señalar que el proceso de dentición infantil comienza habitualmente a partir del quinto mes de vida. Sin embargo, lo más habitual es que sea entre el sexto y el octavo mes de edad cuando empiecen a notarse (esto es, comiencen a erupcionar de las encías y a hacerse más visibles).

No obstante, hay bebés que pueden tardar un poco más, hecho que no debe convertirse en motivo de preocupación, ya que depende de su ritmo de desarrollo, siendo algo absolutamente normal.

Así, es común que a la edad de 3 años la mayoría de los niños tengan un juego completo de 20 dientes de leche, empezando habitualmente por el incisivo central y siguiendo el orden que detallamos a continuación:

  • 6-10 meses: Incisivo central inferior

  • 8-12 meses: Incisivo central superior

  • 9-13 meses: Incisivo lateral superior

  • 10-16 meses: Incisivo lateral inferior

  • 13-19 meses: Primer molar superior

  • 14-18 meses: Primer molar inferior

  • 16-22 meses: Colmillo superior (canino)

  • 17-23 meses: Colmillo inferior (canino)

  • 23-31 meses: Segundo molar inferior

  • 25-33 meses: Segundo molar superior

Como vemos, aunque es cierto que cada niño es diferente y dependerá directamente de su desarrollo, lo más común es que usualmente los primeros dientes de leche que salen se encuentren localizados en la parte delantera superior e inferior de la boca.

Cómo cuidar los dientes de leche del niño

Muchas veces, al ser temporales y tener una duración más bien limitada en la boca del pequeño, muchos padres suelen no prestar la debida importancia ni atención al cuidado de los mismos. Sin embargo, como manifiestan muchos pediatras, en realidad los dientes de leche son tan importantes como los dientes adultos permanentes. Por ello, es fundamental e imprescindible aprender a cuidarlos, para protegerlos y evitar que surjan problemas antes de su caída.

Cuando un diente de leche se cae demasiado pronto, los dientes permanentes pueden llegar a moverse hacia el espacio que se ha quedado vacío. Luego, puede ocasionar que el resto de dientes no encuentren sitio al momento de erupcionar, causando que se tuercen o apilen. De ahí que el cuidado dental infantil sea tan fundamental como importante.

Hoy día, de hecho, suele ser muy habitual que niños/as de 4 o 5 años tengan caries en sus dientes temporales, motivado sobre todo por seguir una limpieza e higiene inadecuada durante un largo periodo de tiempo. Es más, tan pronto como salen los primeros dientes pueden desarrollarse caries, si la limpieza no es la correcta. Por ejemplo, un estudio llevado a cabo en 2007 reveló que en 26 de los niños menores de 4 años ya presentaban caries.

A diferencia de lo que popularmente se piensa, lo cierto es que debemos empezar a cuidar y limpiar los dientes del bebé desde el primer momento en que éstos empiezan a salir. ¿Cómo podemos hacerlo? Te lo explicamos a continuación:

Primeros meses

Aunque como hemos visto a algunos niños no les sale su primer diente de leche hasta los 12 o 14 meses de edad, en ocasiones los cuatro dientes delanteros del pequeño suelen salir de las encías a los 6 meses de edad. Incluso aunque aún los primeros dientes no hayan empezado a salir, durante los primeros días después del nacimiento es conveniente limpiarle las encías y la lengua con la ayuda de una gasa húmeda y limpia. En estos casos, es aconsejable empezar a lavarle la boca.

La aparición de los primeros dientes de leche suele causar dolor en las encías del bebé.

Menos de 3 años

Tan pronto como los primeros dientes de leche comiencen a salir, empieza a cepillarlos con suavidad utilizando un cepillo especial para niños de tamaño infantil, y una cantidad de pasta dental fluorada pequeña (se aconseja no sea mayor a un grano de arroz). Es recomendable cepillarle los dientes dos veces al día, preferiblemente por la mañana y por la noche.

Entre 3 y 6 años

A esta edad es normal que el pequeño tenga cierta curiosidad por intentar cepillarse él solo sus dientes. Si es así, anímale a hacerlo supervisandolo siempre, y recordando que no debe tragarse la pasta de dientes. Durante esta etapa se aconseja cepillarle los dientes con cuidado dos veces al día, usando una cantidad de pasta dental fluorada no superior al tamaño de un guisante.

Además de mantener una higiene dental adecuada, es conveniente realizar la primera visita al dentista desde el momento en el que comiencen a salir los primeros dientes. En esta visita el odontólogo comprobará si existen o no posibles caries del biberón, si se han producido alteraciones o no de la posición de los dientes o del crecimiento, o si existen afecciones periodontales.

Comentarios